¿Qué es Gestalt?

Publicado el 07/02/02 a 00:00: GMT-06:00

(Extraído de: Alejandro Spangenberg  Gestalt, Zen y la inversión de la caída  Editorial Roca Viva  Montevideo, Uruguay, 1995)

La única forma que concibo de describir lo que amo, es intentar hacer poesía:

Gestalt es, simplemente una visión, una descripción del mundo, una posición desde la cual las cosas se vem de outra manera, una perspectiva, una colina y el valle que la continúa.

Gestalt es una visión global, totalizadora, un paradigma holístico, un gesto ético, un canto a la vida.
Es también una teoría, pero como las notas escritas, sólo sirve de guía; como el buen instrumento, no olvida que más importante que la herramienta, es la mano que la empuña; que más importante que el mapa, es el territorio que se recorre.

Por eso también es humilde y practica la humildad, considerando lo obvio, lo sencillo, la superficie tan importante como las profundidades del mar; porque no hay más maravilla en el valle que en el lecho del río.

La Gestalt es una travesía, un camino compartido, una senda, una ruta de vuelta a casa, un misterio que se revela en relación, en compañia.

Es la emoción, el dolor profundo y agónico del parto de la vida, son las manos ensangrentadas que ayudan a nacer, es la pasión, el valor necesario para creer, para vivir.

Es, por tanto, un camino com corazón, una elección, el coraje de aceptar los errores, la fuerza para empezar de nuevo, las ganas de cambiarlo todo, aunque sea un poco.

La Gestalt es querer, pero querer de vedad; es poder maravillarse com lo cotidiano, recorrer los sótanos y los subsuelos de nuestra vida, dispuestos a desenterrar los muertos y plantar las semillas.

Es amar y amarte, es no tener miedo a confesarlo, es pedirte que me ayudes, es ayudarte a ponerte de pie, es reconocer mi piel cuando toco la tuya, es entregarme aunque tenga miedo, es empuñar la espada para defender lo bueno, es creer que existe lo bueno, es vivir para practicarlo. Y por ende, reconocer lo malo que hay en mi, convertir la batalla externa en lo que siempre ha sido: mi lucha interior.

Por fin, es diferenciar la guerra, la violencia en los hombres, de mi lucha por liberarme; es devolver lo que no es mío y reclamar lo que me pertenece.

Gestalt es creer en los niños, defender el que llevamos dentro, ayudar a crecer a todos; es una tarde de otoño en una plaza vacía, es haber perdido, haber sido violado.

La Gestalt es como una legión de sobrevivientes marchando y cantando, creyendo que a pesar de todo aún se puede.

Es una esperanza de cambio, una apuesta al ser humano, una práctica, una danza, un instrumento, noche, vino y fuego.

Es como la marea que va y viene, como el mar, a veces plácido y cristalino, a veces agitado y turbio.

Es el salto creativo, desnudo y al vacío, tornar todas las precauciones, y después arriesgarlo todo.

Gestalt es practicar la utopía, vivir lo cotidiano de forma no cotidiana; es convertirse en guerrero, protector de la llama sagrada, reconocer el mito personal que en cada uno repite  el drama universal de ser humano.

Es aceptar nuestro destino, no renegar de lo que nos tocó vivir, sino utilizarlo; plantar en el desierto y esperar que llueva, mientras tanto danzar, celebrar.

La Gestalt es una forma de vivir, es encarar la muerte con temor y respeto; es la sabiduría que se adquiere dejándose morir un poco todos los días.

Es ser gitano en La Mancha, vino, pasión, música y baile, sin patria, sin hogar, sin nada que perder, sin nada que defender.

Es una estrategia para preservar la semilla, es saber esperar para plantarla, es cuidarla mientras crece, cosechar en primavera para compartir los frutos.

Es contarle noches enteras a una niña que sufre de dolor, cuentos de sabios y magos, esperando que de tanto soplar, se apague su agonía y se duerma.

Es amar este tiempo que me toca vivir; dejar salir el hermoso animal que vive en mí, decirte sin pudor qué linda sos, aceptarte madre, mujer, compañera, y saber diferenciarlas.

Es ser hombre y arriesgar la ternura, reconocer que hijo y padre nacemos el mismo dia; dejarte que subas en mí, y me enseñes los caminos que conducen a tí.

Bien, la Gestalt es esto y no lo es, porque la totalidad, es más que la suma de las partes.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario