Neurosis, un enfoque gestalt

Por: Psic. Mónica Hernández Villegas
(Publicado el 15 de abril del 2003)

Somos naturaleza, somos vida… muchas veces pienso que no quiero ser normal, quiero ser natural… porque a través de esa reflexión me doy cuenta que algunas situaciones ?normales? van en contra natura… También me doy cuenta de lo importante que es mi relación con los otros, incluso para la satisfacción de mis necesidades y de mi propio crecimiento; es más, sin el contacto externo e interno no habría forma de sobrevivir.

Y esta reflexión de desear ser natural me transporta a mi historia, de cómo soy ahora; y al leer libros de gestalt, de autoestima, de teorías de la personalidad, de… en fin, de documentarme y de reflejarme ante conceptos, salta como figura la palabra NEUROSIS… y digo No, ¿Yo Neurótica?, ¡Por favor!, Yo soy psicóloga, sé qué son las cosas, porque se actúa así… y… Sí, todos tenemos un grado de neurosis, y yo, al igual que muchos, la fui construyendo a través de mi vida, casi sin darme cuenta… Yo sólo quería ser feliz, ser aceptada; y también por mi misma naturaleza, y por creer que era de esa manera, muchas veces pisé a otros… Hoy me doy cuenta de ello. Por eso la importancia del tema.

Como primer punto menciono que la neurosis es una enfermedad; y para poder definir enfermedad me remito al concepto de salud y enfermedad que está aceptado por la Organización Mundial de la Salud (OMS)  y que define a la salud como la ausencia de enfermedad y como una entidad bio-psico-social, en donde se destacan tres características esenciales:

  1. a) El subjetivo (creencia y percepción de bienestar)
  2. b) Objetivo (funcionalidad orgánica)
  3. c) Adaptativo (integración bio-psico-social)

1) El estado de salud no puede ser algo absoluto, completo o permanente, sino que es esencialmente variable.

2) No puede establecerse un límite definido y drástico entre la salud y enfermedad. Existen diversos niveles y grados sobre los que tampoco pueden establecerse criterios fijos

3) El concepto de salud implica la consideración de tres componentes:

Por ello, en Gestalt reconocemos al organismo como dinámico, no estático; que el hecho de que el organismo se encuentre en una capa de la neurosis, entendiéndola aquí como una interrupción de la energía, no quiere decir que está enfermo, sino que tendrá la capacidad de darse cuenta y buscará los medios necesarios para poder satisfacer la necesidad emergente; que el grado y capacidad de adaptación es el que determinará si existe neurosis o enfermedad.

En este último punto retomamos de la Psicología Gestalt el concepto de campo, en donde para definir una conducta como neurótica o sana es importante tomarlo en cuenta ?A la psicología de la gestalt se le conoce también como teoría del campo debido a que la Gestalt considera que la conducta tiene lugar en un medio ambiente que consiste en un sistema organizado de tensiones y fuerzas, análogos a las que se dan en un campo gravitacional o magnético.

Las necesidades están determinadas por la naturaleza del organismo, su esencia, que se actualiza a través de los cambios en el ambiente que actúan sobre él, distinguiendo lo que para el individuo permanece en primer término (figura) sobre lo que estaría en último término (Fondo).? ; así mismo Yontef nos dice ?Para Perls, Holismo (concepto de campo) significa que el todo es más que la suma de sus partes, es la unidad del organismo humano y la unidad de la totalidad del campo-organismo-ambiente.?

Cuando las propias necesidades se ven bloqueadas por las demandas sociales, interferimos en el desarrollo natural y sano del sí mismo y así se crea la neurosis. Murueta nos dice ?La frustración de los anhelos nos lleva a una vivencia de permanente contradicción, en tensión emocional, en irritación contra el mundo y contra sí mismo, así se entra a la vida neurótica; y en algunos casos extremos, se llega a la psicosis: la pérdida de la noción de la realidad, la pérdida de sí mismo

Pero, ¿Cómo se crea la neurosis?

El hombre busca satisfacer sus necesidades, tanto físicas como emocionales, como motivo principal para su sobrevivencias y su crecimiento; cuando existen dos necesidades opuestas con la misma intensidad, el hombre se haya ante una disyuntiva, ante un dilema, ante el impasse; si el hombre es suficientemente hábil para responder ante esta situación y sabe jerarquizarlas, entonces se da la explosión o vida; pero si no lo hace, se creará dentro del organismo una capa, un bloqueo, una interrupción de la energía; se crea la neurosis, ?El problema clave en la neurosis es la existencia de dos o más necesidades contrapuestas que se muestran como realidades distintas e incompatibles la una de la otra. Conforme aumenta la fuerza de esas necesidades se polariza la realidad y se pierde la posibilidad de una acción racionalmente orientada, se pierde la noción de sí mismo; la realidad se hace progresivamente confusa y el individuo se muestra cada vez más incapacitado para una actividad coherente.?

