Entre las telarañas de la “postergación” y el espejismo de la Omnipotencia

Karina Suárez Fernández alumna de la Universidad Gestalt  5º semestre de  la Maestría en Psicoterapia Gestalt

Karina_sufer@hotmail.com

Entre las telarañas de la “postergación” y el espejismo de la Omnipotencia

¿Y si yo pudiera devolverte todo?, calmarte el sufrimiento y darte otra vida. Una que no puedes ni imaginar. Y sería para siempre. Y ni la enfermedad ni la muerte podrían volver a tocarte. No temas, voy a darte la ocasión de elegir que yo no tuve

Lestat de Lioncourt

(Fragmento de la novela  Entrevista con el Vampiro de Anne Rice)

En Occidente, resulta tentador conocer más sobre el Elixir de la vida, la Fuente de la juventud;  la vida eterna, la piedra filosofal  y hasta la Alquimia. Esta  tentación que puede guiar  hacia la ambición por alcanzarlo todo, incluyendo  la inmortalidad.  Y quizá,  es en esta búsqueda incesante de la inmortalidad que  el ser humano comienza a tejer su propia telaraña ante el falso espejismo de la “sed de creación”. Y así, poco a poco intentando aislar a la muerte, evitando la regeneración, internándose en la trampa  de la grandiosidad, se   deja llevar por la omnipotencia.

Los avances de la ciencia y la biotecnología han sido múltiples y han aportado mucho en el conocimiento de  los cuidados para  la salud. Sin embargo también   han traspasado la frontera entre la búsqueda del  equilibro y el control – dominio de la vida misma.

En 1955 en el Encuentro Internacional de los premios Nobel, el químico norteamericano Wendell Stanley dijo: “se acerca la hora en que la vida estará puesta en manos del químico que podrá descomponer, construir o bien modificar la sustancia vital a su arbitrio” (Giraldo, 2014). Y qué decir del equipo norteamericano galardonado por este premio en el año  2009 (Elizabeth H. Blackburn, Carol W. Greider y Jack W Szostak) quienes  gracias a  su investigación de los cromosomas  encuentran la clave que  evita el completo envejecimiento.

Queda muy clara la necesidad de mantenerse vivo eternamente, de evitar el cambio, de evitar  la pérdida. Y si bien es cierto que todos los seres humanos tenemos un instinto de supervivencia tanto individual como de especie, también es cierto que el intelecto y los juicios llevan a  la distorsión transformada en egoísmo. Y cuando poseemos todo incluso a la naturaleza misma, la supervivencia pasa a un segundo plano y creo que  factores como el poder, el control y  el dominio, entran como protagonistas de la historia. Es entonces cuando nuestro neo cortex  se convierte en un arma letal más que en un elemento a favor  de la  evolución[H1] .

Metas como: Quiero vivir eternamente, quiero ser joven, quiero permanecer en mi estado actual a costa de todo, mantenerme  en la inmovilidad, en la comodidad; se convierten en  metas que van mucho pero mucho más allá del instinto de supervivencia.

¿Para qué vivir eternamente?, ¿Para qué permanecer?

El Dr. Salama (1985) expresa: Pero, ¿Qué obtiene el individuo estancado? La respuesta es obvia: Mantener hábitos autodestructivos y rígidos permanentemente, encontrar la excusa que justifique la impotencia y la mediocridad.

Vaya contradicción y autoengaño: “Me autodestruyo creyendo  que me construyo, involuciono creyendo  que evoluciono, soy impotente creyendo que soy omnipotente”.

Las pérdidas son parte del continuo de la vida y estas darán paso a algo que lo sustituye, es un movimiento en el que  perdemos y obtenemos, obtenemos y perdemos  en un equilibrio perfecto.  Respetarlo sin trasgredir los biorritmos naturales es respetar la esencia de la  vida misma y como Martha Alicia Chávez expresa: Las flores no se resisten a marchitarse cuando es su momento, los frutos no se resisten a caer para convertirse en alimento, la semilla no se resiste a morir para convertirse en árbol, la luna no se resiste a dejarle paso al sol para que llegue el día ni el sol a darle el paso a la luna para que llegue la noche. Aprendamos de la naturaleza a aceptar, a fluir, a ser.

El cambio y  el movimiento resultan  en  una  invitación a evolucionar así que  dejar morir ciertos aspectos   dará paso a la regeneración.

Fuentes de consulta:

Salama Penhos Hector, Gestalt para todos, Instituto Mexicano de Psicoterapia Gestalt, 1985

Chavez Martha Alicia, Todo pasa y esto también pasará, de Bolsillo, México 2007

Universidad Gestalt (http://www.gestalt.mx)

Para más artículos visita: http://www.mundogestalt.com

Centro de orientación psicológica en adicciones y trastornos alimenticios (COPA) http://www.facebook.com/orientacionpsicologicaenadicciones

TAGS: #gestalt #terapia #psicoterapia #psicoterapiagestalt #terapiagestalt #universidadgestalt #adicciones #adiccion #trastornosalimenticios #drogas #droga #drogadiccion #bulimia #anorexia


[H1]

Comentarios

comentarios

Deja un comentario