Proyección

admin   enero 24, 2011   No hay comentarios en Proyección

Por: Patricia Vázquez
Publicado el 6 de octubre del 2002

El proyector es un individuo que no puede aceptar sus propios actos o sentimientos, porque “no debería” actuar o sentir así: el “no debería” proviene de algún introyecto. Para resolver este dilema el sujeto no reconoce su culpa y la achaca a cualquiera, menos a sí mismo; en cambio posee una aguda conciencia de las características que él niega como suyas en los demás.

“El introyector renuncia a su sentido de identidad y el proyector lo desperdiga, devolverle los fragmentos de su identidad dispersa sigue siendo la piedra angular del proceso de elaboración.”

Cuando las proyecciones se han consolidado en autoapoyo paranoide, las dificultades aumentan. En este extremo el proyector no sólo siente que nadie está a su favor, sino que todo mundo está en su contra y se opone fuertemente a reasumir sus propias características.

Es importante mencionar que el neurótico no sólo proyecta ideas hacia el mundo externo, también lo hace consigo mismo. Es decir, no sólo tiende a desposeer sus impulsos, sino también aquellas partes de su cuerpo que en un momento dado puedan dar origen a estos impulsos.

“… confiere por así decir, una existencia objetiva fuera de él, de modo que puede culparla (a las partes de su cuerpo), de sus problemas sin encarar el hecho de que son parte de él mismo. En lugar de ser un participante activo de su propia vida, el proyector se convierte en un objeto pasivo, víctima de las circunstancias… el it y el ellos por lo general quiere decir yo.”

“La proyección no rehuye invariablemente al contacto. La capacidad de proyectar es una reacción natural del hombre. Poder extrapolar lo que uno sabe o intuye acerca de sí mismo como igualmente válido para los demás es un testimonio de la reciprocidad humana.”

Asimilación de Proyecciones

La proyección a la que se hace referencia, es aquella que el psicoanálisis observa como defensa, el proceso de atribuir a algo o a alguien cualidades o sentimientos propios y que no estamos dispuestos a reconocer como nuestros, además de esto en Gestalt los sueños también se ven como proyecciones. Un aspecto importante dentro de la terapia Gestalt es precisamente asimilar proyecciones, es decir, que el paciente incorpore lo que ha disociado, reconociendo como parte de su experiencia aquello que ha rechazado.

Básicamente la técnica que se utiliza es la ya discutida identificación, sólo que esta vez se llevará a cabo con algún aspecto externo al paciente: su padre, su casa, la agresión de su marido, etc.

Estos procedimientos y muchos otros que existen en la terapia Gestalt no deben tomarse como formas estereotipadas en las que cada paciente debe entrenarse. Son útiles si se llevan a cabo de acuerdo al contexto, al desarrollo personal de cada individuo, a sus propias necesidades y con la personalidad del terapeuta.

Referencias Bibliográficas

YONTEF, Gary, ?Proceso Diálogo en Psicoterapia Gestalt?, 3ª Edición, Ed. Cuatro Vientos, p. 518, Santiago, Chile

CASTANEDO, Celedonio, ?Terapia Gestalt?, 3ª Edición, Ed. Herder, p. 397, Barcelona España

Comentarios

comentarios

Deja un comentario