La comunicación no verbal cuando hay alguna discapacidad

Vanessa Vargas García es alumna de la Universidad Gestalt y está estudiando la maestría en psicoterapia gestalt

Email: vanessavargasgarcia@yahoo.com.mx

“La comunicación no verbal cuando hay alguna discapacidad”

El cuerpo se adapta a la situación con la que se vive, si alguien no puede ver desarrolla entonces su oído, olfato y tacto. Si no puede oír desarrolla la vista, el olfato y el tacto. Si no tiene brazos, aprende a utilizar los pies. Como estos existen muchos ejemplos, el cuerpo se modifica desde nacimiento o se va adaptando desde el momento en el que la discapacidad se presenta.

Dicha adaptación también modifica la comunicación no verbal de la persona acentuándola en zonas del cuerpo donde la discapacidad no está y desarrollando otros sentidos para el entendimiento del otro.

Por ejemplo, la persona que pierde movilidad en las piernas utilizará más sus brazos, manos, expresión facial y voz. La persona que no puede escuchar la voz del otro, aprenderá a prestar más atención a los movimientos faciales, corporales. La persona que no puede ver la comunicación no verbal de las otras personas, desarrollará el oído para encontrar en la voz esa comunicación “oculta”, e incluso podrá oler como va modificando el humor de la persona.

El cuerpo se autoregula adaptándose a las nuevas situaciones intentando, en la medida de lo posible, recuperar la función perdida o dañada. Todo organismo vivo tiene el instinto de supervivencia y adaptación y bajo ellos nos regimos.

Hablando de comunicación no verbal, la persona con una discapacidad desarrolla otras funciones por medio de las cuales su cuerpo se expresa, utiliza otros canales, desarrolla más expresividad. De alguna u otra forma el cuerpo nos contará lo que está sucediendo en la persona, expresará sus verdaderas intenciones y deseos, no se puede callar a nuestras necesidades.

Por otro lado, el hecho de que una persona tenga alguna discapacidad no significa que carecerá de las herramientas necesarias para estar atento a la comunicación no verbal del otro. De igual modo el cuerpo se autoregula y adapta a las circunstancias, escucha más, percibe más olores, tiene mejor visión.

La comunicación no verbal no se interrrumpe, nosotros mismos encontramos la forma de expresarnos, de liberar un poco de la tensión que se genera por no poder decir lo que sentimos a cada momento (no podemos por creencias inculcadas y/o porque la energía la utilizamos en otras actividades). También encontramos la forma de percibir lo que el otro realmente está expresando.

Las fallas en la comunicación no verbal y la percepción de la misma en realidad se deben a falta de atención y de práctica, no ha una discapacidad física.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario