El cierre de asuntos inconclusos

Por: Erika Nallely Varela Hernández quien es alumna de la Maestría en Psicoterapia Gestalt de la Universidad Gestalt y entregado el 8 de julio del 2015.

Índice

Introducción……………………………………….……..……….……………..2

Objetivos de la terapia Gestalt……..………….……………….…………………3

Conclusiones…………………..……..…………………………….…………….4

Bibliografía……………………………………………………………………….6

 

Introducción

Gestalt es una palabra alemana que significa totalidad. Dentro de la psicoterapia Gestalt esta totalidad se refiere al contexto en el que vive una persona y este contexto, llamado campo, está compuesto por una figura y un fondo, en donde esta figura es equivalente a la necesidad que en ese momento tenga esa persona, algunos ejemplos pueden ser: hambre, sed, angustia, tristeza, sueño, ganas de gritarle a alguien, concluir una tesis, etc. El fondo es todo aquello que forma parte del campo pero que en ese momento sale fuera de la atención de esa persona, es decir, es todo aquello que no es su necesidad en ese momento. Así entonces esta figura cambia constantemente, según la necesidad de cada momento.

El proceso que se genera en el camino que comienza con el nacimiento de una necesidad hasta la satisfacción y asimilación de la misma es conocido como el ciclo de la experiencia, llamado también el Ciclo Gestalt de Salama. Este ciclo está conformado por 8 etapas que representan la forma en que fluye la energía de un ser humano durante este proceso. Estas etapas son: reposo, sensación, formación de figura, movilización de energía, acción, precontacto, contacto y poscontacto.

El objetivo principal de la terapia Gestalt es justo que todas estas etapas estén abiertas para recibir y dejar circular esta energía y que de esta manera, dicha energía fluya en la búsqueda de la satisfacción de cada una de las necesidades de cada ser humano. La vida misma es una necesidad. ¿Será entonces que si una persona deja fluir esta energía a través de este ciclo podría vivir su vida de manera feliz?

Objetivos principales de la Psicoterapia Gestalt

Cuando somos niños, solemos interrumpir el ciclo de nuestra experiencia, cuando mamá nos dice que callemos, cuando papá nos dice que no lloremos, que no hagamos esto o aquello porque nos vemos feos, que las niñas que se enojan se ven feas, que los niños no lloran… y una infinidad más de ideas que siembran en nuestra cabeza. La energía que estaba disponible para llorar, para enojarnos o para expresarnos es reprimida y la misma se queda alojada en nuestro cuerpo, esos son ejemplos de los llamados ciclos no concluidos.

Estos ciclos pueden ir de una simple neurosis a patologías más graves. Este es el punto en el que la psicoterapia Gestalt entra en acción.

La psicoterapia Gestalt perteneciente a la corriente humanista de la Psicología, sirve de base al tratamiento mental en el que se concede importancia decisiva al desarrollo del autoapoyo del ser humano a través del cierre de asuntos pendientes consigo mismo y con los demás, dentro de un contexto único, mediante técnicas de diálogo y vivenciales que favorecen la comprensión súbita.

Dentro de los principales objetivos de la terapia Gestalt se encuentran:

  • Que el cliente experimente una mayor conciencia de sí mismo.
  • Que aprenda a asumir la responsabilidad de sus experiencias.
  • Que tenga consciencia de cuáles son sus necesidades.
  • Que tenga un contacto más pleno con sus sensaciones.
  • Que tenga experiencia de su autoapoyo.
  • Que esté abierto a nuevas experiencias.

Sin embargo el objetivo básico del terapeuta Gestalt es facilitar la comprensión súbita y el cierre de los asuntos pendientes del cliente para que éste logre una existencia auténtica y aprenda a apoyarse en sí mismo para evitar la dependencia y que logre vivir mejor su vida.

Existen dos metas en la terapia desde el punto de vista metodológico:

  • La inmediata o a corto plazo. Implica cerrar asuntos urgentes.
  • La mediata o de largo plazo. Sirve para favorecer la adquisición de una filosofía de vida auténtica con la que el cliente mejore considerablemente su calidad de vida al incrementar su autoapoyo y autoestima.

A través de un sinnúmero de técnicas específicas la terapia Gestalt logra apoyar al cliente a desbloquear la energía contenida y que no permite que la energía fluya en pro de la vivencia de nuevas experiencias. Mediante ciertos experimentos, en las sesiones de terapia, el cliente ensaya sus reacciones ante nuevas experiencias o bien revive lo ya experimentado para darle un nuevo enfoque y con ello provocar que el enfoque de su vida en el presente sea diferente y satisfactorio, esto permite romper esa barrera del flujo de la energía, como se mencionó anteriormente, y continuar así con su vida con una nueva perspectiva de su vida misma.

Conclusiones

Como lo dijo Juan Lafarga: “todas las terapias son útiles, en tanto tienen como objetivo el bien del ser humano”

La terapia Gestalt está dedicada, como pudimos observar, a cerrar asuntos inconclusos, cada uno de estos cierres en nuestra historia, es decir cada vez que ensayamos en la terapia estos cierres de asuntos en realidad estamos ensayando, aprendiendo a estar siempre abiertos para que el flujo de la energía no sea interrumpido. Al pasar por cada una de las etapas del ciclo, la energía fluye y nuestros procesos no se ven interrumpidos. Fluimos de una manera natural y esto se ve reflejado en cada uno de nuestros asuntos, ya sea en la escuela, el trabajo, nuestra relación con la familia, la pareja, los amigos, los compañeros de trabajo y cada uno de nuestros asuntos, es decir, en cada una de nuestras necesidades. Y cuando son satisfechas estas necesidades entonces nos sentimos tranquilos, orgullosos, felices y plenos.

Bibliografía:

  • Salama Héctor, Ciclo Gestalt de Salama TPG, Centro Gestalt de México, México 2002.
  • Salama Héctor, Gestalt 2.0 Actualización en psicoterapia Gestalt, Alfaomega, México 2012.
  • Perls, Fritz; Baumgardner, Patricia. Terapia Gestalt 2da Edición. Editorial Paix. México. 2006.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario