La otredad oculta: un enfoque Gestalt

Por: M. P. G Adriana Patiño Jasso
Publicado el 09/03/10 a 19:52:19

“No me recuerdes quien soy, porque ya no lo soy”
Pergolesi (Stabat Mater)

En el requerimiento de lograr conservar nuestro sistema de relación con el entorno, es necesario dejar en el camino partes que un momento inicial de nuestra vida, nos fueron dados como un abastecimiento potencial del logro de constituirnos como seres humanos. ¿Porqué dejarlas si constituyen nuestro potencial para ser? Precisamente, para ser, “vivir para otros”, “ ser en los otros”, “ser a través de otra persona” . Joseph Zinker manifiesta que “parte del proceso creativo de la Psicoterapia Gestaltica, es la integración de polaridades en la personalidad del paciente…pues con frecuencia nos identificamos con una característica y no con la opuesta”. La dirección tomada del presente trabajo inicia con el concepto de “otroriedad”, término comúnmente usado en disciplinas psicosociales en referencia a la identificación genérica. El concepto del otro permite delimitar un espacio de resistencia, pues el espacio de la otroriedad es aquel espacio al que se le ha negado el poder de la representación. Si es un papel ajeno asumido en la sociedad como representación, ¿cómo no serlo en la representación de la propia existencia?; tomado, entonces,  en la justificación de la inclusión de la Terapia Gestáltica en la facilitación de la integración de las “otras partes” no reconocidas como propias.

Reconocemos en la práctica de la intervención psicoterapéutica, el trabajo de reintegración de polaridades como un proceso de facilitación necesario para el paciente, sin embargo, la incorporación de la estructura epistemológica de la misma queda comúnmente excluida. La lógica aristotélica, es la estructura epistemológica en el abordamiento del conflicto de polaridades.

La definición etimológica de lógica proviene del término “logos”, que significa razón, y de su derivado “lóguicos”, que significa racional. También se acepta como instrumento metódico de la Epistemología, que viene del término epistelo, que significa conocimiento (relación directa del objeto y sujeto), “tratado del conocimiento”.Desde el concepto más aceptado, la lógica es:  el arte directivo del mismo acto de la razón para conseguir la verdad (correspondencia entre pensamiento y realidad), de manera ordenada, fácil y sin error. Aristóteles ha pasado a la historia del hombre, entre otras cosas, por haber proporcionado un método de sistematización del conocimiento, conocido como Lógica; donde parte del supuesto de que las formas de pensamiento, reproducen lo que ocurre en la realidad, o sea, que las cosas concretas existen tal como son pensadas por la mente, por lo que las categorías de la mente son categorías objetivas, categorías de la realidad. De ese modo las categorías del pensamiento adquieren un sentido ontológico, es decir, del sentido del ser (arjé en su más primitivo concepto presocrático).Es así, como la lógica aristotélica, se ocupa del estudio de los conceptos, de su relación (inclusiva y exclusiva) como forma de demostración del conocimiento.

Me pregunto: ¿el conflicto de polaridades es un conflicto de conceptos?

El concepto es entendido como la representación intelectual de un objeto, diferenciándose, pues, de lo sentido, lo percibido, lo imaginado o lo recordado. Las propiedades de los conceptos son: la comprensión y la extensión; la primera denota las características esenciales que contiene un concepto, y la segunda el número, la cantidad de objetos a los que puede aplicarse, de los que se puede predicar. Cuanto mayor sea el número de características que contiene un concepto, menor será el número de objetos a los que pueda aplicarse, y viceversa, entendido en la relación sujeto-objeto. En función de estas características se pueden construir las relaciones entre los mismos de jerarquía y subordinación. Expone que las operaciones de la mente son tres: Idea, Juicio y Raciocinio. Se llama juicio a la convivencia o la discrepancia de unas ideas con otras. Aristóteles define al juicio como: “acto de la mente en el cual, afirmando dos ideas objetivas, componemos; y negando dos ideas objetivas, separamos”. Del establecimiento de ésta relación, el interés del presente trabajo versa en los conceptos polares y contradictorios respectivamente:

Polaridad
Afirmación de dos ideas objetivas
COMPOSICIÓN
Posibilidad de actos intermedios
Proceso de Inclusión
“Msmicidad”
INTEGRACIÓN

Contradicción
Negación de dos ideas objetivas
SEPARACIÓN
Imposibilidad de actos intermedios
Proceso de exclusión
“Otroriedad”
NEUROSIS

Entonces, el conflicto de polaridades en el individuo, la aparición de la “otroriedad” , desde este argumento epistemológico es el resultado de que en el proceso mismo de la existencia particular,  nuestros conceptos acerca de nuestra estar en el mundo, se rigidizan en la comprensión del mismo y surge el sentido de incapacidad de exploración de nuevas opciones, de la operación y practica de recursos variados para la satisfacción plena de nuestras necesidades (a mayor comprensión, menos extensión), en el reconocimiento de nuestra conciencia y el ejercicio es dado desde parte ocultas, en la “sombra”…”lo que no se hace consciente se manifiesta en nuestras vidas como destino” (C.G.Jung) . El Yo se manifiesta en la descarga de su propia potencialidad, se diferencia e incorpora al mismo tiempo al ambiente, se caracteriza por la clara definición de una estructura totalizadora; el Pseudo yo “ actúa desde lo que está fuera de nuestros límites y es percibido como opresivo y hostil” (Salama, 2001)

En el desarrollo de la personalidad del individuo Jung, manifestaba cuatro tipos de sombra, definiéndola como “el aspecto negativo de la personalidad, la suma de todas aquellas cualidades desagradables que desearíamos ocultar, las funciones insuficientemente desarrolladas y el contenido del inconsciente personal” (1917). Son las siguientes:

1.      Sombra personal es aquella que se desarrolla de manera natural durante la infancia con la identificación de rasgos ideales (introyectados de figuras significativas) de nuestra personalidad – como la “buena” educación y la generosidad – ; al hacer esto vamos desterrando otras actitudes que se inadecuan a nuestra imagen ideal – el egoísmo y la grosería – ; sin embargo el ego y la sombra se van edificando simultáneamente de la misma experiencia vital. Opera como un sistema psíquico autónomo que perfila lo que es el Yo y lo que no es, lo que le esta permitido y lo que no le esta permitido.

2.      Sombra colectiva es aquella compartida con la humanidad. Es el significado comunitario de la naturaleza humana; de la representación de actos admitidos y no admitidos. A lo largo de la historia del hombre ha aparecido en su imaginación asumiendo aspectos tan diversos como monstruos – vampiros, hombres lobos, brujas, hechiceros– o en la exposición de alguien tan malvado que difícilmente podemos identificarnos con él y que rechazamos con gran ímpetu.
3.      Sombra familiar engloba todos aquellos sentimientos y acciones que la conciencia vigílica de la familia considera demasiado amenazadoras para su propia imagen y, consecuentemente, rechaza.

4.      Sombra biológica aspectos que se asientan en el propio proceso evolutivo, en las características que nos constituyen como especie, al rechazo de características negadas propias del desarrollo como animales – la utilización de la agresión como modo de sobrevivencia creativa -.

Una de las finalidades de la literatura, ha sido el de mostrarnos el aspecto oscuro, oculto, de la naturaleza humana. En 1886, Robert Louis Stevenson, tuvo un sueño revelador en el que un hombre perseguido por haber cometido un crimen ingiere una pócima y sufre un cambio drástico de personalidad que le hace irreconocible. Stevenson utilizó el argumento de éste sueño para escribir la obra “El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde”. El tema clásico de ésta obra es la presentación de dos personalidades, polarizadas, en la convivencia de una misma persona. Jekyll, un amable y reconocido científico, reconoce en un carta, que en su juventud se dio cuenta que la conciencia del ser humano se compone de dos aspectos: el bien y el mal que están vinculados en una lucha continua. Siguiendo la hipótesis de que es posible polarizar y separar estos dos componentes del yo, creó una poción que podía transformar a una persona en la encarnación de su parte maléfica ( su sombra) , consiguiendo al mismo tiempo depurar el lado bueno (el yo idealizado). Después de tomar la poción, Jekyll disminuía  su estatura, tomaba un aspecto desagradable para los otros, adquiría la fuerza y la astucia de doce hombres, su naturaleza malvada se volvía dominante, además su inteligencia se hacía extrañamente brillante y sus reflejos extraordinarios; a esta “persona” la llamó Edward Hyde. Después de unas cuantas transformaciones a Hyde, y viceversa, Jekyll se acostumbró a realizar regularmente la metamorfosis, sin embargo, su parte maléfica se fue haciendo más y más fuerte, rebasando la capacidad de Jekyll para controlarla. Después del asesinato de un parlamentario inglés, Jekyll, horrorizado, decidió dejar de tomar la poción.

¿Cómo es la relación del Dr. Jekyll y Mr. Hyde que conviven en cada uno de nosotros?

Tomando como un hecho que bajo la máscara de nuestro Yo consciente descansan ocultas todo tipo de emociones y conductas negativas – la ira, los celos, la vergüenza, la mentira, el resentimiento, la lujuria, el orgullo, la envidia, tendencias asesinas, suicidas – la Psicoterapia Gestalt se orienta hacia este proceso de integración, de mismicidad, de encuentro consigo mismo, de reincorporación de recursos no asimilados en conciencia, y por lo tanto, debilitados; tomando como puntos metodológicos referenciales el trabajo de Autoestima, Honestidad, Responsabilidad y Respeto manejados en el Ciclo de la Experiencia de Salama.

Bibliografía

1.      Gamba, J.M. y Oriol, M. (2008) Lógica aristotélica. Dykinson. España.
2.      Salama, P. H. (2001) Psicoterapia Gestalt . Proceso y Metodología. 2ª. Edición. AlfaOmega. México.
3.      Stevenson, L.R. (1998) El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Editorial Trillas. México.
4.      Zweig C. y Abrams J. (2008) Encuentro con la Sombra. El poder del lado oscuro de la naturaleza humana. Kairós. Argentina

Comentarios

comentarios

Deja un comentario