PSICOLOGÍA. UNA CARRERA PARA TODA LA VIDA

PSICOLOGÍA. UNA CARRERA PARA TODA LA VIDA

Por: María de Carmen Domínguez Soto

Alumna de 8º Semestre de la Lic. En Psicologia Humanista

macdomiso@gmail.com

No sé definir perfectamente cómo se siente estar terminando la carrera, ni cómo se siente ser psicóloga; quizá es porque todavía no me llega la conciencia total del gran paso que estoy a punto de completar en mi vida.

Estudias asignaturas como filosofía, estadística y neurología, incluso algo de farmacología y mucho sobre la conducta humana, el funcionamiento de los campos mentales. Luego decides qué rama tomar, la clínica, empresarial o educativa. La clínica es un reto. Hay pacientes que dependen de tí hasta que les pones límites, hay quien te pide ayuda pero no coopera, y hay quien te hace cambiar el enfoque del tratamiento para ayudarle mejor, y finalmente hay quien abandona todo, te abandona a ti y te das cuenta  que no se puede salvar a todos, que no eres milagrero o santo para cambiar a la gente.

Ayudamos, acompañamos, analizamos, contestamos, y no, las preguntas  (¿por qué a mí? ¿Y por qué no a ti?). Rogers menciona “La buena vida es un proceso, no un estado. Es una dirección, no un destino” Ser psicólogo es un trabajo en equipo. Es un trabajo de aprender a confiar en uno mismo y a confiar en quienes nos rodean. De ver la vida en la justa medida, de vivir en el aquí y en el ahora.

Después de todo, me doy cuenta lo valiosa e importante que para mí ha sido la formación estos cuatro años como psicóloga. Esto no es un fin, es un nuevo comienzo.

Referencias.

[1] Rogers, Carl, (1961) El proceso de convertirse en persona. Buenos Aires, Argentina. Paidós

Comentarios

comentarios

Deja un comentario