Introyectos en Terapia Gestalt

MÓNICA GUADALUPE MONTEJANO ROCILLO mmontejanor@yahoo.com.mx

INTRODUCCIÓN

La introyección es un mecanismo neurótico mediante el cual incorporamos dentro de nosotros mismos, patrones, actitudes, modos de actuar y pensar que no son verdaderamente nuestros. (Fritz Perls)

“Debes ser bueno con los demás”, “debes respetar siempre a los mayores”, Estos son algunos ejemplos de introyectos. Los introyectos proceden de lugares diferentes, pueden tener su origen en el hogar a través de la actitud de las personas con las que se ha criado cada uno, pero también la escuela, la ciudad, la cultura… Los más importantes suelen venir de las personas que más queríamos durante nuestra infancia.

No todos los introyectos son nocivos para la persona, sin embargo, en terapia solemos desvelar los conceptos que le duelen al paciente y que ha interiorizado. Éstos son los que no están beneficiando el buen desarrollo.

Parte de la terapia Gestalt se dedica a localizar estos introyectos, de manera que el paciente pueda ver el mapa que lo ha guiado en su vida. Una vez tiene los patrones a la vista, puede observar cómo le han afectado y decidir si desea seguir aceptándolos o, por el contrario, quiere crear una nueva forma de vida.

DESARROLLO

INTROYECCIÓN

FRITZ PERLS

Definición: Contribuye a la desintegración de la personalidad ya que por no asimilar todo lo que ingresa a su mente tiende a contradecirse

Objetivo: Se pretende que el paciente aprenda qué y cómo introyecta y que se dé cuenta del desagrado que le causa y a qué se debe llevándolo a crear sus propias decisiones.

Estrategia: Silla Vacía

Desarrollo: Se necesitan tres sillas. La manera de ubicarlas es poner dos sillas enfrentadas y la tercera en medio de ambas formando un triángulo. Entonces, como si fuera un juego de teatro, se le pide a la persona que se siente en una de las dos sillas enfrentadas y se le invita a que se conecte con su zona interna a través de la respiración. Luego con su imaginación se le pide que busque en su archivo mental a su polaridad y la ubique en la otra silla e inicie un diálogo que le sirva para comprender el proceso que lo lleva a bloquearse.

La silla integradora, o tercera silla, es un recurso que puede utilizarse para lograr mediante la metacomunicación, que el paciente pueda tomar de cada uno de los personajes o roles que representó lo mejor de ellos y dejar lo que ya no le sirve.

JOSEPH ZINKER

Definición: La persona tiene conciencia de lo que necesita hacer pero no desarrolla la suficiente energía como para ejecutar lo que sabe que le cuadra perfectamente por miedo a excitarse o sentir fuertes emociones.

Objetivo: permitir que el paciente exprese la energía que siente dentro de sí, ya que se desvía.

Estrategia: Expresar la energía que se lleva por dentro.

Desarrollo: Puede utilizarse cualquier objeto para que el paciente golpee repetidamente sobre un cojín hasta que se canse o hasta que considere adecuado terminar el ejercicio.


ERVING POLSTER

Definición: No es capaz de cambiar las cosas por lo que las toma como se le presentan; las introyecciones se deben a la impaciencia por engullir algo rápidamente, a la pereza por el esfuerzo de deglución y a la voracidad por tener lo más posible.

Objetivo: Establecer dentro del individuo un sentido de las elecciones que le son accesibles y su capacidad para diferenciar el Yo del Tú.

Estrategia: Descargar en objetos extraños.

Desarrollo: Puede utilizarse cualquier objeto para que el paciente golpee repetidamente sobre un cojín hasta que se canse o hasta que considere adecuado terminar el ejercicio.


HÉCTOR SALAMA

Definición: La persona muestra conductas distónicas con su Yo por estar llena de debeísmos con los que no está de acuerdo aunque obedezca

Objetivo: Proponer al paciente nuevos modelos más acordes a su realidad actual y así poder desbloquear la energía atorada en círculos viciosos estériles.

Estrategia: Trabajar con las polaridades, Trabajo con sillas, Diálogo externo

Desarrollo:

– Trabajo con polaridades:

Se le propone al paciente iniciar un diálogo con la parte contraria de dicha característica para que identifique dónde está el Yo y lo pueda diferenciar del Pseudo yo; se puede agregar la posibilidad de establecer las características positivas no aceptadas por el paciente debido a la autodevaluación.

– Trabajo con sillas:

Se necesitan tres sillas. La manera de ubicarlas es poner dos sillas enfrentadas y la tercera en medio de ambas formando un triángulo. Entonces, como si fuera un juego de teatro, se le pide a la persona que se siente en una de las dos sillas enfrentadas y se le invita a que se conecte con su zona interna a través de la respiración. Luego con su imaginación se le pide que busque en su archivo mental a su polaridad y la ubique en la otra silla e inicie un diálogo que le sirva para comprender el proceso que lo lleva a bloquearse.

La silla integradora, o tercera silla, es un recurso que puede utilizarse para lograr mediante la metacomunicación, que el paciente pueda tomar de cada uno de los personajes o roles que representó lo mejor de ellos y dejar lo que ya no le sirve.

– Diálogo externo:

Se pueden poner dos sillas, una frente a la otra e invitarlo a que imagine la escena en la que no logró expresarse y ya que la tenga invitarlo a que lo haga.

BIBLIOGRAFÍA:

–       Lowen A. (2010) Ejercicios de bioenergética,México, Edit. Sirio

–       Naranjo C (1989) La Vieja y Novísima Gestalt, Chile, Edit. Cuatro Vientos

–       Perls F (1976) El Enfoque Guestáltico & Testimonios de Terapia, Edit. Cuatro Vientos

–       Polster E (1976), Terapia Guestáltica Perfiles de Teoría y Práctica, España, Edit. Amorrortu

–       Salama H (2007), Psicoterapia Gestalt Proceso y Metodología, México, Edit. Alfaomega

–       Zinker J (1977) El Proceso Creativo en la Terapia Guestáltica, Mexico, Edit. Paidos

Comentarios

comentarios

Deja un comentario