Cabe señalar que el impasse lo veo como respuesta natural del organismo que nos pone en estado de alerta y nos dice que algo está pasando, pues la fuerza o energía de la persona está dividida… es una capa que es imprescindible que la quitemos para nuestro fluir libre de energía. Cuando en una persona sana se presenta el impasse, sabrá intercambiar su energía con el exterior y de manera pertinente se hará conciente de que se encuentra atorada y que necesita apoyo, además de que su principal apoyo y fuente de energía es ella misma; pero una persona neurótica no se responsabiliza de la situación ni de ella misma, y buscará el mayor apoyo en los demás, incluso llega a rigidizar su conducta.

Tenemos que aprender a jerarquizar, a no darle prioridad al pensamiento. En el mundo donde nos encontramos, somos expertos seres pensantes para funcionar en esta cultura materialista, con la velocidad citadina de vida en que nos encontramos cotidianamente, por temor a no ser aceptados, por tantos debeísmos introyectados, nos sobre exigimos y queremos ser otra cosa, queremos tener una casa bonita, un coche último modelo, una chica 90 ? 60 ? 90 o un chico con buenos bíceps o buen trasero, y gastamos el tiempo y el dinero en esto, olvidando nuestra totalidad, dándole importancia quizá nada más a la parte social de nuestra vida, o sólo a una parte de todo lo que implica ser humano; y pocas veces nos detenemos un momento para un respiro que nos lleve a nuestro encuentro interior, a nuestro sentir; es por ello que en Gestalt pensamos de manera holística y que es importante ?no brindar prioridad al pensar o a la racionalización y SÍ equilibrar en importancia los mensajes dados por el resto del organismo; es decir, la comunicación no verbal?

A pesar de la homeostasis que todos poseemos y que un organismo sano sabe jerarquizar y darle prioridad a la necesidad emergente y/o de sobre vivencia, en ocasiones las exigencias cotidianas son mayores y el organismo no responde a la velocidad de aquellas, y para ser totales tenemos en cuenta el ambiente o el medio en donde hacemos contacto para nuestras satisfacciones, la sobre exigencia o la contraposición de éstas con nuestra naturaleza, crea la neurosis, somatizamos, nos enfermamos y en casos extremos nos lleva a una psicopatología grave y/o a la muerte física o psicológica.

Surge también el cuestionamiento: ¿Por qué si me doy cuenta que estoy mal, continúo actuando de la misma manera?

El darse cuenta y no modificarlo, no es un darse cuenta real, o incluso los patrones de conducta los tengo rigidizados que no busco otras formas y repito siempre la misma. Enfatizo un darse cuenta real a aquél en donde estoy como un todo integrado: bio-psico-social y espiritualmente. Sigo actuando así porque tengo ganancias secundarias; por ejemplo, con mi pareja, la forma que me mira o la palabra indicada en el momento preciso; es como presionar ese botón en el momento y lugar adecuado; ese botón le llamo ?El botón del sentido?… y por eso sigo en lo mismo, actuando como si todo estuviera bien… pero pasando el efecto llega nuevamente el ?darse cuenta? de que algo está funcionando mal…

Y sólo si me doy cuenta puedo aceptar mi neurosis como primer paso; pues disminuir o eliminar la neurosis requiere un proceso, una modificación efectiva de la forma en que nos relacionamos, de la forma en que satisfacemos nuestras necesidades, es reapropiarnos de lo que somos realmente, de identificarnos y vernos como seres totales, holísticos.

En trabajos realizados por varios investigadores, trabajaron la metodología sobre cómo se forman las capas de la neurosis, en dónde se presentan y cómo se manifiestan. Aquí mencionaré brevemente el Ciclo de la Experiencia de Salama y los bloqueos en el mismo.
Para poder satisfacer cualquier necesidad sea física, fisiológica, Psicológica, pasamos por 8 fases o etapas: Reposo, Sensación, Formación de Figura, Energetización, Acción, Pre ? Contacto, Contacto, Post ? Contacto; los cuales a su vez pueden o no pueden tener bloqueada la energía: Postergación, Desensibilización, Proyección, Introyección, Retroflexión ? Proflexión, Deflexión, Confluencia y Fijación respectivamente.

1.- Reposo: Aquí el individuo no tiene ninguna necesidad apremiante y se encuentra en total relajamiento o total concentración.  ; Aquí la capa de neurosis, la Postergación, se forma cuando el individuo no se permite estar en reposo e impide la continuidad natural de la energía.

2.-  Sensación: Se siente algo físicamente y todavía no se puede definir ni diferenciar. En el bloqueo, que es la Desensibilización, es la negación de esa tensión física, del contacto sensorial con la necesidad.

3.- Formación de la Figura: Le damos nombre a la tensión y sabemos cuál es la necesidad que requiere ser satisfecha. El bloqueo que presentamos aquí es el de Proyección, donde ponemos fuera de nosotros lo que nos pertenece.

4.- Energetización: Ya sabiendo qué es lo que necesitamos satisfacer, en esta fase reunimos la energía indispensable parta ello; El bloqueo que se presenta aquí es el de Introyección: tragamos lo que no nos pertenece y como no son asimiladas por el organismo, generamos neurosis.

5.- Acción: En esta fase vamos a hacer lo necesario para poder satisfacer la necesidad, cuando no es así, Retroflectamos o Proflectamos; esto es, nos hacemos lo que nos gustaría hacer a los otros o le hacemos al otro lo que nos gustaría que nos hicieran.

6.- Pre ? Contacto: Aquí identificamos la fuente de satisfacción y nos dirigimos a ella. Cuando estamos atorados en esta fase, Deflectamos; es decir, evitamos enfrentar al objeto relacional y vamos a dirigir nuestra energía a objetos relacionales menos significativos.

7.- Contacto: Es la comunión, se establece contacto pleno con el objeto relacional y se experimenta placer en esta unión.  El bloqueo en esta fase se presenta cuando no distinguimos límite alguno entre el sí mismo y el medio, se da la Confluencia y confundimos las fronteras de contacto.

8.- Post ? Contacto: Cuando la necesidad a sido totalmente satisfecha, se empieza el proceso de asimilación ? alineación de la experiencia, se separa uno del objeto relacional al ser satisfecha la necesidad y se cierra la gestalt. Cuando no hacemos esta separación, se presenta el bloqueo de Fijación; es esta se crea la necesidad de continuar con el objeto relacional.

Ahora bien, para poder eliminar la capa de la neurosis es tarea de nosotros como terapeutas: localizar, movilizar y modificar esa energía para ponerla al servicio de una conducta nueva, más adaptable y fluida… determinar donde la energía del paciente se manifiesta abiertamente y dónde está bloqueada.

La eliminación de la neurosis es la principal meta de cualquier terapeuta  guestáltico y buscamos que el paciente expanda su darse cuenta, de lo que está haciendo y cómo lo hace, así mismo que aprenda con su propio auto-apoyo cómo cambiar, cómo aceptarse y valorarse, cómo respetarse y responsabilizarse de su vida.

Yo, aquí y ahora, me doy cuenta de mi darme cuenta… siento, pienso, soy un todo integrado y sé que estoy en el camino…  Y comparto con ustedes el siguiente pensamiento que surge en mi fluir libre:

YO

El darme cuenta de que existo, de que siento, de que estoy viva, que soy un océano… y mi compañera (o) otro. Juntos unimos al mundo y a la vez somos límites de continentes. En momentos soy parte pasiva y en momentos soy parte activa. Expulso lo que no es mío, lo que no me pertenece (y a veces, por aquello de la neurosis, me trago algo)… y lo hago de la misma manera que el mar, con furia, escuchen mi  marea brava y se percatarán de cuál fuerte soy… cómo chocan mis olas con las rocas… y verán en las orillas de la playa quizá un par de zapatos, una lata o el hueso de un mango… Sí, así soy… expulso.

También recibo y doy, me gusta sentir la piel del otro (a) envolviéndose en mí… me abro para recibir… puedes acariciarme, ya a su vez lo hago… incluso en ocasiones no sé si te llevas  parte de mí o algo de ti se queda conmigo… hay comunión… lo siento… Sí, así soy… recibo y doy.

También comparto…quédense esta noche en el mar… cuando el mar y el cielo se funden… y la playa está tranquila… Pon atención… mi oleaje es rítmico, es armonioso y da tranquilidad… sabes que no puedes entrar en mí… y hay contacto… me hueles, me sientes… hay un límite marcado entre tú y yo… crecemos juntos… Tú compañero (a), soy como el mar… Y no tratemos de entender… si me quieres entender podría ser imposible… Mejor siénteme… compárteme…Yo te doy y tú me das… de acuerdo a mis necesidades… de a cuerdo a tus necesidades…Así son las cosas… así es la realidad.

Hay otra parte que no conoces y que sólo te puedo compartir mediante mi diálogo… observa mi fenomenología… siempre te digo algo… Hay cosas que están en la zona pasiva y sólo sabrás que es si te lo comparto… en las profundidades de mi ser hay algo.. más allá de lo que cualquiera pudiera haber recorrido… siempre hay algo más profundo y/o más oculto… es donde no puedes entrar sin mi permiso… incluso a mí se me hace difícil a veces llegar hasta él… y entiendo el proceso y lo acepto… Así soy…Una rosa es una rosa…

Referencias Bibliográficas
1. http://www.terra.es/personal/gonadan/patolo.htm
2. Salama, Héctor. Gestalt, de persona a persona. Centro Gestalt de México. México. Pág. 26 y 27
3. Yontef, Gary. Proceso y diálogo en Psicoterapia Gestalt, Santiago Chile, Pág. 80.
4. Murueta Reyes, Marco Eduardo. Enajenación y neurosis. Pág. 9
5. Salama, Héctor. El enfoque gestalt, una psicoterapia humanista. Manual Moderno. México.  Pág. 36
6. Salama, Héctor. Gestalt, De Persona a Persona, Centro Gestalt de México. 2da edición Págs. 98 – 102
7. Salama Héctor. El enfoque gestalt, una psicoterapia humanista. Manual Moderno. México.  Pág. 25
8. Zinker, Joseph. El proceso creativo en la terapia guestáltica, Piados,  México, Pág.. 27

Comentarios

comentarios

Deja un comentario