LAS PALABRAS Y LA COMUNICACIÓN NO VERBAL. EL CAMINO PARA LOGRAR EL ÉXITO

Rocío Angélica Espinosa Hernández es alumna de la Universidad Gestalt y está estudiando la maestría en psicoterapia gestalt su correo es:

rangieeh@hotmail.com

El lenguaje es el medio por el cual comunicamos nuestros pensamientos y opiniones, y mediante el cual expresamos nuestras emociones. Tendemos a pensar en el lenguaje puramente en términos de palabras y sonidos, y esto no ha de sorprendernos, puesto que la palabra “lenguaje” se asocia con la palabra “lengua”, un órgano grandemente utilizado en la producción de palabras y sonidos.

La palabra “lenguaje”  viene del francés antiguo a través del latín lingua, palabra que da origen a lengua.

Ciertamente, una manera de ver el lenguaje es pensar en él como un sistema de comunicación humano que utiliza sonidos vocálicos estructurados, que pueden ser organizados en escritura e impresión.

Una vez que alguien nos señala la existencia de los códigos no verbales ocultos tras la abrumadora preeminencia de las palabras, nos sorprende descubrir que siempre han estado ahí.

Nuestras propias capacidades lingüísticas nos han hecho olvidar que también hablamos con el cuerpo como el resto de los animales.

Desde el nacimiento hasta los dos años de edad, la CNV es el principal canal de comunicación entre los niños y los adultos. Pero a partir del momento en que los infantes alcanzan suficiente eficiencia verbal, la capacidad natural para comprender el significado de las expresiones faciales, las gesticulaciones y las posturas se debilita.

De adultos, la mayoría de las veces no le prestamos ninguna atención a lo que los demás nos comunican con su lenguaje no verbal, ni nos damos cuenta de lo que nosotros mismos estamos comunicando sin palabras. Sin embargo, las señales y los signos no verbales son omnipresentes en nuestras actividades cotidianas.

Por ejemplo, como se debe comportar un niño, según su sexo, en presencia de un adulto, entre otros de su edad o con niños mayores, como debe comportarse los adolescentes en relación con los adultos, los adultos con otros adultos, y todas las demás combinaciones posibles de edad y genero entrañan protocolos no verbales.

El lenguaje del cuerpo es con frecuencia más revelador que las palabras mismas, puesto que suele ser subconsciente y, así, puede ser interpretado como una guía más precisa que los pensamientos y sentimientos de la persona en cuestión.

Si pensamos en el lenguaje corporal como un todo, tendemos a pensar en él en términos de movimientos de la cabeza o de las extremidades, pero también incluye la expresión del rostro y de  los ojos, la postura del cuerpo y su posición.

Puesto que, debido a su naturaleza misma, el lenguaje corporal es no verbal (aunque algunas veces se acompaña de palabras) también se le conoce, particularmente en contextos más técnicos  o más académicos, como comunicación no verbal. El lenguaje corporal, o comunicación no verbal, cubre no solamente la comunicación a través de gestos corporales, sino que también incluye la comunicación a través de expresiones faciales, la postura del cuerpo y el contacto corporal.

De hecho, con frecuencia, el mensaje transmitido por el cuerpo se encuentra en oposición al mensaje transmitido al través de las palabras. Muchos de nosotros nos hemos acostumbrado a simular en actos públicos para ocultar nuestras verdaderas reacciones, pero los gestos o expresiones delatoras pueden ponernos al descubierto con mucha facilidad.

El lenguaje corporal de las personas da un panorama mucho mayor de su estado mental, su personalidad e incluso de sus intenciones, más que sus palabras. Es tan interesante como útil el aprender más acerca de esta forma de comunicación.

Cuando hablamos, las partes del cuerpo (además de las partes obvias utilizadas en el habla, como los labios, la lengua y la mandíbula) con frecuencia también desempeñan un papel. Así, podemos hacer uso de nuestros músculos faciales y de los ojos, mover nuestra cabeza, manos brazos y pies.

Los movimientos del cuerpo y las palabras con frecuencia se complementan mutuamente para lograr una comunicación más satisfactoria, y aunque la gesticulación puede ser el compañero menor de la relación, por lo regular es un compañero integro y valioso.

Al comunicarnos pretendemos establecer algo en común con alguien  o, lo que es lo mismo, tratamos de compartir alguna información, alguna idea o actitud. Esto implica que en el momento en que se comparte alguna noticia o información  acerca de algo o alguien, tanto el emisor como el receptor se están sintonizando respecto a algún mensaje en particular. Esta sintonía lleva como primera intención dar a conocer un evento y sus particularidades, hacer una petición o emitir una orden; si se trata de un periódico, de una noticia televisiva o radiofónica, la finalidad será persuadir  al receptor acerca del contenido de la información.

Se comprende, que la importancia  de la comunicación aumenta a medida que un individuo  siente que está progresando en sus actividades sociales. El éxito de un partido político será más evidente si la comunicación de los elementos que requiere esta actividad son manejados  con claridad y con el buen uso de la lengua. En una clase los estudiantes se sentirán más satisfechos en la medida en que el maestro  es capaz de comunicarse adecuadamente, pues entre más complicado sea el tema de estudio, mayor habilidad comunicativa debe tener el emisor.

La importancia de la comunicación no verbal es tal que se  considera que en una comunicación cara a cara, el componente verbal es del 35%  aproximadamente frente al 65% que se corresponde con la comunicación no verbal (gestos, movimientos, señales, etc.) Por tanto es la que transmite más información.

Cuando nos comunicamos verbalmente, empleamos un determinado tono y timbre de voz, un volumen más alto o más bajo, hablamos rápido o despacio, hacemos pausas etc. Se trata de características que no pueden ser consideradas como verbales, ya que dependen de circunstancias del emisor como son sus emociones o sus intenciones al emitir el mensaje.

La capacidad de tomar parte en una comunicación interesante es una de las mayores ventajas personales que un hombre o mujer puede tener. Es de gran ayuda para triunfar en los negocios y en las relaciones sociales y también conlleva un mayor goce de la compañía de otras personas. No solo contribuye a dar una buena impresión ante personas desconocidas, sino que también nos ayuda hacer amistades y mantenerlas. Abre puertas y ablanda corazones. Nos convierte en personas interesantes con cualquier tipo de compañía. Nos ayuda a progresar en el mundo. Nos envía clientes, pacientes, solicitantes.

Con nuestra educación predominantemente racional creemos que lo más importante es el mensaje verbal. Incluso tenemos la precepción de que es el único mensaje que enviamos, tal es la atención que ponemos en él, conceptos, datos, argumentos, opiniones, emociones descritas.

Expresiones como “la cara es el espejo del alma” ilustran el inevitable reflejo de las emociones en nuestro rostro, incluso también en nuestro cuerpo y nuestra voz.

Gran parte de las manifestaciones de la comunicación no verbal hablan como un libro abierto. Así, solo con mirar a alguien un instante podemos saber si se siente abatido, alegre, orgulloso o emocionado por algo.

Hoy en día las familias comparten poco tiempo porque el trabajo de los padres ocupa la mayor parte  del día y, con frecuencia, la separación de los progenitores hace que el contacto con uno de ellos sea poco frecuente o casi inexistente.

Es importante hacer conciencia de la forma que los padres se comunican, ya que los hijos son sumamente inteligentes y saben perfectamente cuando la mamá o el papá están hablando en serio o cuando no.

Los padres de familia deben ser más concretos para hablar con sus hijos, utilizando menos palabras efectivas para dirigirse a ellos, porque en general serán sermones.

Una de las claves de la comunicación es el contacto visual, es necesario que la madre o el padre se pongan a la altura de su hijo, lo vea a los ojos, y dialogue con él. De esta forma, el hijo va a tomar el mensaje directo y aprenderá a ver a los ojos, pero si el niño no lo hace, es importante que los padres, le digan “mírame a los ojos”, para que de esta forma los hijos no bajen la mirada y aprendan el contacto visual con cualquier persona.

Comunicar es lo mismo que hacer común; compartir lo de uno con el otro. Por tanto, el porqué de la comunicación interpersonal, se refiere principalmente al conocimiento, a través del cual se sabe quién es el otro, se comprenden mejor como persona y por ello se es capaz da amarlo más y mejor.

La falta de apertura de una persona se soluciona cuando está se siente valorada y querida, cuando se muestra aprecio por lo que comunica en la intimidad, por lo cual no se piensa juzgada o manipulada. Por ello la importancia de mantener  la intimidad o comunicación interpersonal limpia, jugando en ello un papel crucial la veracidad, sinceridad, delicadeza, tacto y claridad entre otros.

Es cierto que a veces se habla sin pensar, pero aquello que se expresa, es resultante a su vez de conocimientos adquiridos anteriormente y almacenados en la memoria, parte importante de la propia inteligencia. Es primordial que los padres de familia hagan conciencia de la forma en q          ue se dirigen a sus hijos, porque luego suele suceder que odiaban alguna actitud de sus padres que ahora la están repitiendo inconscientemente.

Por ejemplo, cuando se está hablando y de pronto de recuerda, quizá se haga algún gesto de contrariedad en relación a lo recordado, que puede ser interpretado por la otra persona como una expresión de aburrimiento dirigido a él, a causa de lo que está hablando. Los padres deben concentrarse cuando sus hijos le estén comunicando algo que para ellos sepan que se les está escuchando y no piensan que no interesa lo que están diciendo.

Los padres de familia deben dar valora la comunicación no verbal y la verbal, para lograr un núcleo más sólido y feliz.

Bibliografía:

  • Velasco Alejandra. El método del lenguaje del cariño. Editorial Picolo. México. 2008
  • Rulicki Sergio. Comunicación no verbal. Editorial Granica. Argentina. 2007
  • Lenguaje corporal. Editorial Tomo. México. 2004
  • Baro Teresa. La gran guía del lenguaje no verbal. Editorial Paidos. España. 2012

TAGS: #gestalt #psicoterapia #psicologia #terapia #psicoterapiagestalt #terapiagestalt #universidadgestalt #maestria #maestriagestalt

Comentarios

comentarios

Deja un comentario