Título: ¿Quién teme a Virginia Wolf?

Thelma Lilia Cervantes Ibarra mail: thelmaliliacervantes@live.com

Título: ¿Quién teme a Virginia Wolf?

Alguna vez has escuchado sobre el libro Quien le teme a Virginia Wolf? La mayor parte del tema, se centra en rápidos y detallados intercambios verbales. “Es un limbo de agresividad doméstica”. (Watzlawick, 2002, pág. 142)

Toda la acción tiene lugar durante la madrugada de un domingo en la sala de la casa de Jorge (hombre intelectual y canoso de 46 años, que trabaja como profesor y está a cargo del departamento de historia) y Martha,  (mujer exuberante y “ruidosa” de 52 años) no tienen hijos, la peculiaridad de esta pareja, es que se la pasan insultándose y siendo sarcásticos uno con otro,  hacen “juegos de palabras peligrosos”.

Martha sin que Jorge lo sepa, invita a la pareja formada por Nick, (hombre de 30 años bien parecido, maestro de Biología) y Honey, (mujer de 26 años pequeña e insulsa), a quienes acaban de conocer en una reunión en casa del padre de Martha.

En el acto 1° titulado ” juego y diversiones” se muestra el estilo de comunicación verbal entre Martha y Jorge alcanzando su clímax cuando Martha ataca cruelmente a su esposo por su fracaso profesional.

En el acto 2° titulado ” la noche de las brujas”, inician los juegos verbales entre todos los personajes.

El primer juego se llama “humillar al anfitrión” (Martha habla de la forma en la que murieron los padres de Jorge) y después Jorge inicia el juego “joder a los invitados” donde Jorge le dice a Honey porque Nick se casó con ella (por el dinero del padre de Honey)

Después el juego “montar a la anfitriona” es la seducción de  Nick por parte de Martha.

En el acto 3° titulado ” exorcismo” no queda claro si Martha y Jorge seguirán jugando el juego de los padres que lamentan la muerte de su único hijo (por medio del juego “hagamos aparecer al nene”) donde se revelan detalles del supuesto hijo así como su muerte. Cabe mencionar que “el hijo”, es una fantasía creada por ellos mismos.

Los protagonistas, “Jorge y Marta constituyen un sistema interaccional caracterizado, mutatis mutandis” (Watzlawick, 2002, pág. 144). Es decir, su modelo no es puro, no son personajes mecánicos o automatizados.

En la obra, se dan todo tipo de denominadores comunes; alcoholismo, impotencia, infantilismo,  homosexualidad latente, sadomasoquismo, y todos estos factores se han propuesto como explicaciones de lo que sucede en las dos parejas en esa madrugada de domingo.

Hay provocaciones disfrazadas de defensa, y un interesante fenómeno comunicacional que incluye una descalificación, una negación de la comunicación (con el efecto de una participación progresiva) y una puntuación que conduce a una “profecía que se cumple a sí misma” en la que Nick realmente toma a la mujer de Jorge.

Jorge y Martha están tan atrapados en su lucha relacional que no toman en serio el contenido de sus insultos (Martha no permite que Nick le diga a Jorge las mismas cosas que ella le dice ni que obstaculice su juego; parecen respetarse mutuamente en el sistema).

De acuerdo con Watzlawick, Jorge y Martha tienen un sistema abierto, con estructura jerárquica. Nick y honey forman un sistema diádico.

Jorge Martha y Dick, forman un triángulo de díadas cambiantes.

Los cuatro forman un todo del drama aunque hay otros personajes como el papa de Martha y el hijo invisible.

Lo que Jorge y Martha son individualmente no explica lo que sucede entre ambos ni la forma en la que ello ocurre. (Watzlawick, 2002, pág. 147) Su conducta es adecuada a ese sistema.

También tienen un sistema de provocación mutua, que ninguno de los participantes puede detener.

Los procesos de retroalimentación, corresponden a la simetría  (retroalimentación positiva) que son las sonrisas, la complicidad,  lleva al cierre y a la complementariedad (retroalimentación negativa) que lleva a una desviación y disputa cada vez mayor.

Por ejemplo, en las discusiones de pareja esto se presenta, cuando la retroalimentación se da desde el amor, se produce un cierre de la Gestalt, pero cuando hay gritos, peleas, por lo general, la Gestalt no se cierra y quedan procesos abiertos, inconclusos, donde para cerrarlos, es necesaria la intervención terapéutica por medio de técnicas como silla vacía o psicodrama.

El juego de Martha y Jorge es una escalada simétrica, en la que cada uno, trata de mantenerse a la altura del otro o de superarlo. (Watzlawick, 2002, pág. 151)

De acuerdo a su lenguaje verbal y no verbal, ríen, uno acepta la iniciativa del otro, se ordenan, gritan, son sarcásticos. Utilizan tácticas en sus juegos, Martha más agresiva, Jorge más educado y sutil. Su lenguaje no verbal muestra la indiferencia de Martha, su poco cuidado y amor hacia  Jorge, quien es más prudente, es decir, su comportamiento cinésico “comprende los gestos, los movimientos corporales, los de las extremidades, las manos, la cabeza, los pies, las piernas, las expresiones faciales, (sonrisas) la conducta de los ojos ( parpadeos, dilatación de la pupila) y también la postura. Fruncir el entrecejo, dejar caer los hombros, o inclinar la cabeza” (Knapp, 1982, pág. 17)

La conducta de uno, depende del otro. “la táctica misma sirve no solo para desarrollar sino para perpetuar el juego” (Watzlawick, 2002, pág. 154)

Existen límites máximos para las “escaladas”, existen reglas compartidas.

El mito familiar, son la creencias arraigadas compartidas por los miembros de la familia, creencias que no se ponen en duda a pesar de la distorsión de la realidad.

La interacción que les da su hijo imaginario, su ganancia es algo de llama mi atención, lo importante no es saber porque lo hacen sino para que lo están haciendo,  y lo más importante es saber si ahora que decidieron “matar “a su hijo, si acabarán con sus juegos de poder o si iniciará un nuevo mito familiar.

Esto sucede en muchas familias, que solo permanecen juntos “por los hijos “y se pasa la vida “aguantando” a la pareja por los hijos, sin hacerse responsables de sus decisiones, poniendo afuera lo que está dentro, es decir, proyectando.

Bibliografía

Albee, e. (2004). Quien teme a Virginia Woolf? Catedra.

Knapp, m. (1982). La comunicación no verbal El cuerpo y el entorno. Mexico D.F. : Editorial Paidos.

Watzlawick, P. (2002). Teoria de la comunicación humana. Barcelona: Editorial Herder.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario