La creatividad como estilo de vida

La creatividad como estilo de vida

Por: María Fernanda Vargas

Alumna de Maestría en Psicoterapia Guestalt

Resumen

Las personas llegan a bloquear su proceso creativo cuando comienzan a desenvolverse de forma monótona. Por ello, es necesario que se permitan experimentar desde un sentido lúdico donde se busque terminar con lo tradicional. Esto no significa que se deban de traspasar las normas y reglas de los distintos entornos ya que su función es delimitar el área donde el sujeto podrá expresarse. El uso del pensamiento analógico y lateral son necesarios para detectar los problemas, analizarlos y determinar diferentes formas para allegar a distintas posibles soluciones; esto permitiría a las personas centrarse a su vez en la modificaciones de cosas ya hechas para su mejora en vez de estar arreglando lo ya realizado pues el enfoque de trabajo estaría destinado a un enfoque distinto al existente, permitiendo un mejor funcionamiento del sujeto en diferentes entornos.

Palabras clave: creatividad, pensamiento análogo, pensamiento lateral, actitud creativa, solución de conflictos, lúdico.

En ocasiones los seres humanos consideran que obtendrán beneficios al formar rutinas a lo lago de la vida por ser este el camino hacia la estabilidad y crecimiento como parte de los objetivos que se proponen (Estrada, 2012). Cuestión que generalmente llegamos a escuchar de ciertas personas al mencionar: “Entrar en una buena empresa y permanecer por mucho tiempo es lo mejor que puedes hacer. Hará que tengas un desarrollo crecimiento interno y alcanzarás grandes puestos”.  Sin embargo, se llega a mal interpretar el permanecer en una empresa con la realización de rutinas constantes y el desempeño monótono; dicha situación sucede, no únicamente dentro del marco laboral, sino en los distintos entornos donde puede llegar a manifestarse el ser humano.  Los hábitos y las rutinas no son esencialmente negativos mientras se enfoquen en la realización de tareas específicas, donde la energía que se llegue a invertir en estas se la menor posible y dando espacio para el desarrollo de la creatividad en sus diferentes pasos (Estrada, 2012).

Para ello, la presencia del pensamiento analógico en el individuo es indispensable porque le permite realizar conexiones al buscar solucionar conflictos relacionando experiencias pasadas en la presente vivencia, reacomodar y acceder a una flexibilidad mental para realizar alternativas nuevas sin apegarse o llevar a cabo aquellas utilizadas en el pasado (Ferreiro, Mitjáns, Montesino, Rodríguez, Romo y Waisburd, 2008). Sin embargo, no únicamente se requiere de este tipo de pensamiento para solucionar un conflicto, sino el uso del lateral, el cual permite el movimiento ante la visión de un conflicto desde diferentes panoramas permitiéndole formar y llegar a diferentes tipos de soluciones (Waisburd, 1996). Esto es descrito por Edward De Bono (2011) al mencionar que para la resolución del conflictos se requiere de la realización de una descripción para poder hablar de una solución. La primera hace referencia de la diversidad de explicaciones que se pueden realizar de un mismo contexto, llevando al individuo a la segunda, donde podrá llegar a una resolución mediante el uso progresivo del pensamiento al reestructurar el material que tiene de una misma circunstancia (De Bono, 2011). Esto generaría que se evitara lo que comúnmente realiza el ser humano, se centra en reparar lo que está mal en vez de perfeccionar lo que esta bien postergando la necesidad de reconstruir, y se manifiesta en el individuo desde su comunicación, la interpretación del mundo externo y en el reconocimiento de situaciones donde se les afronta desde modelos previos en vez de establecer nuevos específicos (De Bono, 2011); permitiría al individuo tener una “visión más fresca y actualizada sobre el mundo” (Lowen, 2010).  El tener acceso a dicha “visión” permite al sujeto desenvolverse como un niño enfocado en la curiosidad y asombro donde se presenta una falta de estructura en la forma de ser y pensar, cuya manifestación permite tener acceso al único valor de la vida, el error, ya que por medio de estas experiencias  es donde éste se desarrolla y crece (Lowen, 2010).

Que el ser humano se permita expresarse, pensar y actuar, como se mencionó previamente, hará que se desenvuelva desde un enfoque creativo pues le permitirá romper con las normas y patrones tradicionales que a su vez fomentará un mayor alcance de placer y alegría en el vivir, debido al constante acceso de la “frescura” que permitirá acceder a los estímulos de fondo (Allan, Kindon, Murrin y Rudkin, 2001; Lowen, 2010). La actitud creativa es la que le permite integrar los aspectos opuestos y necesidades de la persona, vivencias, entornos, etc. para percibirlo como uno sólo y cuando la experiencia no es integrada de forma correcta, es decir por medio de la creatividad, puede llevar a la confusión (Lowen, 2010).

Finalmente, la imaginación es considerada como el motor de la creatividad y es la que permite fusionar el realismo del adulto con el del niño, permitiéndole al individuo adentrar en su inconsciente para conectar con sus sentimientos y poder encontrar las soluciones que busca (Lowen, 2010). Así mismo, se adentra a un sentido lúdico que propicia la visualización de las cosas desde un modo novedoso y orillado a la búsqueda de romper con los significados que se le han asignado a las cosas con anterioridad.  Es necesario considerar el material obtenido del proceso primario que es libre de las limitaciones de la lógica por no haber sido influido por la cultura, y no el del secundario, el cual se forma a través de la experiencia y tiene un carácter lógico e intelectual. Sin embargo, esto no quiere decir que los parámetros lo obstruyen, sino por lo contrario permiten su manifestación dentro de un espacio delimitado para el juego (Landau, 1987).

Por lo anteriormente expuesto, se concluye que la creatividad es un aspecto esencial en el desarrollo del ser humano, la cual le permite desarrollarse, crecer y encontrar la felicidad y el placer. En ocasiones las personas tienden a detener sus procesos creativos al desenvolverse de forma monótona, bloqueando toda posibilidad lúdica de la vida y de buscar diferentes  soluciones ante distintos problemas.


Referencias

Allan, D., Kindon, M., Murrin, K., & Rudkin, D. (2001). !Qué pasaría si…!: Cómo iniciar una revolución creativa en el trabajo. México: Compañía Editorial Continental.

De Bono, E. (2011). El pensamiento lateral: Manual de creatividad. México: Paidós.

Ferreiro, R., Mitjáns, A., Montesino, L., Rodríguez, A., Romo, M., & Waisburd, G. (2008). La creatividad un bien cultural de la humanidad. México: Editorial Trillas.

Landau, E. (1987). El vivir creativo: Teoría y práctica de la creatividad. Barcelona: Editorial Herder.

Lowen, A. (2010). La experiencia del placer: Vivencias corporales, creatividad y bioenergética para alcanzar una vida más plena. Barcelona: Paidós.

Estrada, M. (2012). Manual de creatividad: Los procesos psíquicos y el desarrollo (3a ed.). México: Trillas.

Waisburd, G. (1996). Creatividad y transformación: Teoría y técnicas. México: Editorial Trillas.

Universidad Gestalt (http://www.gestalt.mx)

Para más artículos visita: http://www.mundogestalt.com

Centro de orientación psicológica en adicciones y trastornos alimenticios (COPA) http://www.facebook.com/orientacionpsicologicaenadicciones

TAGS: #gestalt #terapia #psicoterapia #psicoterapiagestalt #terapiagestalt #universidadgestalt #adicciones #adiccion #trastornosalimenticios #drogas #droga #drogadiccion #bulimia #anorexia

Comentarios

comentarios

Deja un comentario