Modalidades de la Psicoterapia

Por: Alejandro Trujillo
Publicado el 07/02/02 a 11:07:38 GMT-06:00

Tratamiento individual

Este tipo de terapia es el más frecuente y forma, todavía, la espina dorsal en la mayoría de los tratamientos clínicos.

Consiste en una relación interpersonal, entre una persona, terapeuta entrenado en el manejo de problemas psicológicos, y un consultante (“paciente” o “cliente”), que acude a ayuda debido a que experimenta algún problema en su ajuste emocional, conductual o interpersonal, y ha ingresado a la relación con el fin de resolver su problema.

Terapia de grupo

Es importante señalar que la intervención clínica se puede llevar a cabo también con grupos de consultantes. Este tipo de intervención se practica en una variedad muy extensa de estilos y técnicas; existen grupos analíticos, grupos centrados en el cliente, grupos de análisis transaccional, grupos de encuentro, grupos gestalt, grupos de aprendizaje social, etc.

El terapeuta de grupo parte de la suposición de que los clientes, tarde o temprano durante las sesiones de grupo, serán “ellos mismos” y manifestarán sus conductas interpersonales desadaptativas. Una vez que esto haya sucedido, los demás integrantes del grupo podrán proporcionar alguna retroalimentación correctiva relacionada, y de esta manera, instigar el aprendizaje de estilos interpersonales nuevos y más efectivos. La terapia de grupo fortalece y apoya la conducta positiva. Un elemento muy importante de la información y retroalimentación del grupo es su carácter de consenso, pues es muy difícil descartar o minimizar las opiniones semejantes de ocho o diez observadores.

También, los grupos dramatizan el hecho de que todas las personas luchan con determinados problemas en su vida. Una de las lecciones más valiosas que aprenden los integrantes de un grupo es que no se encuentran solos en su miseria o temores o en su decepción. “todos tenemos problemas y muchos de ellos son muy parecidos a los nuestros”.

Muchos terapeutas de grupo consideran este tipo de terapia como una “reencarnación” de las familias primarias del paciente. De esta manera, la recapitulación de la familia se establece como contraparte de la terapia de la relación de transferencia que pertenece a la teoría de la terapia psicodinámica individual.

Es conveniente señalar que la cohesión del grupo es otro elemento muy importante en esta terapia debido a sus características como factor curativo. Cuando más poderosa es la cohesión del grupo, es más probable que cada integrante esté de acuerdo con el juicio del grupo. Los integrantes del grupo, a su vez, se esforzarán por cambiar.

Terapia conyugal

La discordia familiar y conyugal se han convertido en dos de los problemas más comunes que enfrenta actualmente el psicólogo clínico. En la terapia conyugal, el “cliente” es el matrimonio, la pareja casada. (Aunque el libro no lo señala, es importante apuntar que a la terapia conyugal también puede asistir la pareja NO CASADA. Apunto lo anterior como un señalamiento del carácter moral que tiene el texto de Bernstein).

La terapia conyugal no equivale a dos psicoterapias por el precio de una. En la terapia conyugal el clínico se centra en una relación perturbada. Por lo general, la necesidad de una terapia conyugal se deriva de que las expectativas y necesidades de la pareja entran en conflicto. Si se buscara un tema común entre los terapeutas conyugales, sería el acento que ponen sobre la importancia de la solución de problemas. Una pieza central en esta búsqueda es enseñar a la pareja a comunicarse de manera más efectiva. Mejorar la comunicación es un ingrediente básico en todas las terapias conyugales.

Terapia familiar

La terapia familiar se distingue de la terapia conyugal en que por lo general comienza por centrarse sobre los problemas de uno de los integrantes de la familia, en lugar de tratar todo el sistema familiar. La terapia familiar puede comenzar con un enfoque sobre el integrante sintomático y luego, lo más pronto posible, el terapeuta intentará otorgarle otro marco al problema, en términos de procesos familiares perturbados, o comunicación familiar deficiente. Como en el caso de la terapia conyugal, la nota más común de la terapia familiar es mejorar la comunicación entre los integrantes del grupo familiar.

Bibliografía

Resumen del libro “Psicología Clínica, de Bernstein y Nietzel”

Comentarios

comentarios

Deja un comentario