El camuflaje en las manifestaciones no verbales de nerviosismo

Sandra Iveth Ancelmo Ramírez
sandy_ancelmo@yahoo.com.mx

Hoy por la mañana me preguntaba, cual es la diferencia entre un famoso o alguien con una gran seguridad en su persona y yo respecto al manejo de la sensación conocida como nerviosismo, salvando sanamente las distancias claro está, al terminar de leer al respecto en la literatura al calce, puedo decir que en adición a la autoaceptación y autoestima, existe un factor muy importante, el camuflaje, que son aquellas acciones utilizadas para disimular el nerviosismo. Según el DRA , el nerviosismo, es un estado pasajero de excitación nerviosa, es decir, que mi sistema nervioso central se acelera y comienzo a presentar manifestaciones físicas poco controladas, como sudoración, manoteo o tartamudeo, como resultado del estímulo que estoy percibiendo, ya sea externo como en una situación nueva, o interno como en una fantasía catastrófica, es decir, proyectar un futuro desfavorecedor en mi mente. Dejando a un lado el estudio del autocumplimento de las profecías, y mi situación terapéutica personal, entiendo que como dicen los Pease en su libro “El lenguaje del cuerpo”, todos se sienten nerviosos en público, incluso los famosos. Algunos camuflajes pueden ser el fumar, rituales como tocarse el pelo, mascar chicle, morderse las uñas, mover dedos y pies, ajustarse los puños de la camisa, rascarse la cabeza, jugar con alguna cosa u otros gestos que nos dicen que necesitan un consuelo, un autoapoyo o hetero para controlar la situación.
A continuación mencionaré algunas situaciones que pueden generar sensación de nerviosismo y sus camuflajes, pero antes, quiero retomar la recomendación de los Pease y Mark Knapp, que para interpretar correctamente el lenguaje corporal, es necesario además de tener una preparación en el tema y ser un observador eficaz , considerar el contexto y no estudiar aisladamente las expresiones. Una vez aclarado esto, aquí están algunos ejemplos:
? … “Las personalidades televisivas y estrellas de cine, no quieren que su público detecte que están nerviosos o que se sienten inseguros. Prefieren proyectar una actitud fría, calmada y controlada, aunque su ansiedad o aprensión se filtra a través de formas camufladas de cruzarse de brazos. …, en lugar de que los brazos se crucen, una mano toca o sujeta un bolso, una pulsera, un reloj, un gemelo, o cualquier objeto cerca del otro brazo.” (Pease, A. & Pease, B., 2006, Pag.61)
? “Podríamos pensar que después de más de medio siglo de ser examinados en público y de tener que enfrentarse a grandes multitudes, miembros de la realeza, como el príncipe Carlos, habrían generado resistencia a los sentimientos de nerviosismo, pero sus pequeños comportamientos de cruces de brazos revelan que se siente tan inseguro como usted o yo nos sentiríamos en las mismas circunstancias.” (Pease, A. & Pease, B., 2006, Pag.61)
? “La utilización de barreras camufladas por parte de las mujeres es menos visible que el caso de los hombres porque las mujeres pueden sujetarse a cosas como bolsos o carteras cuando se sienten tímidas o inseguras.” (Pease, A. & Pease, B., 2006, Pag.61)
? “Sujetarse la muñeca y el brazo en la espalda es un gesto que se observa a menudo en el exterior de los tribunales cuando las partes contrarias se encuentran cara a cara, entre vendedores que esperan en la recepción de las instalaciones de un cliente y entre los pacientes que esperan en la consulta del médico. Es un intento de camuflar el nerviosismo o de autocontrol. (Pease, A. & Pease, B., 2006, Pag.82)
? “… el miedo número uno de las personas es el miedo a hablar en público… Si algún día le toca hablar en público…nunca explique al público que está nervioso…el público nunca sospechará de su nerviosismo a menos que usted informe que se siente así.” (Pease, A. & Pease, B., 2006, Pag.201)
En lo que a mí respecta, terminé mi artículo con una perspectiva diferente hacia el nerviosismo, es humano y es inevitable en primera instancia, sus manifestaciones son infinitas y es imposible ocultarlas en un cien por ciento, pero se puede controlar. Edgar y Barba Pease recomiendan tomar actitudes de confianza cuando hay sensación de nerviosismo, como el “campanario” que es presionar los dedos de una mano con la otra en una especie de triángulo al frente, y como terapeuta en formación considero que, con eso trabajaría de modo inmediato el síntoma, no un asunto inconcluso si es que existiera.

Referencias Bibliográficas.
Knapp, M. (2012). La comunicación no verbal. El cuerpo y el entorno. 3ra. reimpresión de la primera edición. México: Editorial Páidos.
Pease B. & Pease Allan. (2006). El lenguaje del cuerpo. ISBN ebook: 978-84-9735-577-3. España. Amat.
Watzlawick, P. (1984). El arte de amargarse la vida. ISBN ebook: 978-84-254-2775-6. España: Editorial Heder.

Referencias de Internet.
Página: http://lema.rae.es/drae/?val=NERVIOSISMO

Comentarios

comentarios

Deja un comentario