La comunicación no verbal con nuestro propio cuerpo

Vanessa Vargas García es alumna de la Universidad Gestalt y cursa la maestría en psicoterapia gestalt.

Email: vanessavargasgarcia@yahoo.com.mx

“La comunicación no verbal con nuestro propio cuerpo”

O mejor dicho la forma en la que nuestro organismo (nosotros mismos) nos comunicamos, y nos recordamos constantemente nuestras  necesidades.

Aquellos deseos de realizar algo que son suprimidos por una supuesta educación y concordancia con la sociedad en la que vivimos, seguirán siendo deseos, generarán emociones y sentimientos, se convertirán en una necesidad, y encontrarán una forma de expresarse en nosotros, de recordarnos constantemente que siguen sin ser satisfechos.

Nuestro cuerpo nos habla por medio de enfermedades, malestares (que en ocasiones no tienen una razón orgánica que los justifique), síntomas que hacen presencia de vez en cuando o que sólo se controlan en determinados momentos.

Ese malestar, esa incomodidad, somos nosotros mismos hablándonos por medio de una comunicación no verbal con la finalidad de recordarnos que no hemos satisfecho una necesidad, que hay un tema por resolver. Cada una de las células que nos conforman físicamente, saben lo que verdaderamente deseamos, saben aquello que nuestra razón bloquea. Podemos “controlar” nuestras acciones a través del pensamiento, pero controlar a cada una de las células y sobre todo convencerlas de que lo que están sintiendo y deseando, es imposible, porque ellas siendo nosotros mismos desean lo que deseamos, necesitan lo que necesitamos, simple y sencillamente porque somos cada una de esas células.

Hemos aprendido a controlar nuestras acciones por medio de la razón y a través de la enseñanza de “olvidar escucharnos, olvidar percibirnos”. Afortunadamente nuestras células no han olvidado como comunicarse y jamás olvidarán lo que necesitan porque lo perciben constantemente, así es como ese malestar, o esa enfermedad tiene un recordatorio, un mensaje de y para nosotros mismos sobre lo que necesitamos y hemos bloqueado a través del pensamiento o no hemos encontrado una forma favorable de satisfacer.

En ocasiones la comunicación será muy clara, muy obvia, y en otras ocasiones, debido a que la razón ha bloqueado fuertemente el camino más directo, las células se comunicarán a través de síntomas que al parecer no tienen relación con lo que se necesita; manifestándose en ocasiones por medio de enfermedades incluso mortales, cuando puede ser que simplemente se busca la ganancia secundaria de la enfermedad (atención, cuidados, irresponsabilidad sobre si mismo, apoyo externo).

Con esto en mente nos podemos preguntar ¿qué me dice mi dolor de cabeza?, ¿Qué quiero con estas alergias?, ¿Para qué no me dejo dormir?.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario