Los abuelos

adriansalama   septiembre 3, 2014   No hay comentarios en Los abuelos

Los abuelos.

Por: Psic. Giuseppe Olav Ortiz García.

Coordinador del área de Humanidades de la Universidad Gestalt (http://www.gestalt.mx).

A propósito del día de los abuelos, reflexiono sobre esta figura fundamental en la construcción de la familia y la creación de la existencia como la conocemos. Producto de esta reflexión, estas líneas me nacen sobre algunos aspectos del ser abuelo, del ser abuela.

Regularmente los abuelos son los viejos, nuestros viejos, nuestras viejas; naturalmente son los ancestros que nos preceden, aquellos a los que les debemos en gran medida, nuestra existencia como la conocemos. Los ancestros los organismos que precedieron a este tiempo, las primeras formas de vida en la tierra, también son los abuelos, las abuelas.

Los abuelos los que soñaron la existencia, los ancestros que un día imaginaron en serio, a esta humanidad como sería. Los abuelos la sabiduría que se anida en las cataratas de sus globos oculares, los abuelos la experiencia de vida que corre por los surcos de sus arrugas; las abuelas los ríos de plata que iluminan sus canas, la sabiduría empírica que relatan en sus dichos, en sus palabras maduras, en las aventuras vividas que marcan con sus bastones al pasito.

Los abuelos que sostienen con sus bastones la existencia, meciéndose en el lugar desde donde ahora miran este mundo con serenidad y tiento. Las abuelas su paciencia para tejer esta red tornasol de hilos iridiscentes que son todas nuestras relaciones, con amor y ternura.

Los abuelos la inocencia recobrada despacito en su andariego sin tiempo, el referente que nos enseñan con su presencia, a tomar la vida entre sus siestas recurrentes, la sabiduría sin títulos académicos que ganan como doctorados honoris causa, por sobrevivir en este espacio, en este tiempo, hinchado de misterio.

Los ancestros que guardan el conocimiento, que preservan el costumbre, que transmiten la enseñanza, que en su terquedad manifiesta mantienen la llama encendida en el umbral del vació. Las abuelas llevando en su regazo el sustento de los nietos, guardianas de las recetas de la vida, pócimas mágicas que deleitan paladares gustosos, dulces que sonrojan al corazón inocente.

Los abuelos velando por el sueño de sus hijos (que se ocupan de sus nietos), vislumbrando el porvenir en la duermevela desde su mecedora, contando las historias que relatan las leyendas, platicando los mitos recreándolos en su memoria. Los abuelos cansados que nos enseñan la fuerza de la vida. Los abuelos muchas gracias al sueño que tuvieron. Las abuelas muchas gracias por intentar nuestra existencia, y brindar el sustento; los ancestros muchas gracias por su gracia.

Muchas gracias los abuelos por su sonrisa amorosa, su olvido inocente, su regaño certero, su enseñanza trascendente, sus ojitos nublados, su mirada más allá del tiempo, su presencia serena, su memoria en el presente que se desvanece.

Imagen: “Peasants viewing opera (Campesinos viendo ópera)”, de Guan Weixing.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario