La Creatividad como Estilo de Vida

La Creatividad como Estilo de Vida

Por: Mtra. Guadalupe Zamora Mercado

Alumna de Maestría en Psicoterapia Guestalt

INTRODUCCIÓN

Según el Diccionario de la real Academia de la Lengua Española, la creatividad es la facultad de crear, la capacidad de creación.

Hoy en día, según las estrategias de enseñanza vinculadas con las necesidades de capacitación y competencias a nivel mundial, toda creatividad debe ir acompañada por la acción, porque si no fuera así, simplemente no tendría evidencia ni influencia sobre nada.

DESARROLLO

Creatividad es la capacidad de observar nuevas posibilidades y realizar algo con ellas. Cuando una persona va más allá del análisis de un problema e intenta poner en práctica una solución se produce un cambio, esto es creatividad.

Para comenzar a vivir creativamente, necesitamos conocernos a nosotros mismos, o por lo menos estudiar nuestro comportamiento.

¿Cuáles son nuestros modos de aprender? ¿Qué lóbulo cerebral utilizamos más? ¿Somos más visuales, auditivos, kinestésicos? ¿Somos más teóricos, naturalistas, espaciales, analíticos? ¿Somos más esquemáticos o imaginativos?… ¿cómo somos conociendo?

Una vez realizado el diagnóstico sobre la personalidad, el individuo podrá definir y explicar mejor cuáles son los elementos que le conforman y con los que se puedan desarrollar sus habilidades.

Una suposición social es el pensar que la creatividad solamente la desarrollan los artistas, siendo que Leonardo Da Vinci o Einstein (entre otros cientos de genios) demostraron lo contrario.

El conocimiento puede ser teórico o práctico, pero lo óptimo sería combinar ambos recursos intuitivamente porque la creatividad sin acción, o la acción sin planeación, dan resultados diversos y no necesariamente efectivos.

La motivación es tan importante que sin ella no hay resultados completos positivos, es por ello que hay que estudiar si tenemos barreras mentales psicológicas, familiares o sociales que nos impidan llegar a nuestros objetivos y, este es otro tema ideal para la metacognición.

Para la solución de los problemas que encontremos en el camino de la vida, la creatividad encuentra la vía inventando técnicas como los “Diez pasos para solucionar un problema” (Tracy, B. y Rose, C. 2007); “El Método SCAMPER” (Earle B. 2013); “El Método Delphi” (Facione, Peter A. 2007), etc.

Entre todos estos patrones existe un modelo de acción para resolver problemas a la medida de las habilidades de cada ser humano.

El “Método de los Seis sombreros” (Bono. E. 2012), es un modelo particularmente idóneo para el tema de la creatividad, puesto que se refiere a asignar un color a cada “escenario” posible para poder resolver alguna cuestión y también incluye la “teatralización” de ponerse un sombrero para ocupar otro personaje mientras resolvemos el asunto a tratar. En todo caso es importante que no nos estorbe el ego.

CONCLUSIONES

El pensamiento crítico requiere de un mínimo de autorregulación y, cuando se fundamenta bien implica una ética que involucra discernimiento. Si se comprende la ética como un compromiso y se aplica en un proyecto o en la búsqueda de una solución, se puede ejercer con libertad la creatividad como forma de vida, tratando de hacer el bien al mayor número de gente posible.

En la experiencia gerencial, el pensamiento crítico al servicio de la creatividad, puede ayudar a tomar soluciones estratégicas de una manera más inmediata midiendo causas y consecuencias, afinando la efectividad de la comunicación y del trabajo en equipo. La sensibilidad es un potencial de desarrollo cognitivo y de aplicación cuando se percibe a la gente que labora operativamente y así, la auto-observación, o metacognición, puede dar mejores resultados en lo personal y en lo profesional.

Es muy importante definir estrategias con base en la formación cognitiva de la gente que trabaja en equipo y es muy productivo reconocer las habilidades de cada uno de los integrantes y sus potenciales para la toma de decisiones y la aplicación de directrices. Un integrante puede ser más creativo, otro tal vez más práctico, otro más teórico, otro más analítico y otro quizá se haya desarrollado de una manera más sensible, ahí es donde se debe aplicar la inteligencia emocional y escuchar con paciencia a cada uno de los integrantes incluyendo quizá, hasta la comprensión de sus estilos particulares de comunicación: “funcional”, “normativo”, “analítico” o “intuitivo”, para regular la relación entre los egos, que siempre se presentan de maneras inesperadas y diversas.


BIBLIOGRAFÍA

Valqui V. René V. (2009). La creatividad: conceptos. Métodos y aplicaciones. Organización de Estados Iberoamericanos. Revista Iberoamericana de Educación.

Bono. E. (2012). “Seis sombreros para pensar”. México: PAIDÓS.

Araoz, M. Edith. (2010). Aprender a aprender. México: Pearson.

García A. Catalina y Gallego Gil, Domingo (2008). “Honey-Alonso de Estilos de Aprendizaje”. México.

Facione, Peter A. (2007). Pensamiento Crítico: ¿Qué es y por qué es importante?

Tracy, B. y Rose, C. (2007). “Diez pasos para solucionar un problema”.

Rodríguez, Estrada Mauro (2005) Psicología de la Creatividad

Universidad Gestalt (http://www.gestalt.mx)

Para más artículos visita: http://www.mundogestalt.com

Centro de orientación psicológica en adicciones y trastornos alimenticios (COPA) http://www.facebook.com/orientacionpsicologicaenadicciones

TAGS: #gestalt #terapia #psicoterapia #psicoterapiagestalt #terapiagestalt #universidadgestalt #adicciones #adiccion #trastornosalimenticios #drogas #droga #drogadiccion #bulimia #anorexia

Comentarios

comentarios

Deja un comentario