“¡Me Vale Madres! El mantra del Desapego”

Nombre: Paola B. Quiroga Leyva
Tema: “¡Me Vale Madres! El mantra del Desapego”
Mail: paola.quiroga@anahuac.mx psi.paolaquiroga@gmail.com

Vivimos cargados de conceptos que, acumulados a lo largo de nuestro crecimiento, nos dan una idea de lo que tendríamos que ser para poder ser aceptados por la sociedad o sobrevivir a sus ataques. Esto impide ser quien eres, que al final es el objetivo definitivo de nuestro viaje por esta vida, la búsqueda de lo que se perdió en la selva de la normas, reglas, “deberías”,  perjuicios, dogmas, miedos, deseos y expectativas en los cuales nuestro ser ha sido enredado. El mantra ¡Me Vale Madres!, el mantra del Desapego, es el machete que nos abrirá el camino entre la selva de las ideas y de los prejuicios que nos atan y nos impiden ser quienes somos.

Cuando vienes al mundo, te sientes totalmente relajado y a gusto contigo mismo. Cuando eres niño todo es relajado, todo es divino, puro y todo es importante. La posesión de un insignificante juguete se vuelve cuestión de vida o muerte y un mugroso osito de peluche se convierte en tu hermano de sangre. Todo es tremendamente importante. Pero, sufriendo las interferencias y las críticas del mundo de los adultos (sociedad), este sereno fluir de la vitalidad es alterado y, a pesar de nuestra heroica resistencia, inevitablemente llega el triste momento en que nos rendimos al hecho de que así como somos no vamos a ser aceptados, con todas las consecuencias que esto implica. Y por lo tanto empezamos a pensar: “estoy equivocado”, “tengo que hacer algo, tengo que cambiar”, “debo volverme algo diferente a lo que soy”.

Y así empieza a formarse una idea de cómo tendríamos que ser para poder ser aceptados, vivir tranquilos, sin sentir el dolor de la crítica de los demás. ¿Cómo deberías de ser para poder ser apreciado, sentirte amado y no sufrir? Así es como se crea en nuestra mente un ideal.

Una vez que se ha creado en la mente la fantasía de este “ser ideal” que tuviera que ser, nos pasamos toda la vida tratando de volvernos algo que o somos, en filosofía Zen se conoce con el nombre de “Él”. Este personaje capaz de lidiar con la vida, que sabe controlar sus emociones, que sabe defenderse, que sabe medir las palabras, que sabe cómo mirar y mover el cuerpo de forma adecuada para infundir respeto, seducir o incluso espantar. Este personaje fantástico que no tiene miedo, invulnerable a los ataques; este personaje capaz de conquistar la atención de las masas o que puede volverse invisible cuando quiere, según las necesidades; este héroe capaz de defender a los demás, o quedarse totalmente insensible al sufrimiento ajeno; este conquistador capaz de fatigas, renuncias inhumanas para lograr un objetivo.

Este personaje suena tan irreal que lo es. Trabajando duro podrás, a lo mejor, volverte un profesionista de la mentira y aprender a hacer creer a los demás que tú eres ese mágico Él. Pero dentro de ti sabes que tú eres simplemente tú y, a pesar de todos los esfuerzos que hagas, estas lejos de ser esta persona ideal que pretendes ser. Éste es el origen del sentimiento de inadecuación, los problemas de autoestima y de la continua tensión entre lo que realmente eres y lo que desaseas ser; viviendo entrampados es este maléfico conflicto, sin darnos cuenta que no hay nada de equivocado con nosotros.

El mantra ¡Me Vale Madres! Ayuda a soltar y sanar este conflicto interior de querer ser alguien diferente, que te lleva a rechazar quien eres para adoptar una identidad que no es la tuya. ¡Me Vale Madres! Es el antídoto supremo a esta enfermedad del mundo actual para restituirte el derecho, la dignidad y el orgullo de ser tú mismo.

Es importante no malinterpretar el ¡Me Vale Madres! ya que el propósito de este mantra es hacernos libres, no irresponsables. Este mantra nos liberara de las cadenas del mundo interior, no de las del mundo exterior. Es muy importante entender la diferencia entre libertad e irresponsabilidad.

En otros términos  el mantra ¡Me Vale Madres! es un instrumento para despertar tu conciencia y no un pretexto para justificar comportamientos infantiles e irresponsables.

¡Me Vale Madres! es una herramienta que nos impulsa a amarnos, ser honestos con nosotros mismos, respetarnos y sobre todo responsabilizarnos de ser quienes somos.

Referencias

Dayal,P. (2012). Mantras Mexicanos para la liberación del espíritu. México: Ed Grijalbo
Salama, H. (2011). Psicoterapia Gestalt: Proceso y Metodología. México: Alfaomega.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario