EL LENGUAJE DEL CUERPO "ensayo"

EL LENGUAJE DEL CUERPO

Ensayo

Amparo inestrillas es alumna de la Universidad Gestalt y está actualmente estudiando la maestría en psicoterapia gestalt.

De acuerdo a Allan y Barbara Pease, la mayoría de las mujeres poseen la organización cerebral necesaria para superar en comunicación a cualquier hombre del planeta. Las resonancias magnéticas demuestran la capacitad de las para comunicarse y evaluar a la gente que la de ellos. El área que evalúa el comportamiento de otros es mayor.

La mujer puede pensar en varias cosas a la vez, por lo que los hombres por lo regular no pueden “seguirlas” mentalmente cuando se comunican y se expresan de ellas como “demasiado complicadas”.

Para poder interpretar asertivamente el lenguaje del cuerpo es necesario no enfocarse en un gesto solitario, sino ver el conjunto. Así como una palabra aislada no tiene sentido, pero entre más palabras entonces se logra comprenderla con el entorno y significado completo.

La observación de los grupos de gestos y la congruencia de los canales verbales y del lenguaje del cuerpo son la clave para interpretar con exactitud las actitudes a través del lenguaje del cuerpo.

Por ejemplo, cuando un adulto miente, es como si su cerebro ordenara su mano que se tocara la boca para intentara bloquear sus palabras.

Cuando alguien es honesto exhibe la palma de su mano. Estos movimientos usados intencionalmente son una herramienta para ganarse la confianza de otros. Guardar las manos en los bolsillos es señal de no querer participar en una conversación.

Se ha estudiado por ejemplo, que la sonrisa está controlada por dos conjuntos de músculos que corren por la parte lateral de la cara y conectan con la comisura de la boca y los que tiran de los ojos hacia atrás.

Cuando sentimos placer, el cerebro procesa las emociones y los músculos de la boca se mueven, las mejillas se elevan, los ojos se entrecierran y suben, las cejas se hunden levemente.

La ausencia de sonrisa se explica como que la persona no quiere parecer sumisa.

Existe en el cerebro una “neurona espejo” que desencadena el reconocimiento de expresiones provocando una reacción instantánea de espejo, copiamos las expresiones faciales que vemos. Como explica Greene en su libro, evolución es la aparición de la mente consciente y racional. Cuando los monos ven a otros realizar la misma acción sin ellos ejecutarla, se activan unas neuronas a las que se les llamó neuronas espejo. Experimentaban una sensación similar tanto al hacer como al observar el mismo acto, lo que les permitía ponerse en el lugar de otro. Podemos entrar en la mente de otros individuos e imaginar lo que piensan. Tenían la capacidad de pensar dentro de todo lo que les rodeaba. Este pensar dentro fue una versión preverbal de la inteligencia del tercer nivel. Desarrollaron esa facultad intuitiva antes de la invención del lenguaje. Tal inteligencia nos parece algo preverbal, un poder que escapa a nuestra capacidad para ponerlo en palabras.

Cuando nos damos tiempo para concentrarnos profundamente, cuando confiamos en un procedimiento que hemos seguido por mucho tiempo, llegamos a la maestría. Pasamos a niveles de inteligencia cada vez mas altos. Vemos con más hondura y realismo. Hacemos las cosas con habilidad. Somos capaces de manejar situaciones complejas sin sentirnos abrumados por ellas.

En la medida que creemos que podemos omitir pasos, eludir el procedimiento, actuamos contra esa naturaleza y anulamos nuestras facultades. Nos volvemos prisioneros de las opiniones y temores de los demás. En vez de que la mente nos vincule con la realidad, nos desconectamos de ella. El ser humano que dependía de su atención se vuelve ahora animal explorador distraído.

En el curso del tiempo, nuestros antepasados cazadores-recolectores se las arreglaron para dar al cerebro su forma actual, creando una cultura capaz de aprender, cambiar y adaptarse a las circunstancias, no presa de la marcha increíblemente lenta de la evolución natural. Como individuos modernos, nuestro cerebro tienen el mismo poder, esa misma plasticidad.

La mitad del córtex cerebral especializado en las expresiones faciales se encuentra en el hemisferio derecho y envía señales a la parte izquierda del cuerpo. Por ello una sonrisa auténtica es simétrica.

