La empatía en Gestalt

Por: Pamela Cassis

Primero que nada es necesario aclarar qué es la empatía. La empatía es la capacidad que tiene el ser humano para conectarse a otra persona y responder adecuadamente a las necesidades del otro, a compartir sus sentimientos, e ideas de tal manera que logra que el otro se sienta muy bien consigo mismo. Es sabernos poner en los zapatos del otro.

Muchas veces nos podemos preguntar que tiene que ver la empatía en un proceso terapéutico. La empatía es una canal que abre la total comunicación entre el paciente y el terapeuta. Porqué es tan importante la empatía dentro de la Terapia Gestalt. El terapeuta Gestalt no es un consejero sino que es un acompañante y facilitador de los procesos de auto descubrimiento de la persona.  Para que se logre un buen trabajo psicoterapéutico es necesario que exista empatía entre el terapeuta y el paciente. El terapeuta debe ser capaz de escuchar, comprender los problemas del paciente, sin emitir ningún juicio. Es necesario que el terapeuta sea capaz  de desarrollar la habilidad para lograr entrar en el mundo del paciente y esto lo logramos siendo empáticos con el paciente, ya que  favorece a que el paciente se pueda abrir. Si no existiera ese ambiente de confianza, de aceptación incondicional no se podría lograr un trabajo eficaz.

Carl Rogers es quien más énfasis puso en la función de apoyo del terapeuta. Para él, el terapeuta debía sentir y manifestar y hacer que el paciente lo notara, una  aceptación incondicional y empatía. La otra condición necesaria, para que el terapeuta no se perdiera en la confluencia y para que la persona sanara, era la congruencia del terapeuta. Es decir, el apoyo y la empatía debía ser verdadera, no fingirla ni fabricarla.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario