¿Para qué sirven los axiomas de la comunicación a los psicoterapeutas Gestalt?

Por: Lic. Zaira Betsabe Castro Bernal quien es alumna de la Maestría en Psicoterapia Gestalt de la Universidad Gestalt

“Usted puede saber lo que dijo,  pero nunca lo que el otro escuchó” Lacan.

En la actualidad se observa claramente una transformación en la manera que los humanos se comunican, dicha evolución se ha dado a la par del desarrollo de la propia humanidad, pues la comunicación inició en épocas ancestrales, incluso previo a las grandes civilizaciones, por lo tanto cada siglo incluso cada día por el que pasa la humanidad se incrementa la organización de la comunicación y también se enriquece, en algunas ocasiones con estudios que se van realizando para que resulte más efectiva, en otros con palabras que describen de una mejor manera lo que sucede en el “aquí y ahora” y que por lo tanto sólo cobran sentido hoy en día hasta incluso con modas momentáneas y claro, tomando en cuenta la gran variedad de lenguaje de acuerdo a la ubicación geográfica.

Para continuar desarrollando el tema es importante comprender la comunicación, pues es una definición que se ha enriquecido en varias ocasiones, de manera general Galimberti (2007) propone que la comunicación es de la manera más amplia que se refiere al intercambio de mensajes que abarca desde los organismos unicelulares a los animales, así como también a las máquinas y al hombre, en donde se analizan sus maneras de favorecer este proceso de intercambio de acuerdo a la forma, a la función y el destino.

En el mismo orden de ideas Hengeveld (2007) describe que la comunicación es un proceso de enviar mensajes que el receptor debe codificar, por lo tanto resulta importante el contenido de los mensajes que se quieren transmitir, también lo es el modo en el que se transmiten la información que nos da el otro por medio de actitudes, de gestos de movimientos, de expresiones faciales de toda esa comunicación no verbal que Fiora Davis (2005) expone en su libro.

Así también es importante reforzar el concepto de lenguaje, el cual no es lo mismo que los procesos comunicativos, pues el lenguaje hace referencia a un sistema de comunicación, tal y como lo expone el doctor Héctor Salama en conferencias, y en su narrativa, el lenguaje es generar un sistema simbólico para que las personas de una sociedad o zona geográfico se entiendan, y por ende la comunicación también es una necesidad humana y un requerimiento social.

Por otro lado Watzlawick, Beavin y Jackson (1981) reitera que la comunicación es una condición sine qua non de la vida humana y del orden social, en el cual la persona desde el inicio de su existencia participa, iniciando un complejo proceso de adquirir las reglas de comunicación.

Por lo que es importante destacar que lo importante de la comunicación de acuerdo con este autor es el evento pragmático que produce entre las personas en las que surge la comunicación.

Ubicando justamente una de las tareas esenciales de un psicoterapeuta, pues la comunicación en todas sus ramas impacta directamente en algunas conductas de las personas, e incluso es lo que las lleva a buscar apoyo terapéutico, al tener alguna dificultad en un ejemplo burdo, con su jefe que al regañar al empleado usa una frase específica que usaba su papá, entonces el impacto emocional puede generar conductas diversas que el paciente no comprende y le produce malestar.

Entonces surge la tarea preponderante del terapeuta para que el paciente llegue al darse cuenta y por ende al cambio conductual y alcanzar su bienestar, la cual es poner atención en la comunicación de la persona que tiene enfrente, retomando así las leyes que describe Watzlawick, Beavin y Jackson (1981) y a las cuales les llama axiomas, pues dichas aseveraciones marcan la pauta de observación y ayuda al terapeuta a identificar y clarificar las figuras a trabajar.

El autor nombra al primer axioma como imposibilidad de no comunicar en donde el terapeuta debe ubicar la manera en la que interactúa con los demás, así como su manera de responder ante las interacciones de los demás, e incluso con el terapeuta mismo pues brinda información el poder ver si la persona espera un estímulo para comunicarse o lo hace de manera espontánea, estas actitudes también dan paso a ubicar la comunicación analógica y digital, es decir, poner atención a lo que la persona dice, pero también a la manera en la que lo dice, y la congruencia o incongruencia entre lo que verbaliza y lo que efectúa con sus movimientos y gestos, en especial la comunicación analógica del paciente brinda al terapeuta rasgos muy específicos que ayudan a identificar una estructura caracterológica y por ende realizar una intervención más efectiva.

Así también a lo largo del desarrollo del trabajo e intervención psicoterapéutica es necesario la obtención de la mayor cantidad de información posible pues facilita la comprensión de las interacciones así como de los problemas que narra el paciente, pues solo conociendo su elementos referenciales se puede identificar el significado que cada mensaje y cada acto tiene para él, el cual será diferente que para el terapeuta desde la perspectiva Gestalt que considera que el cliente o paciente es el experto en su vida, así también él mismo paciente debe dar la connotación de cada uno de los mensajes pues los niveles de contenido y relaciones de la comunicación; son distintos de una persona a otra y ayuda a clarificar la situación actual del paciente.

Dentro de dicha clarificación también el terapeuta colabora por medio de preguntas estratégicas una manera adecuada de narrar los hechos, refiriéndose a realizar una secuencia lógica de los sucesos para favorecer primeramente la identificación de lo sucedido y posteriormente poder trabajar con la información y el evento mismo, logrando así los reforzamientos necesarios, la puntuación de secuencia de hechos es necesaria para que el terapeuta tenga un marco referencial de la vida del paciente rica en información y pueda brindar una herramienta o técnica adecuada para que el paciente solucione un conflicto .

Finalmente el último axioma, que a su vez es en el que el terapeuta gestalt debe poner atención de manera permanente es la cualidad de la interacción (simétrica y complementaria) en general en como la persona describe sus interacciones con la mayoría de las personas sean figuras significativas o no, y en especial en cómo se da dentro del consultorio la interacción con el terapeuta para que se forme una relación de confianza que permita de la terapia ser un encuentro para el crecimiento de la persona y no un lugar de competencia intelectual.

Como se observa en los párrafos anteriores Watzlawick, Beavin y Jackson (1981) brindaron elementos específicos y pautas inequívocas de observación para las interacciones comunicativas que son aplicables en la psicoterapia Gestalt.

Por lo tanto los axiomas dentro de este tipo de terapia sirven para llegar al nivel de confianza necesario entre el terapeuta y paciente para que tenga efectividad el proceso, así como para dar pautas de observación y sobre todo promover el darse cuenta por medio de la concientización de la manera en la que el propio paciente se comunica con su entorno.

A la par el terapeuta por medio de las técnicas específicas colabora a evitar o disminuir la comunicación patológica que puede existir en el paciente y sus interacciones con el medio.

 

Referencias bibliográficas

Davis, F. (2005). La comunicación no verbal. Madrid: Alianza

Galimberti, U. (2007) Diccionario de Psicología. México: Siglo XXI

Hengelved, E. (2007). Manipulación periférica. 4ª ed. España: Elsevier

Salama, H. (2008). Gestalt de persona a persona. 4ª ed. México: Alfaomega

Salama, H. (2011). ¿Por qué somos como somos?. México: Colección Privada

Watzlawick, P., Beavin, J. & Jackson, D. (1981). Teoría de la comunicación humana: Interacciones, patologías y paradojas. España: Herder

Comentarios

comentarios

Deja un comentario