“El ser humano real, envuelto en el de papel.”

“El ser humano real, envuelto en el de papel.”

Por: Psic. Giuseppe Olav Ortiz García.

Coordinador del área de Humanidades de la Universidad Gestalt.

“La estupidez es otro término para referirnos a la curiosidad, y la curiosidad es una gracia que Dios ha implantado en el espíritu humano. Quizás Dios tuvo la curiosidad de conocerse a sí mismo y para ello creó al hombre e intenta, a través suyo, satisfacer su propia curiosidad.”

D. T. Suzuki.

En el presente escrito, reflexionaré en la perspectiva de la psicoterapia Gestalt sobre la situación del ser humano actual. Y de ésta, específicamente la visión de la punta de flecha que fue uno de sus máximos exponentes, como es Fritz Perls.

¿Qué nos dice Fritz al respecto?

“La idea de la terapia Gestalt es la de cambiar gente de papel por gente real […] y hacer que el hombre vacío de nuestro tiempo venga a la vida, y enseñarle a usar su potencial innato […] que tenga un centro en vez de vivir desequilibradamente […] [En la actualidad] comenzamos a vivir para divertirnos, para disfrutar, para estar excitados, todo está bien mientras sea agradable […] [sin embargo] nos volvemos fóbicos de nuestro propio dolor y sufrimiento […] todo aquello que no sea divertido o agradable debe de ser evitado […] el resultado es una falta de crecimiento […]”

El hombre moderno se encuentra, ya desde hace varias décadas, en una encrucijada. Tejió la soga que rodea su cuello y tambalea del banquito que sostiene su existencia.  Fromm (1964) comenta que la situación actual tiene que ver con una vuelta encima de las “cosas” que cabalgan ahora sobre el hombre. Hubo un tiempo en que el “hombre” cabalgaba el corcel de sus instrumentos materiales, y comerciales, en aras de satisfacer sus necesidades.

La situación actual está más bien a la inversa, los mecanismos que ha puesto en marcha, se han subido a la silla de montar y han domado a su creador. Ahora cabalgan sobre el hombre que está en el umbral de convertirse en un autómata.

La amenaza va en el sentido del sin sentido, el riesgo es el de perderse en la inmensidad del robotismo, como aquella entidad programada para operar sobre la base de ciertas formulaciones limitadas, sin salirse de sus goznes viviendo en la ilusión de una libertad aparente.

Siguiendo el discurso de Perls, profético, dice [más o menos]: Del hedonismo ha devenido un veneno, la fobia al contacto con todo aquello que no vaya en el sentido del placer y la ausencia del dolor, el hombre de esta manera es como el niño que retoza en su cuna berreando cada vez que apenas tiene un estímulo aversivo, y la sociedad, como una madre mal criadora, satisfaciendo cada impulso en la instantaneidad del momento, entorpeciendo de esta manera, el desarrollo de una adecuada tolerancia a la frustración, e impidiendo preciadas oportunidades de crecimiento.

Todo esto genera una falta de crecimiento en el ser humano actual, a la vez que sirve de tapón de alberca para un vacío existencial que no se torna aparente muchas veces hasta que la muerte toca nuestro hombro izquierdo, para informarnos que su toque es lo único que en realidad importa en esta vida, y para cuando lo sintamos, quizás, caeremos en la cuenta de la profundidad del abismo en el que nos sumergimos en vida, sin haberla vivido realmente con sentido, con consciencia, con “awareness”.

Ciertamente también la idea de la Gestalt sobre el ser humano va en sentido de lo que tiene esta palabra por significado etimológico en su lengua natal, y que tiene que ver con la totalidad. No es concebido el ser humano como una entidad con mente por un lado, y cuerpo por otro. Aboga más bien, por la integración holística del ser, dándole cabida a cada una de sus células.

En Gestalt, la de Fritz, la de Laura, la de Salama… hay cuerpo, hay mente, hay espíritu, energía, fundamento de vida.

La curiosidad es el reflejo de la inocencia del ser humano en su aspecto más nítido, es también reflejo de su esencia divina, nos diría Suzuki. Mi curiosidad me ha llevado a creer que en efecto, somos sondas creadas por el misterio de la vida que es el universo, sondas con consciencia como medios por los cuales, eso que echa vistazos de reojo detrás de las apariencias, oculto sin esconderse, mira la existencia reconociéndose en la misma, tomando a la vez consciencia de sí mismo, sin dejar de ser misterio.

La Gestalt (desde mi perspectiva), sin descuidar la inocencia de la mirada del niño, con la madurez de la experiencia de un ser completo, concibe al ser humano como una totalidad inclusiva que está en relación necesaria con el ambiente en el que existe en el presente, como holograma ocupa ese lugar únicamente en la realidad inmediata, centrando su enfoque en ese instante que lo contiene todo.

Bibliografía:

Fromm, Erich, (1964):

http://institutojuanpabloterra.org.uy/files/Erich_Fromm-Psicoanalisis_de_la_sociedad_contemporanea.pdf

Ilustración: Carne Griffiths, “Meditative”

Universidad Gestalt (http://www.gestalt.mx)

Para más artículos visita: http://www.mundogestalt.com

TAGS: #gestalt #terapia #psicoterapia #psicoterapiagestalt #terapiagestalt #universidadgestalt

Comentarios

comentarios

Deja un comentario