La Depresión

Published by administrador on octubre 5th, 2010

Por: Marco Antonio Villasana
Publicado el 02 de agosto 2002

“La gente activa no está deprimida”
– Héctor Salama

La depresión no se puede considerar como una enfermedad, es un sentimiento, un estado de ánimo, el traje que decidimos usar un día y que en la misma forma podemos botar. cada ser humano la asume de manera diferente: lo que podría ser motivo de alegría para algunos, a otros les reprime y entristece. Hay a quien le dura un día, en cambio otros la padecen por semanas y aun meses.

Para  escribir sobre este tema, consultamos al Dr. Héctor Salama Penhos, licenciado en psicología de la Universidad Iberoamericana. Maestro y doctor en psicología de la Universidad de Newport, Calif. USA. Discípulo directo de Laura Perls, Fundador, investigador, terapeuta didáctico y profesor del Instituto Mexicano de Psicoterapia Guestalt. Creador de la primera maestría de Psicoterapia Gestalt en el mundo, y director general del Centro Gestalt de México (IMPG). Además de ser autor de diversas obras científicas y miembro honorario de diferentes organizaciones a nivel nacional e internacional.

Depresión Natural y Depresión Neurótica

Héctor Salama nos recibió en su consultorio del Centro Gestalt de México. Es un hombre que brinda confianza y seguridad de inmediato. Sin soltar su pipa, con gran amabilidad  explicó que la depresión es un estado afectivo, y que se puede subdividir en dos, una q ue sería una depresión natural, originada por una pérdida real, que implica un proceso de duelo. La otra es la depresión excusa, la neurótica, la que se utiliza para no hacer nada gracias a ella. “Yo he escrito en mi libro Para sentir y pensar que la depresión es soluble en la actividad. La gente que está activa no está deprimida, porque no tiene tiempo para estar rumiando pensamientos negativos.

“La depresión siempre se refiere a un momento del pasado, usted no se puede deprimir en este momento, si no que es un proceso que lo ancla a algo que ya le pasó, pero que -en el aquí y el ahora- continúa presentando como una una manera de poder justificar su inactividad”

La depresión se puede contemplar como una herida que no ha cicatrizado, agrega Salama: “Es una herida que yo no quiero que cicatrice para seguir quejándome, hablo de la depresión neurótica, no hay que confundirse con la otra que es sana. La mayor parte de la gente considera que la depresión solamente se puede resolver con fármacos, y yo estoy en contra de éstos. Sin embargo, creo que es una falta de responsabilidad de la persona que se deprime, el pretender que por fuera la ayuden, a nivel de fármacos y no mejor tener la valentía de confrontarse consigo misma y asumir su responsabilidad de algo que está provocando”.

Receta Para Deprimirse: Yo No Valgo, Nadie Me Quiere Y Para Qué Vivo

Héctor Salama dio una receta infalible para provocar depresión, que consiste en repetir de forma constante: yo no valgo nada, nadie me quiere, y para qué vivo. Ya que quien la repite varias veces se deprime automáticamente. “Podemos creer entonces que yo mismo puedo fabricar mi depresión, y de la misma manera cuando la fabriqué puedo deshacerla, dándome cuenta de la belleza de un amanecer, de que existo, de que soy. No obstante, el neurótico no asume su responsabilidad, culpa a su familia y culpa a todos.”

“Usted puede crear lo que quiera, lo que no puede crear es lo genético, se puede pintar el pelo, pero le seguirá saliendo del color que determina su herencia genética, a menos que usted envejezca y encanezca. Su tipo de piel podrá cambiarla, como hizo ‘X’ personalidad del espectáculo, pero su piel es su piel. Es decir, una cosa es lo que no se puede cambiar, lo que viene genéticamente predeterminado, y otra es lo que sí podemos cambiar, que es todo lo que se deriva del aprendizaje.”

“Si usted se va a Londres y pide un auto, se lo dan con el volante al revés. Y cuando maneja se da cuenta que lo hace en sentido contrario de como manejamos en México. A la semana, a los quince días, aprendió a manejar y desaprendió. Al volver a México desaprende y aprende algo nuevo, o sea, lo que ya conocía, eso se llama aprendizaje.”

“Desde otro punto de vista, yo no puedo aprender a deprimirme: si en mi familia hay depresión, son depresivos, actúan como depresivos. O puedo no aprenderlo o desaprenderlo, y reaprenderé una nueva conducta; desde ese momento puedo asumir mi responsabilidad de ser lo que yo quiero ser. A eso va dirigida la Gestalt, a que usted sea lo que es, no lo que otros le han dicho que sea, y desde ese punto de vista puede lograr lo que quiera, dentro del sentido común, tampoco quiera ser astronauta a los 40 años de edad, pero hay cosas que sí se pueden”.

La Autoestima

La autoestima es el elemento que caracteriza o determina a un triunfador de un fracasado, y que se desarrolla desde la más tierna infancia. “Las personas depresivas buscan meterse en situaciones en las que terminan sintiéndose mal, comparan la buena situación de otras personas y al final se sienten mal, y en la depresión lo que disminuye, a lo que se le hace daño, es la autoestima. He escuchado a gente que dice: yo no tengo autoestima o la he perdido. La autoestima es como una bicicleta que tenemos en casa que podemos usar o no. Desde un punto de vista neurofisiológico, estaríamos hablando del lóbulo frontal que se llama cognitivo o volitivo, es decir, muchos no lo usamos y por lo tanto no nos damos cuenta que podemos elegir cómo poder vivir, porque no estamos asumiendo la responsabilidad de ser lo que somos y estamos dejando de utilizar cantidad de neuronas y de posibilidades, todo por estar cómodamente instalados en el pasado”.

Las Madres Pueden Fabricar Niños Depresivos

El niño aprende de su entorno, su primera escuela es su hogar, y de esta manera asimila la conducta de los adultos más cercanos, en este caso la madre desempeña un papel muy importante, ya que el niño percibe su conducta y sus estados de ánimo. El doctor Salama, con una experiencia de más de 18 años, explica que las madres pueden fabricar niños depresivos: “Una madre, un padre puede enseñar a un niño a ser depresivo con su conducta. Los niños aprenden lo que viven, no aprenden de otro modo, su mundo son sus padres, básicamente más su madre. La madre aparece a los tres meses de edad, y el padre a los tres años. El universo del niño es la madre. Ahora, esta madre y este padre conforman un sistema en el cual está incluido el hijo, como se comporte el sistema el hijo va a aprender. Muchos aprenden al contrario, diciendo yo voy a ser diferente a mi hermano, soy diferente a mis padres, buscando un poco el encuentro con su propio yo, lo que ocurre en la adolescencia, sin embargo se establece ya a nivel adulto. En Gestalt, decimos que la persona que tiene su propia sabiduría dentro de sí mismo y lo que hace un gestaltista es facilitar el proceso de autodescubrimiento, no decirle lo que tiene que hacer o no hacer. Vamos a trabajar juntos, yo te voy a acompañar pero tú eres el que va a querer hacer esa aventura: qué quiero de mi vida, qué quiero de mi existencia.

“A mi me gusta mucho que la gente me diga -no estoy conforme conmigo mismo-, porque ahí veo la posibilidad de lograr un avance, porque si estoy conforme no avanzo, porque sigo igual”.

Opciones Para Los Que Se Deprimen

Para los que lean estas soluciones, no las podrán comprar en ninguna farmacia, ya que, como hemos visto, no son los fármacos los que nos prestarán una verdadera ayuda, sino asumir la responsabilidad de nuestros actos, y elegir entre estar bien o mal. “Bernard Shaw decía: la gente siempre le hecha la culpa a sus circunstancias. Yo no creo en éstas, las personas a las que les va bien en la vida van en busca de sus circunstancias, y si no las encuentran se las fabrican. Es decir, Shaw aparte de filósofo era muy sabio, y era una persona que decía vamos a creer en nosotros mismos, vamos a dejar de molestar a los demás, vamos a asumir nuestra responsabilidad -que podríamos analizar esta palabra como habilidad para responder-. Si la familia no nos lo enseñó cuando éramos niños podemos aprenderlo de grandes, porque así es la vida, hemos aprendido y hemos superado a nuestros padres, si no lo hubiéramos hecho estaríamos viviendo en la época de las cavernas. La información que tenemos en nuestros cerebros es mucho mayor de la que tuvieron todas las generaciones que nos anteceden, porque cada una va creciendo más y más”.

La Gestalt

Durante la entrevista con el Dr. Salama, escuchamos varias veces la palabra Gestalt, pero surge la duda cuando se crea esta corriente, qué le puede proporcionar al hombre, o en qué forma le puede ayudar a diferenciar de otras, como el psicoanálisis. “La Gestalt surge justamente para insertarse en el hueco que dejaron las psicoterapias, las filosofías, se apoya mucho en el existencialismo: que plantea que el hombre no tiene existencia, el hombre es existencia; el hombre no tiene corazón, el hombre es el corazón, es decir, estamos rompiendo la dicotomía natural entre alma y cuerpo, o entre mente y cuerpo, para ser un todo, somos un todo, y éste es muy valioso, porque encierra la existencia del ser humano. Y en ese momento yo puedo asumir que una depresión neurótica se debe a que de alguna manera yo no estoy haciendo contacto con mi parte sabia, con mi sabiduría interior, estoy dejándome llevar por la corriente. Es muy fácil ser depresivo, o estar deprimido, lo más fácil que hay es ser flojo.

Depresión, SIDA y Cancer

De acuerdo a las situaciones que confronta el ser humano, su estado de ánimo fluctúa, como en una escala musical. Lo que es una actitud sana y ha sido comprobado científicamente: cuando tenemos un éxito, nos sentimos felices, o podemos estar enojados y tristes al enterarnos de una noticia desagradable. Lo anormal son aquellas personas que se estacionan en un solo tono, siempre están enojadas o deprimidas. Este es el caso de cualquier enfermo, que al dejarse abrumar por su malestar, sus expectativas de vida se reducen o su recuperación es más lenta. Para Salama estos enfermos se dejaron en la actitud cómoda. “Existen estudios sobre el SIDA y el cáncer, de personas que han logrado superarlos con su actitud, enfermedades que disminuyen las defensas. La gripe, así de fácil, cuánta gente se agripa y cuánta no: la que no es porque tiene las defensas altas y viceversa. Ahora ¿cómo puedo yo subir mis defensas?, creyendo en mí, aumentando mi responsabilidad, y teniendo una actitud positiva hacia la vida. Es decir, una persona que sufre, entendiendo que su sufrimiento es por algo normal, tendrá un proceso de valoración, pero si sigue sufriendo después de que ya pasó un cierto tiempo, digamos un año, es por que su sufrimiento está enganchado a una patología, y se sigue quejando de su pasado, en vez de decir hoy es un nuevo día”.

“Al sol le importa un comino si ayer fue lunes, martes o viernes, él sigue dando vueltas. La noche y el día van cambiando y es un nuevo día. Y así al decir un nuevo día, la propia naturaleza nos está enseñando algo, seguimos como ayer, como anteayer, o hacemos un cambio, y el hacerlo implica fortaleza. Que muchas veces, una buena psicoterapia puede resolver porque asumes la responsabilidad: qué hago hoy con esta energía, qué hace usted con su energía, se sigue quejando y malgastándola, se sigue usted quedando en el pasado o vamos a crear hoy para mañana cosechar. La naturaleza nos está diciendo, ¿por qué no creer que somos la naturaleza vestida de hombres?

La Depresión No Diferencia Entre Jóvenes y Ancianos

La depresión no es un ser, ni un virus que nos atrape, es una actitud del hombre. “La depresión no ataca a nadie, uno se la fabrica, el niño obviamente está aprendiendo del adulto; en cambio en la adolescencia es algo normal, porque es un momento de reflexión, empezando por lo que está ocurriendo: hormonas por todos lados, cambios de bárbaros. A la chica se le desarrollan los pechos, y dice ésta no soy yo, el esquema corporal cambia. En la menopausia hay un cambio hormonal muy radical, sin embargo esto no debe ser causa para que la mujer se deprima, ella lo elige. Orgánicamente hay una causa, pero también se puede atacar de forma positiva. Hay cantidad de mujeres que al ya no ser fértiles, la pueden pasar mucho mejor, en cambio otras contemplan a la muerte más cerca. La depresión por la muerte es una buena manera de seguir atados al pasado, pero si todavía no estás muerto ¿para qué te estás muriendo antes? Si todavía tienes vida, vive hasta el último segundo”.

“En realidad la vida es un breve lapso, entre el nacimiento y el fin, ¿por qué no vivirla bien? Stevenson decía, si la vida es un viaje ¿por qué no hacerlo en primera clase?… y me encanta, ¡me encanta! (grita y se entusiasma). Y se puede hacer en primera para colmo, pero es cuestión de decirlo y actuarlo, y de alguna manera la psicoterapia Gestalt nos da los elementos para reflexionar sobre cómo me ha hecho daño, y cómo puedo empezar a dejármelo de hacer”.

La Depresión, Posible Causa de Muchas Enfermedades

La depresión neurótica que se fabrica un ser humano puede también ser la causa de cierto tipo de enfermedades como las reumáticas. “La depresión es una forma de autoagresión, estamos hablando de la depresión neurótica. La persona que se deprime neuróticamente es una persona autoagresiva, que está yendo en contra de su propia vida, y por supuesto en contra del sistema familiar y social. Porque si usted se deprime, se enferma, deja de actuar, de producir, lastima a su familia y a la sociedad porque su producción es importante, sea cultural, económica o social. Entonces es usted un autoagresivo, y aparte agresivo porque está agrediendo al sistema, porque nadie vive solo, no existe nadie que pueda hacerlo, aun el que lo hace necesita de la naturaleza para alimentarse, del aire para respirar. No existe la persona independiente, existe la persona interdependiente, y existe la persona dependiente, que es neurótica”.

¿Por Qué Se Deprime la Mujer?

Cuáles son las causas más importantes por las que la mujer se deprime. “Yo he visto mujeres que se deprimen cuando sus hijos se casan, y al quedarse solas con el marido, ya no saben qué hacer y se quedan con un vació enorme. Hay también una depresión postpartum, al nacer el bebé la mujer siente un gran vacío por la pérdida del ser que llevaba en su vientre, que puede durar unos cuantos minutos (más adelante). Otro tipo de depresión es debida a la descalificación por el marido, es decir, tú no vales, no sirves, no existes. La depresión por no lograr lo que ella esperaba, pensando que otros tienen que cumplir sus expectativas, sin darse cuenta que nadie tiene que cumplirlas, es ella quien tiene que hacerlo. Volvemos a lo mismo, culpa a otros, que esa sería la línea de esta plática: la no responsabilidad que implica una culpa y una queja. Muchas mujeres se deprimen porque está lloviendo o el día está gris, sin darse cuenta que ellas son las que están lloviendo y están grises. O la depresión del fin de año, algo natural, ya que es debido a que se liga con el fin de la vida. Es decir, muere la vida, por eso decimos feliz año nuevo. Desde ese punto de vista, todo final implica depresión, porque está relacionado con la muerte, y todo inicio implica una alegría porque significa un nacimiento”.

Colofón

La depresión es una elección como ya lo contemplamos en la charla con el Dr. Héctor Salama. Hay quien decide ponerse un traje oscuro a diario, otros escogen en una gama muy amplia de colores, Es preferible sonreír, que llevar el rostro contraído de preocupación y de desdicha. Aventurarse a estar rumiando o esperar un cambio milagroso en la condición que nos aflige. La vida es pérdida y ganancia, la gente se deprime cuando piensa que ya no tiene ganancias, sin contar que el milagro interno que los sostiene en la vida es más que suficiente para estar agradecidos con Dios o con la misma naturaleza en su prodigio. La depresión es un final de función para muchos, sin pensar que es en el ensayo diario como el artista logra la perfección. No hay fármaco por potente que sea que se compare con la voluntad humana, con la supervivencia y sabiduría que por milenios llevamos en la memoria biológica de nuestro organismo. El hombre, la mujer que sufre, también puede volver aprender a ser feliz.

Para concluir, quiero hacer notar la afición del Dr. Salama por la figura legendaria del “Quijote”, pensando en eso he escogido un fragmento de la obra de Cervantes para cerrar este tema. “Señora mía, sepa vuestra señoría que todo el mal de esta doncella nace de ociosidad, cuyo remedio es la ocupación honesta y continua… y esta es la verdad, este mi parecer y este es mi consejo”.

La Depresión Post Partum

La depresión postpartum está siendo rápidamente conocida como un efecto significativo posterior al nacimiento del niño. Se piensa que su intensidad varía de una ligera ansiedad a una severa psicosis, la mayoría de las mujeres experimenta depresión de alguna clase después del nacimiento de sus hijos.

Este estado no sólo se llega a presentar en madres primerizas. Algunas mujeres llegan a deprimirse después del nacimiento de cada uno de sus hijos.

Casi toda madre pasa por un periodo bajo de cerca de tres días después del nacimiento, coincidiendo con el tiempo en que los pechos empiezan a producir preferentemente leche que calostro. Muchas más mujeres, no obstante, experimentan una severa depresión cuando salen del hospital. Estos sentimientos pueden durar unos pocos días, pero si la mujer está muy débil físicamente, pueden persistir por algunos meses.

La mayoría de sentimientos más comunes que se pueden experimentar durante la depresión son confusión, shock, inseguridad, inadecuación, temor de inhabilidad a poder hacer frente al bebé, y además una desilusión acerca de su sexo y apariencia. Muchas mujeres se sienten temerosas porque no pueden entender sus sentimientos, además están aterrorizadas por el pensamiento de que sus matrimonios están en riesgo.

La depresión postpartum es frecuentemente atribuida a un descontrol hormonal después de haber dado a luz, pero las evidencias son todavía inconclusas, ya que se ha notado este sentimiento tanto en madres adoptivas como en naturales. Probablemente la causa más importante de esta clase de depresión es la glorificación que la sociedad forja de la maternidad. Cuando la realidad de la situación no se compara con la imagen brillante que muestran los anuncios comerciales de talco para bebés, la madre siente que algo está mal con ella. Entonces ella empieza a poner en duda su talento de lograr ser una madre amorosa y se siente culpable por ello.

Algunos especialistas prescriben fármacos para ayudar a la mujer que está en ese estado, pero usualmente es preferible tratar la causa más que a los síntomas. Si la madre recibe apoyo emocional y confianza por parte de su familia, amigos y otras madres, las oportunidades de un restablecimiento rápido y completo son muy buenas. (Adaptación y traducción de “From Woman’s Body: An Owner’s Manual by the Diagram Group”).

Artículo rescatado de la revista “Activa” Año 18 No. 21, México.


Comentarios en Facebook


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Spam protection by WP Captcha-Free

Spam protection by WP Captcha-Free

Google Plus