El lenguaje del cuerpo dice mucho, de modo que hay que evitar cruzar los brazos a menos que lo que quiera comunicarse es desacuerdo o que no queremos participar. Es una actitud defensiva y negativa que sugiere que la persona no se siente segura en donde se encuentra. Como psicoterapeutas, para romper este bloqueo podríamos entregar un libro o un vaso de agua al paciente para que despliegue los brazos.

La capacidad como terapeutas de leer el lenguaje del cuerpo permite observar una acción negativa antes de que se verbalice y así tener tiempo para tomar acción en un camino alternativo.

Una persona ansiosa o tímida está jugueteando constantemente con el anillo, la pulsera, el reloj etc.

El contacto físico es mucho más delicado. Se habla de tocar el codo para dar sensación de apoyo y seguridad, por un periodo no mayor de tres segundos, de lo contrario genera reacciones negativas.

Las diferencias culturales deben ser siempre tomadas en cuenta para lograr una relación de respeto y seguridad con el paciente.

Haciendo una reflexión sobre contacto:

Perls, Hefferline y Goodman (1951) definen el proceso de contacto como el trabajo que conduce a la asimilacio?n y crecimiento, es la formacio?n de una figura de intere?s contra un fondo o contexto del campo organismo/ambiente. El te?rmino asimilacio?n se refiere a la recepcio?n y elaboracio?n de elementos (hasta entonces ajenos) con miras al propio crecimiento. El te?rmino crecimiento por su parte, se refiere a la transformacio?n de lo ajeno (al organismo) en propio (del organismo). (Kris, 1990) Seri?a esta la definicio?n de base en el tratamiento del concepto de contacto en Terapia Gesta?ltica, el cual, como vemos, no necesariamente es un contacto físico.

El contacto físico ha sido controversial y se ha limitado muchas veces a estrechar la mano o a un abrazo. Se puede encontrar en algunos autores, un desarrollo de esta definicio?n. Por ejemplo:

“El contacto se refiere [….] a la naturaleza y la calidad de la forma en que nos ponemos en relacio?n directa con nosotros mismos, con nuestro ambiente y con los procesos que los relacionan [….] Hacer un buen contacto es comprometerse plenamente en ese estar en contacto de tal modo que nuestra compenetracio?n con aquello con lo que estamos en contacto, sea completa y satisfactoria” (Latner, 1994, pp. 65) .

El Psicoterapeuta debe comprender las limitantes del contacto con su paciente en base a su entorno, es decir, cultura y religión, lo cual es una predisposicón por parte del paciente o hasta del terapeuta, que se debe hablar y trabajar previo a cualquier contacto físico.

El uso del contacto se guía por la propia filosofía y visión del proceso humano. En la TG es una herramienta para desarrollar consciencia y aceptación del ser corporal del cliente, y la forma en la que éstos hacen contacto con su entorno. Es mi personal punto de vista que el contacto físico es muy peligroso en psicoterapia y debe ser manejado con prudencia.

La expresión con las manos, es muy subjetiva dependiendo de la cultura en la que se desarrolle la acción. En Japón por ejemplo mostrar la palma de las manos es un insulto. Cuando los pulgares asomando el bolsillo se trata de un gesto común en personas que se sienten superiores con respecto a los demás. Por lo regular desde hace años los pulgares simbolizan poder y autoridad m como lo vemos en tiempo de los romanos, cuando el pulgar arriba era vida y hacia abajo, muerte del gladiador. El llevarse los dedos a la boca, por lo regular indica una falta de confianza, necesidad interna de confianza.

La mentira es lo que permite tener relaciones sociales “amistosas”, en lo que conocemos como mentiras blancas. Las mentiras dañinas son las que se usan para sacar provecho de otra persona. Los gestos que la persona realiza automáticamente, son las principales señales para percibirla.

Fisiológicamente, al mentir se segrega más saliva. Al mentir, se produce una incongruencia entre los gestos del cuerpo y las señales faciales. Nuestras emociones se revelan en la cara. Aún por 1/10 de segundo se muestra en la cara cuando se oculta algo o se miente. Es por ello que el psicoterapeuta debe mantenerse muy alerta a los cambios en la facción de la persona, microexpresiones. Es posible para un mentiroso compulsivo, ocultar los gestos del cuerpo y la cara que los delaten, “la práctica hace al maestro”.

El lenguaje corporal es muy importante para un conferencista por ejemplo, que puede ver el auditorio está aburrido o inquieto, si tiene una opinión que se está guardando y debemos invitarlo a exponerla. También podemos ver el verdadero interés como cuando la mano se usa como apoyo a la cabeza. Al tomar decisiones, normalmente la gente se acaricia la barbilla seguida de un movimiento de inclinación hacia el frente.

Se debe analizar el gesto o los gestos que preceden estos actos con las manos. Por ejemplo el rascarse la nuca podría ser duda, engaño, incertidumbre o aprensión. Para definirlo debemos estar atentos a los detalles para no imponer nuestras deducciones, sino realmente usar la intuición desde el análisis de posibilidades.

La lectura de las señales oculares es especialmente importante para leer actitud y pensamiento de una persona. El tamaño de la pupila aumenta cuando la persona tiene algún estímulo. También se ha asociado a la euforia después de encontrar una solución.

Las personas autistas tienen dificultad de relacionarse debido a que carecen de la habilidad  para leer el lenguaje del cuerpo.

Michael Argyle, psicólogo social británico especialista en comunicación no verbal, dice que cuando hablamos, el contacto visual se mantiene en un 49 a 50% del tiempo, mientras al escuchar es de un 80%.  En una persona tímida el contacto visual disminuye a una tercera parte del promedio.

El no apartar la vista es una forma común de manifestar desacuerdo y desafío ante una opinión o punto de vista.

En general se habla de que el hombre tiene un campo visual menos al de la mujer, una visión tipo “Túnel” por lo que la mujer, con su visión periférica, se vuelve más perceptiva, capta más su entorno. Esto es también subjetivo pues se necesita de entrenamiento para poder liberar filtros que nos dirigen a lo “que queremos ver” y no a captar el entorno holísticamente.

Un cerebro intuitivo, y aquí difiero con el autor en que la mujer es más intuitiva, detecta cambios de voz, dilatación de pupilas y distintas señales que indican mentira.

Por lo regular al sentirnos agredidos, nos empequeñecemos, encogemos hombros, acercamos los brazos al cuerpo, se acerca la barbilla al pecho para proteger la garganta y se aparta la mirada. Estos gestos activan en el agresor cierta inactividad y sumisión que pueden culminar en la suspensión del ataque.

Escuchar bien no significa estar siempre de acuerdo. La escucha auténtica incluye principios éticos como la empatía, el respeto y la paciencia. Si no estamos de acuerdo en lo que dice el otro es a veces mejor, abstenernos de comentar algo si no se solicita nuestra opinión. En ocasiones el escuchar implica Callarnos.

Escuchar implica factores fisiológicos y neurológicos fuera de nuestro control. NO existe la escucha pura o “neutra”. Toda escucha pasa por una selección inconsciente.

Freud dijo que no solo desconocemos el contenido de lo que hemos reprimido. sino que ni siquiera nos damos cuenta de que lo hemos reprimido.

Sin los mecanismos de defensa no nos sobrepondríamos a las fatalidades y momentos duros de la vida. La principal defensa dicen unos es el miedo. Marina Castañeda dice que es la represión, que impide que lleguen al cerebro los sentimientos, deseos, impulsos o recuerdos que nos pueden causar ansiedad o dolor., Freud lo define como: ¨La esencia de la represión consiste exclusivamente en rechazar y mantener alejados   de lo consciente a determinados elementos”.

Un territorio es una zona o espacio que una persona reclama como propio, la amplitud de este espacio depende de la densidad poblacional alrededor. El espacio personal se ve determinado por la cultura. Podemos decir que se divide en:

Zona íntima: sólo pueden entrar a ella las personas emocionalmente más cercanas

Zona personal: en reuniones con amistades y de trabajo

Zona social: entre desconocidos

Zona pública: cuando nos enfrentamos a un grupo numeroso de gente.

Cuando la mente se cierra, el cuerpo le sigue. Esto es lo que sucede con brazos y piernas como ya lo mencioné anteriormente.

La posición de brazos y piernas puede denotar inseguridad, hostilidad, miedo o competitividad. Nuestros pies indican hacia dónde queremos ir, quién nos agrada y quién no. Es importante no asumir. Y cuando nos topemos con pacientes en estas posturas que manejan los Pease en su libro, es necesario aclararlo preguntando al paciente cómo se siente.

En todo caso por ejemplo, una señal de interés es asentir con la cabeza. Son herramientas que el psicoterapeuta puede agregar a su proceso terapéutico para aumentar la empatía. Cuidado, que asentir muy rápido puede dar a entender que es algo que ya hemos escuchado y queremos que termine ya.

El silencio como herramienta en psicoterapia puede ser apoyado con el asentimiento con la cabeza. Una vez que el paciente termine de hablar y se quede en silencio, siga asintiendo unas cinco veces, para la cuarta el oaciente se sentirá probablemente motivado a continuar.

La cabeza levantada indica una actitud neutral. La cabeza hacia abajo indica una actitud negativa, crítica y agresiva. La cabeza ladeada es interés sobre el tema.

El gesto de llevarse las manos a la cadera ayuda a conseguir presencia física de mayor tamaño y es un gesto universal para indicar que la persona está lista para una acción decisiva. Representa modernidad y decisión.

La ropa también nos da información sobre lo que queremos entender del paciente. Un abrigo abotonado es frustración, mientras que uno abierto y echado hacia atrás es agresivo. De nuevo indico la importancia de conocer el entorno y no pre-juzgar. Es importante no dar nada por sentado y analizar más de un detalle antes de sacra conclusiones.

Un ejemplo es por ejemplo la pierna sobre el brazo de la silla o el sofá. Normalmente se diría que indica informalidad, indiferencia y despreocupación; o una actitud informal y agresiva. Esta es una posición que frecuentemente tomo en el salón de clases. Uno, porque ya me siento más en confianza; dos porque tengo un problema en la cadera que me impide estar sentada por largo tiempo y menos aún con las rodillas juntas.

Lo mismo cuando me siento a horcajadas, que no significa dominar, controlar o proteger la parte delantera de mi cuerpo con el respaldo de la silla.

El estar sentados con el cuerpo hacia el frente, indica estar listos para la acción.

Recordando la neurona espejo, el imitar los ademanes de otro indica “soy igual que tú”. Los estudios del lenguaje del cuerpo sincronizado muestran que la gente se siente de inmediato en confianza. Es una técnica usada para generar rapport, generar confianza. Debe ser manejada con cautela para que se sienta como espontánea y no como una burla hacia el otro. Muchas veces cuando dos personas conviven mucho, empiezan a parecerse. La acción de reflejar, es nuestra firma de comunicar a los demás que estamos de acuerdo con sus ideas y actitudes. El efecto reflejo es una demostración de mutuo respeto y continuará mientras los dos sigan estando de acuerdo.

Esto aplica al tono y volumen en la voz. Es importante no hablar más rápido que nuestro interlocutor (paciente). La velocidad del habla es la velocidad del cerebro en su capacidad de analizar conscientemente la información.

El uso de gafas es también motivo de análisis. El usarlas en la cabeza indica jovialidad, relajamiento y sofisticación. El ver al otro por arriba de las gafas resulta intimidante. El limpiarlas constantemente se usa generalmente para tomar tiempo para pensar antes de hablar.

Es importante la posición con respecto al interlocutor. Estar más arriba que el que escucha, resulta intimidante, si el paciente está sentado, nos mantenemos en la misma posición. El acercarnos a él desde arriba, resulta intimidante y puede ser considerado agresivo. No intimidar a los demás es posible si, conscientemente, disminuimos nuestra altura en relación a ellos, aunque la altura y el poder son simples percepciones.

Es importante para tener un buen contacto con el paciente, que no haya objetos entre el y el terapeuta. Las sillas deben estar una frente a otra sin nada que se interponga, o ligeramente inclinadas en un ángulo de 45grados y una al lado de la otra, para relajar la situación.. Esto evita un ambiente defensivo y competitivo, y ayuda a un buen contacto visual y la oportunidad de realizar gestos de espejo. Se da la oportunidad de interactuar con facilidad.

El hacer esperar al paciente es también una actitud poco cordial y que se interpreta no verbalmente como juego de poder. Una sonrisa al recibirlo, es señal de cordialidad.

Es mi punto de vista, que el mejor terapeuta es intuitivo. Para que la intuición surja como parte del terapeuta, de forma instintiva, es necesario estar preparados. El conocimiento teórico llevado a la práctica es lo que da como resultante la experiencia. La experiencia es la base de la intuición, que proviene del proceso metacognitivo y es tan desarrollable en hombres como en mujeres.

En teoría el cerebro de la mujer tiene más conexiones cerebrales interhemisféricas, su cuerpo calloso es más ancho por lo que se permite mayor interacción entre ambos hemisferios.

Es mi creencia, que lo poco que se conoce de la mente y el funcionamiento hoy, ha limitado el crecimiento y aprendizaje en la población. Existen tabúes que impiden que un hombre aplique más su intuición que una mujer, “porque el hombre es más analítico y racional” por ejemplo.

En la medida que el terapeuta de libertad a sus pensamientos y emociones, en medida que aprenda a escucharse cuando llega un pensamiento a su mente y siga creciendo en aprendizaje, practicando y rodeándose de gente se la cual pueda aprender, tendremos estupendos psicoterapeutas, como tendríamos mejores médicos o maestros para nuestros hijos.

La intuición no solo ayuda a ser más empáticos sino también a ser más asertivos. Observar sin limitaciones, sin predisposiciones, será una de las herramientas más importantes para entender lo que el paciente dice “sin decirlo”.

Para poder tener un buen proceso terapéutico es necesario saber observar y saber escuchar. Ambas requieren de proceso similar y para poder tener una buena sesión terapéutica es necesario escuchar con todos nuestros sentidos, y a esto me refuero que escuchemos lo que el paciente nos quiere decir, ni solo con sus la,abras SINO CON TODO SU CUERPO. Dicen los Pease, que el  35% de la gente prefiere el canal de información visual, el  25% prefiere el auditivo.

  • Debemos entender que los demás son distintos a mí.
  • Toda categorización de las personas nos aleja de poder escuchar y apoyar al paciente.
  • Necesitamos de la curiosidad por lo diferente, por lo ajeno. Interés genuino.
  • No esperar ni frustrarse si en la conversación no hay nada nuevo. ¨si no tenemos nada nuevo que reportar, entonces no tenemos nada que decir.
  • Para poder entender debemos ponernos en el lugar del otro. Imaginar su mundo, su vida, sus problemas. No minimizar las vivencias ajenas con estereotipos preprogramados ¨ya sabes….Pedro como siempre está metido en sus cosas¨.
  • Para escuchar debemos ser congruentes entre nuestro lenguaje verbal y el no verbal
  • Para acercarnos a otros requiere un sacrificio a nuestra individualidad. La escucha al servicio del otro, de forma desinteresada.
  • Diferenciar entre la escucha solidaria y la escucha crítica. Estamos? o Enjuiciamos?
  • Escucha Antagónica, busca el punto débil del otro para criticar o reprochar (Pseudoescucha)
  • Una relación Respetuosa se mantiene interesante para ambos. Nos involucramoss emocionalmente.
  • Una sesión Indiferente es la más letal de todas, cuando preferiríamos estar en otra parte. Y como dice Bernard Shaw ¨El peor pecado hacia nuestros prójimos no es odiarnos, sino ser hacia ellos indiferente: es ésa la esencia de la humanidad¨
  • Los Tabús impiden comunicarnos.
  • La descalificación del género impide una buena escucha. La mujer en México empezó a votar en 1953 y 19971 en Suiza. Hasta hace poco no se consderaba de importancia el escuchar a una Mujer. Después de la II Guerra Mundial se escuchó la voz de las minorías étnicas, sociales y de género. Nos acostumbramos a ver las minorías y ellas a sí mismas como merecedoras de lástima, que es muy diferente al respeto.  La globalización nos enfrenta cada vez más con personas diferentes a nosotros, nos incumbe entenderlas y escucharlas con respeto

“La escucha plena es aquella que logra traspasar nuestras limitaciones naturales, que va más allá de nuestras defensas habituales, de nuestras espectativas y estereotipos, y de nuestros intereses propios; que logra sobreponerse al aburrimiento a través de un esfuerzo que incluye paciencia, curiosidad e imaginación” M. Castañeda

Castañeda, M. (2011) Escuchar(nos). Hacia la comprensión de los demás… Y de uno mismo. Ed Taurus.

Greene, R. (2013) Maestría. Ed. Oceano

Pease, A. y B. (2006)  El lenguaje del. Cuerpo. Cómo interpretar a los demás a través de sus gestos. Ed Amat

TAGS: #gestalt #psicoterapia #psicologia #terapia #psicoterapiagestalt #terapiagestalt #universidadgestalt #maestria #maestriagestalt

Comentarios

comentarios

Deja un comentario