El fantasma del “debería”

Rocío Angélica Espinosa Hernández es alumna de la Universidad Gestalt cursando la Maestría en Psicoterapia Gestalt.

rangieeh@hotmail.com

El fantasma del “debería”

Toda tu educación, en la familia, en la sociedad, en la escuela, en la Universidad, crea tensión en ti. La tensión fundamental es que no estás haciendo lo que “deberías” hacer.

Así es durante toda la vida; te angustia como una pesadilla, te persigue. Nunca te dejará descansar, nunca te permitirá relajarte. Si lo haces te dirá: “¿qué estás haciendo? No debes relajarte; deberías estar haciendo algo”. Si estás haciendo algo te dirá: “¿qué estás haciendo? Necesitas descansar, te hace falta, de lo contrario te volverás loco; ya casi lo estás”. Si haces algo bueno te dirá: “eres idiota, hacer el bien no es rentable, la gente te engañará”. Si haces algo malo te dirá: “¿qué estás haciendo? Con este comportamiento vas a ir al infierno, tendrás que pagar por tus actos”. Nunca te dejará descansar, hagas lo que hagas, te estará condenando.

Te han implantado un censurador. Esta es la mayor calamidad que le ha ocurrido a la humanidad. Hasta que no nos libremos del censurador que hay en nuestro interior no podremos ser realmente humanos, no podremos ser realmente felices y no podremos participar en la fiesta que supone la existencia.

Nadie excepto tú puede anularlo. El problema no es solo tuyo, es en el que hayas nacido, sea cual sea la religión a la que pertenezcas es lo mismo, da igual a la clase de ideología a la que pertenezcas, la esencia es la misma. Lo sustancial es crear una división dentro de ti, para que así una parte condene a la otra. Si haces caso a la primera parte, entonces la segunda empezará a condenarte. Te mantienes en un conflicto interior, tal conflicto debe ser abandonado, de lo contrario desaprovecharas toda la belleza, toda la aventura de la vida. Nunca serás capaz de reír con plena satisfacción, nunca serás capaz de amar, nunca serás capaz de sentir la plenitud. Es solo en esa plenitud donde el individuo florece, donde surge la primavera, cuando tu vida comienza a tener color, música y poesía.

La neurosis se ha convertido en algo tan común que la aceptamos con normalidad. Creemos que esa es la esencia de la vida, que así es la vida: un sufrimiento, un sufrimiento muy largo y lento, una dolorosa y angustiosa existencia.

Haz lo que te dicte tu naturaleza, persigue lo que anhelan tus características intrínsecas. Escucha tu propio corazón, escucha muy atentamente, conscientemente, así nunca te equivocaras. Si escuchas a tu propio corazón nunca estarás dividido, comenzaras a andar en la dirección adecuada, sin siquiera pensar qué es lo malo y qué es lo bueno. Síguelo a toda costa, ve a donde sea que este te lleve. Sí, algunas veces te conducirá por terrenos peligrosos pero entonces recuerda que tales situaciones son necesarias para madurar. Algunas veces te alejara del camino, pero recuerda de nuevo que tales situaciones de confusión son parte del crecimiento. Caerás muchas veces. Levántate de nuevo, porque así es como se llega a conseguir la armonía: cayéndose y volviéndose a levantar.

Olvida todo lo que se te ha enseñado: “esto está bien y esto está mal”. La vida no es tan tajante. Lo que es bueno hoy puede que sea malo mañana, lo que es malo en este momento, puede que no lo sea tanto el siguiente. La vida no puede ser clasificada, no puedes etiquetarla tan fácilmente.

Evita a los que pretenden decidir por ti, toma las riendas con tus propias manos. Tú debes decidir. Decidir significa correr riesgos, que puedes equivocarte. ¿Quién sabe lo que va a pasar? ese es el riesgo.

Corre todos los riesgos que se necesitan para ser individual, acepta los desafíos para que estos te hagan perspicaz para que te aporten la brillantez e inteligencia necesaria.

La verdad no es una creencia; es inteligencia absoluta, es una experiencia iluminadora de tu conciencia. Tendrás que aportar el espacio adecuado para que ocurra. Y ese espacio adecuado es aceptarte a ti mismo como eres. No niegues nada, no te dividas, no te sientas culpable.

Bibliografía

Osho. El equilibrio Cuerpo-Mente. Debolsillo. 2013

Universidad Gestalt (http://www.gestalt.mx)

Para más artículos visita: http://www.mundogestalt.com

Centro de orientación psicológica en adicciones y trastornos alimenticios (COPA) http://www.facebook.com/orientacionpsicologicaenadicciones

TAGS: #gestalt #terapia #psicoterapia #psicoterapiagestalt #terapiagestalt #universidadgestalt #adicciones #adiccion #trastornosalimenticios #drogas #droga #drogadiccion #bulimia #anorexia

Comentarios

comentarios

Deja un comentario