La importancia de la Comunicación No Verbal en la Práctica Terapéutica

Por: Karla RM Coulombier Vado quien es alumna de la Maestría en Psicoterapia Gestalt en la Universidad Gestalt y lo escribió el 18 de Junio de 2015

Es muy difícil saber, a ciencia cierta, la interpretación real de la comunicación no verbal en el ser humano. Sin embargo este tipo de comunicación es un fénomeno posible de identificar. En la práctica terapéutica este tipo de comunicación puede ser muy recurrido por el paciente en las sesiones de trabajo. ¿Cómo podemos reconocer cuando se manifiesta este tipo de comunicación? Nos será de mucha utilidad indagar en este tipo de comunicación. De esta manera la identificaremos con mayor facilidad cuando entre en juego y así enfrentarla con mejores resultados.

El acto de comunicar viene acompañado por el intercambio de emociones, sentimientos, opiniones, experiencias e ideas que hacen unos a otros; es la acción de emitir señales por parte de un emisor a un receptor, compartiendo ambos un código en común. Cuando este intercambio es formado por gestos, posturas, miradas que utilizamos consciente e inconscientemente para expresarnos, nos referimos a la comunicación no verbal. Este tipo de comunicación es tan recurrida a tal grado que alcanza un porcentaje del 65% contra un 35% de la comunicación verbal. Su importancia es tal grado que es considerado que la comunicación no verbal es la que mayor transmite información.

Lo más importante de la comunicación es escuchar lo que no se dice. (Peter Drucker).

 

La comunicación no verbal de los seres humanos puede llegar a ser bastante compleja, al refererirnos a este tipo de comunicación, nos referimos también a un sistema de señales asociados para integrar lo que se quiere comunicar. Para distinguir de forma clara este tipo de comunicación se sugieren los siguientes criterios básicos. Uno es la postura, miradas, gestos, las manos, las expresiones del rostro y todo lo que es empleado por los sentidos. El segundo tiene que ver con el tono de voz, la velocidad al hablar, si es pausada o no. Y el tercero es, que este tipo de comunicación no depende sólo de gestos, posturas y miradas, si no en la distancia que hay entre una persona y otra. Según estudios psicólogicos las personas cuando hay mayor cercanía hay mayor confianza, a diferencia de que con otras personas el ser humano prefiere mantener distancia.

En la práctica terapéutica, la comunicación establecida entre paciente y terapeuta dentro del espacio mejor conocido como consultorio, puede sucitarse de forma no verbal. Esto es que el paciente puede decirnos mucho sin tener que decir una sola palabra. El terapeuta estará de manera atenta durante la sesión de lo que el paciente le dice y como se lo dice en el intercambio de comunicación, además de dirigir su atención en la postura del paciente o en los gestos que haga.

Es de vital importancia y necesaria la observación del paciente cuando se comunica de forma no verbal. El terapeuta teniendo en cuenta esta forma de comunicación, le brindará información que le puede ser útil para descifrar la personalidad del paciente e ir obteniendo información confiable. Determinar si aquello que dice es congruente con lo que hace, así al centrar su atención en este componente de la comunicación le ofrecerá diferentes datos que pueden ser relevantes para llegar al fondo de la problemática del paciente y de lo que le ocurre, así como también evaluar el grado de participación dentro de la sesión. Ray Birdwhistell llegó a la conclusión de que no existen gestos universales, ya que depende de cada cultura y entorno, aunque si hay gestos muy similares, nunca tendrán el mismo significado, pero si el contexto puede determinar los gestos. El cuerpo transmite nuestras emociones.

La comunicación no verbal ahora despierta un enorme interés en diferentes disciplinas, parece ser parte del espiritú de nuestro tiempo, de la necesidad que siente el ser humano de ponerse en contacto con sus propias emociones. Expresar sin palabras su verdad emocional. En la práctica terapéutica, por ejemplo el terapeuta al observar al paciente, al observar su movimiento elige diferentes unidades de la conducta separadas, el contacto visual, la sonrisa, el movimiento del cuerpo. De esta forma cada vez más son los terapeutas que emplean el estudio de la comunicación no verbal en sus sesiones, el terapeuta al señalarle al paciente y ser confrontado, aprende y reconoce de su propia comunicación no verbal. La conducta es aceptada como comunicación, ya no se maneja una unidad-mensaje monofónica, si no más bien con un conjunto fluído y multifacetico de muchos modos de conducta.

Tu expresión corporal, define tu personalidad aún sin hablar. (Charles Chaplin)

Así pues, además de los criterios básicos que se mencionaron, es importante conocer los factores asociados al lenguaje no verbal. Hagamos referencia a tres áreas de estudio que son fundamentales:

  1. Paralingüistica, se trata de características que no pueden ser consideradas como verbales, estas dependen de circunstancias del emisor como son sus emociones o sus intenciones al emitir su mensaje. Cuando nos comunicamos verbalmente, empleamos un determinado tiembre y tono de voz.
  2. Kinesia, también conocida como kinesis, esta área analiza las posturas, gestos y movimientos del cuerpo humano.
  3. Proxémica, o proximidad especial. Esta disciplina estudia el espacio y la distancia que guardan las personas al comunicarse verbalmente. Esta distancia depende de varios factores, como la personalidad, la edad, la cultura.

Es muy importante mencionar que la comunicación no verbal tiene diferentes funciones y usos. Por ejemplo para expresar sentimientos y emociones como ya se ha mencionó, otro es para sustituir palabras, un mensaje verbal es sustituido por uno no verbal como responder con un gesto; otra función es para enfatizar el lenguaje verbal, como por ejemplo mover la mano a la vez que decimos adiós, enfatiza lo que decimos con palabras. Otro es la posibilidad de contradecir la comunicación verbal, esto es que las señales no verbales tienen que ser congruentes con el mensaje verbal, como cuando decimos algo pero con un gesto expresamos lo contrario y por último haremos mención de la función como regulador de la comunicación, esto es que los mensajes no verbales regulen a un mensaje verbal cuando se usan para una conversación, por ejemplo cuando alguien alza la voz para seguir hablando o como cuando alguien golpea la mesa, esto marcaría el ritmo de la conversación.

Así es como el estudio de la comunicación no verbal resulta fascinante para muchas disciplinas. De cierta forma a los seres humanos nos gusta interpretar y tener la intuición de descifrar esta comunicación.

La comunicación no verbal está notablemente en el transcurso de nuestras vidas, indudablemente la adquirimos desde la infancia. Cuando empieza la vida el hombre, no nace hablando y sus primeras comunicaciones son no verbales. Esta comunicación resulta altamente necesaria ya que con ella podemos comunicar y transmitir mensajes, la mayoría de emociones se transmiten en forma no verbal; hay señales no verbales que regulan el fluir de una conversación.  Es importante que el terapeuta se convierta en un agudo observador de su paciente y desarolle la habilidad de escuchar al paciente en su comunicación verbal y no verbal para lograr un buen trabajo en el proceso terapéutico.

 

Referencias:

  • Cantoral, V. (2010) Ensayo de comunicación no verbal. Recuperado de:

http://mundogestalt.com/ensayo-de-comunicacion-no-verbal/

  • Davis, F. (2010) La Comunicación No Verbal. Buenos Aires. Psicología Alianza.
  • Watzlawick P., Helmick Beavin J. & D.D. Jackson (1985). Teoría de la Comunicación Humana. Barcelona. Herder.
  • DeFleur, M., Kearney, P., Plax T., DeFleur M. (2015) Fundamentos de Comunicación Humana. McGraw Hill Interamericana Editores, S.A. de C.V.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario