La biología de la Gestalt

“La biología de la Gestalt”

1ª parte a propósito de la visita del Dr. Claudio Naranjo a la Universidad Gestalt. (http://www.gestalt.mx)

Por: Psic. Giuseppe Olav Ortiz Garcia.

La siguiente serié de escritos girarán en torno a la conferencia magistral impartida por el Dr. Claudio Naranjo, en la Universidad Gestalt, a propósito de la entrega del Doctorado Honoris Causa que recibió él mismo, en el auditorio Laura Perls, de esta casa de estudios.

La conferencia tuvo por titulo: “La biología, las teorías de las neurosis y la superación de la mente patriarcal.” En una exposición clara y concisa, el Dr. Naranjo fue hilando sus palabras a través de tres ejes fundamentales que fueron: 1.- La biología de la Gestalt, 2.- Las teorías de las neurosis (o las distintas percepciones teóricas de ¿por qué sufrimos?), y 3.- La mente patriarcal; para terminar proponiendo una senda para trascender este escollo.

Comenzaré abordando lo referente a la biología de la Gestalt, según lo expuesto por el Dr. Naranjo, en sus palabras.

La palabra Gestalt tiene que ver con forma, configuración, estructura; con la percepción de las cosas como un todo, en lugar de la percepción de las cosas como agregados de partes.

A decir del Dr. Naranjo, es una rara capacidad la de aquellos que ven las cosas como un todo, Fritz Perls tenía este talento, él se interesó en cosas como el holismo, y su secreto era que sabía ver las cosas como un todo, veía las cosas en su conjunto, veía lo obvio y no tenia miedo de actuar.

Desde el punto de vista del Dr. Naranjo, a un buen terapeuta Gestalt le basta con esta capacidad de ver las cosas en conjunto, sin embargo, ¿por que si hay personas que pueden ver en conjunto las cosas, otras, en apariencia, no pueden hacerlo?

En la cotidianidad, algunas personas estamos acostumbradas a pensar y experimentar el mundo, la existencia, a través de nuestra mente analítica, que ve las cosas parte por parte, y que encuentra su asiento biológico en procesos neurológicos que ocurren en nuestro cerebro, particularmente en nuestro cerebro “siniestro”, el cerebro izquierdo; “es un cerebro inteligente y astuto que hemos desarrollado para coger lo que nos interesa, es un cerebro bárbaro que hoy en día se ha hecho mas bárbaro que nunca, porque es el cerebro  que va desde la tecnología a Wall Street”, dice el Dr. Naranjo, y al que el le llama: el intelecto instrumental, no tiene valores, sabe como llegar de aquí a allá, y conoce los atajos pertinentes para satisfacer las necesidades del organismo, sin embargo, tenemos un cerebro paralelo que es un procesador muy distinto…

En la actualidad, nos comenta el conferencista, se piensa que no se trata tanto de asuntos diversos a nivel cerebral, sino de formas de procesar diversas de los distintos cerebros. El cerebro derecho es el cerebro intuitivo, este cerebro intuitivo es el cerebro que ve las cosas en contexto, que ve las cosas como un todo, es un cerebro que esta muy íntimamente vinculado a un sentido de valores, de tal modo, diríamos que tenemos un cerebro astuto, y un cerebro sabio.

El desplazamiento gradual de nuestra inteligencia de un cerebro a otro, nos hace cada vez más unilaterales, así nos vamos haciendo más cientificistas, mas analíticos; y la educación y la cultura que impera en este paradigma occidental, tiene que ver mucho con este otro cerebro astuto: la cultura se va haciendo cada vez mas técnica, mas practica, mas económica.

La biología de la Gestalt tiene mucho que ver con nuestro cerebro eclipsado que habría que recuperar, de tal modo la Gestalt lleva a la reintegración de este hemisferio cerebral, para redescubrir esta capacidad innata que yace eclipsada tras un cerebro analítico.

Por otro lado, nos comenta el Dr. Naranjo, que “hay disciplinas en todas las tradiciones espirituales del mundo, cuya esencia es acallar el cerebro parlanchín, lógico deductivo, que piensa, piensa, piensa, y habla, habla y habla, y nos tiene en dialogo con nosotros mismos de tal manera que no sentimos lo que nos pasa, no estamos permeables a recibir nuestras propias intuiciones”.

En este sentido, “la Gestalt entra mas directamente en contacto con el mundo emocional, porque es una terapia expresiva, porque es una terapia que se interesa específicamente en la catarsis, expresión de las emociones, transformándose el nivel de comprensión de los síntomas que presenta la persona…” dice el Dr. Naranjo.

A decir del conferencista, la dimensión emocional de la vida, no es solo el encuentro con las emociones problemáticas, sino que idealmente es el encuentro con las emociones superiores, con la capacidad de amar al prójimo o de amarse a si mismo o incluso, de amar las cosas que están mas allá de lo humano, de los valores,  de lo que podemos o no, llamar divino.

Para el Dr. Naranjo, los buenos terapeutas saben como ayudar a la gente a que no solo sepa encontrar lo que quiere, y conseguir lo que quiere, sino que sepa estar en relaciones de benevolencia unos con otros. A través de una reflexión filosófica, el Dr. Naranjo, comenta que viviríamos en un mundo diferente si viéramos al otro como otro yo, sin embargo lo que ocurre es que no vemos en el otro un ser profundo, vemos una cosa que podemos contemplar, un objeto de pensamiento, no vemos en el otro un misterio, “tal vez sentimos que nosotros podemos tener un fondo divino, un fondo misterioso, pero eso no se lo concedemos al otro, vivimos en una forma muy individualista.”

Así descubrimos un segundo punto en la biología de la Gestalt, la cual no solo lleva a la reintegración del hemisferio intuitivo eclipsado, sino que también nos lleva a la recuperación del cerebro emocional, a ese cerebro medio que tiene una relación tan estrecha con la vida afectiva, y que, a decir del Dr. Naranjo, hemos heredado de los mamíferos: “Los mamíferos ven a sus crías con amor, y los humanos hemos tomado ese amor de la madre mamífera a su cría, y lo podemos extender a toda la familia, a todo el país, tal vez a toda la humanidad.”

Por último, reflexiona sobre las palabras de Nietzsche, quien decía que tenemos que volvernos más respetuosos de nuestra animalidad, línea de pensamiento que también inspiró a Freud, y que se la tomo aún mas en serio Reich. Comenta, el Dr. Naranjo, que Freud no alcanzó completamente a creer en la descriminalización del animal interior, y que, por otro lado, Reich hizo suya la misión de enseñar la liberación sexual, de desacorazar a la gente del obsesivo control de su individualidad y de su naturalidad, de tal modo que, a través de la influencia de la bioenergética, eso esta tan presente en la Gestalt.

Todas las psicoterapias creen que somos animales, le decían en cierta entrevista  a Freud: “-pero tu has tratado a los humanos como animales- y Freud decía: -yo he querido recordarle a los humanos que son también animales-“ De tal modo, en psicoterapia, también se trata de la reintegración del mundo del deseo, que se mezcla con los instintos; Freud puso de manifiesto la criminalización del deseo, que nosotros ya no percibimos como criminalización, sobre todo por el tiempo que ha pasado desde el suyo.

Y comenta el Dr. Naranjo: “…pienso que la condición ordinaria de la humanidad, de la persona civilizada es una persona que fue domesticada tempranamente, que fue castrada tempranamente, (una persona en la que) el principio de la realidad ha triunfado, pero ese principio de realidad del que habla Freud, ¿es la realidad?, o es la realidad de la civilización, la realidad de una actitud de autodomesticación de la especie humana, que empezó hace mucho tiempo y ya no nos frenamos, pero que hace que cada niño (a través de la educación) tome control sobre si mismo, sobre su parte natural, que esta enjaulada, sintiendo un malestar, el malestar de un animal enjaulado”.

Así, la Gestalt poco a poco va enseñándole a las personas, a vivir sin un policía interior, o con menor carga policial, en este dialogo continuo entre el superyó, el yo, con relación a el mundo instintivo; o entre el yo y el famoso mandón que correctamente se suele llamar el perro de arriba, el capataz; poco a poco la gente le va haciendo menos caso a ese opresor interior, se va deconstruyendo el policía interior, “yo diría que en su proceso de autoconocimiento vamos descubriendo que no es una persona buena, ese padre castigador, ya no le creemos tanto a los grandes valores, ya le  hemos descubierto su agresión, sabemos que ya no nos quiere, eso nos da la libertad de darnos mas, de ser mas nosotros mismos…” reflexiona el Dr. Naranjo.

Entonces ahí hay otro aspecto de la biología de la Gestalt, no solo la recuperación del cerebro intuitivo, no solo la recuperación del cerebro emocional que esta eclipsado, reprimido, sino que la recuperación de este cerebro reptiliano que es el cerebro básico que esta mas enlazado aun con lo instintivo.

De esta manera, vemos el desarrollo de la exposición a este punto en el que el Dr. Naranjo, hila a las diversas estructuras neurológicas con aquellas funciones y perspectivas de la Gestalt, poniendo de manifiesto la posibilidad de intervención que ésta corriente de pensamiento práctico, le ofrece a la humanidad, como una actividad revolucionaria.

“Comenzamos a ver que vivimos la vida viviendo muy superficialmente, vivimos con el pensamiento para no vivir (por decirlo de alguna manera), y nos vamos volviendo seres más completos con el proceso terapéutico.” Reflexiona el Dr. Naranjo.

(Continuará…)

Ilustración: “Praying”, por Alex Grey, tomada de: http://alexgrey.com/art/paintings/soul/praying-2/

Comentarios

comentarios

Deja un comentario