El papel de los adaptadores en el comportamiento

Liliana González

fgray@prodigy.net.mx

El papel de los adaptadores en el comportamiento

El cuerpo tiene su propio lenguaje, es un idioma silencioso, instintivo y de naturaleza adaptadora, pero tan expresivo que comunica mucho más que las palabras porque existía antes de que el lenguaje hablado existiera. En la comunicación no verbal, el sistema límbico (este tiene múltiples funciones me enfocare solo en una de ellas) es el protagonista, ya que es la parte del cerebro que reacciona al mundo que nos rodea de manera refleja e instantánea sin pensar. Es la responsable de nuestra supervivencia, no tiene descanso, por lo que siempre está funcionando, las reacciones límbicas no solo se remontan a nuestra infancia, también a nuestra ascendencia como especie humana. Están integradas en nuestro sistema nervioso, por lo que es difícil ocultarlas, por ejemplo si alguien grita muy fuerte la reacción ante el ruido es de sobresalto y no lo puedes ocultar. Por lo tanto, no hay duda que los comportamientos límbicos son sinceros son  el resultado de los pensamientos, sentimientos e intenciones.

Como mencione anteriormente uno de los objetivos del cerebro límbico es asegurar nuestra supervivencia como especie, evitar el peligro o malestar buscando la seguridad siempre que sea posible. Si se da un sentimiento de angustia, el cerebro límbico expresa un comportamiento no verbal que muestra el malestar. Vamos a llamar adaptadores a las conductas que efectuamos y que sirven para calmarnos después de experimentar algo molesto. El cerebro, en un intento por recobrar un estado “normal”, hace que el cuerpo lleve a cabo comportamientos mediadores para confortar. Es importante que como psicoterapeutas estemos al tanto de estos adaptadores, ya que ayudan a descubrir informaciones ocultas o temas que preocupan o afligen a la persona. Los adaptadores piden al cuerpo que haga algo que estimule a las terminaciones nerviosas para que liberen endorfinas y se pueda calmar. Mencionare algunos adaptadores que utilizamos.

Adaptadores Efectos
Cubrirse el hoyuelo del cuello

Jugar con el collar

Produce efecto calmante ante las inseguridades, el malestar emocional o preocupaciones en tiempo real
Frotarse la frente Malestar
Limpiarse las piernas Limpiar sudor manos o para eliminar tensión
Tocarse el cuello Dudas o inseguridades
Tocarse cara o mejilla Nerviosos, irritados o preocupados
Ajustarse la corbata Inseguridades o malestar
Masajearse el cuello Mitigar la inquietud o malestar. Esta zona es rica en nervios, baja ritmo cardiaco.
Jugar con barba o cabello Tranquilizan ante el stress
Bostezos Es un modo de respirar profundamente

Los hombres prefieren tocarse la cara. Las mujeres, el cuello, la ropa, las joyas, los brazos o el pelo. Todas las personas tienen un comportamiento adaptador favorito.

Una modalidad son los dirigidos a objetos, descargamos la tensión en un objeto y no en nuestro cuerpo (fumar, morder la pluma o presionar el botón de la pluma etc.).

Cuando observes a una persona que utilice un adaptador es importante preguntarse                 ¿Que ha provocado que haga eso? Se siente inquieto por algo que acaba de mencionar. El objetivo del adaptador es que se utiliza para calmarse después de un acontecimiento estresante, si logramos relacionar un comportamiento adaptador con la causa especifica del estrés que lo ha provocado puede ayudar a comprender mejor a la persona. Los adaptadores nos revelan muchas cosas sobre nuestro estado emocional y sobre cómo nos sentimos.

Encontré otra lista de adaptadores con otros significados

Acariciar la barbilla Es evaluar, ponderar y decidir
Ponerse los dedos en la boca Denota necesidad de seguridad, nerviosismo
Acariciarse la quijada Toma de decisiones
Dar un tirón al oído Inseguridad
Frotarse las manos Impaciencia
Apretarse la nariz Evaluación negativa
Jugar con el cabello: Falta de confianza en sí mismo e incertidumbre

Bibliografía

Pease, Allan y Barbará (2006), El lenguaje del Cuerpo. Ed. Amat, S.L. Barcelona

Navarro Joe y Karlins Marvin (2012), El Cuerpo Habla. Ed. Sirio

Comentarios

comentarios

Deja un comentario