LA PAREJA DE HOY

Por. Mtra. Lorena Soberanes

En los últimos tiempos ha habido un cambio en la percepción que se tiene respecto a establecer una relación, hace tiempo, la idea de encontrar a la persona ideal para compartir toda la vida, asumiendo que esa relación ha de terminarse cuando uno de los dos muere, ha dejado de tener peso en el sistema de creencias de las personas.

Pienso que es común, en la actualidad, que las parejas no tengan claro cómo desenvolverse, ya que, por un lado pretenden romper con las costumbres y tradiciones que han marcado durante años el concepto de pareja y matrimonio, sin embargo, por otro lado, desconocen cómo sustituir aquello que ya no desean, ignoran lo que quieren y lo que buscan en su pareja.

Para muchas personas, una infidelidad, desde el nivel que cada pareja plantee, es uno de los factores más determinantes para terminar la relación. Sin embargo, en mi caso, he sido testigo de que solamente una de las parejas que han asistido a terapia, han decidido separarse después de que hubo una infidelidad.

He podido observar que una infidelidad ofrece a la pareja una oportunidad para “darse cuenta” de las fallas que están presentándose en su diario convivir, en la toma de decisiones y en la resolución de conflictos. Como afirma Sager (2003) “El amor no es sinónimo de monogamia”.

El ciclo que una pareja tiene, es muy particular, identificar la fase en la que se encuentran, los contratos individuales que ambos vienen asumiendo, las metas comunes y las visiones de vida, son herramientas para poder establecer las necesidades que será pertinente satisfacer. Los conflictos pueden darnos la pauta sobre los temas profundos a desmenuzar, son algo así como los síntomas de un padecimiento que es la raíz. Llegar a este nos será de gran ayuda para definir el camino por el que acompañaremos.

Sin importar el síntoma, (relaciones poliamorosas, infidelidades, lucha por el poder, confusiones, agresividad, etc.), desde mi perspectiva, todas las personas necesitamos aprender a identificar nuestras sensaciones, aclarar nuestras figuras, etc., es decir, las personas tienden a proyectar en la pareja sus propias carencias, miedos, emociones reprimidas, creencias limitantes, entre otras cosas.

Considero de especial relevancia, durante el proceso terapéutico, acompañar a la pareja en el doloroso proceso de tirar las creencias limitantes, asumir su responsabilidad dentro del sistema que conforma con la otra persona e ir en búsqueda de un encuentro honesto, amoroso y libre de mensajes y culpas que impiden el establecimiento de contacto.

Este artículo fue escrito por:

Lorena Soberanes es maestra de la Universidad Gestalt (http://www.gestalt.mx). Licenciada en psicología humanista, maestra en psicoterapia gestalt, y cursa su doctorado en psicoterapia gestalt. Su correo es: lsoberanes@gestalt.mx

TAGS: #gestalt #terapia #psicoterapia #psicoterapiagestalt #terapiagestalt #universidadgestalt #pareja #terapiadepareja #comunicacion #comunicaciondepareja #duelo #trabajodeduelo

Comentarios

comentarios

Deja un comentario