El alma y la maquina

“El alma y la maquina.”

Por: Psic. Giuseppe Olav Ortiz García.

Coordinador del Área de Humanidades de la Universidad Gestalt.

Erich Fromm (1955:298) decía que el peligro del pasado estaba en que los hombres se convirtieran en esclavos, y que el peligro del futuro está en que los hombres se conviertan en robots o autómatas. Ese futuro, ha ido aterrizando poco a poco sobre la planicie del planeta, como un halcón que aletea sus alas antes de clavar sus garras en la presa.

¿Con qué anhelo, peregrinaba por el camino amarillo el hombre de hojalata (una especie de robot, o autómata, que en sus días de humano talaba árboles, en un intento desesperado por acumular riqueza) hacia su encuentro con el mago de Oz? Hubo un momento (por decirlo de alguna manera), en que de su interior se manifestó el fantasma dentro de la máquina, y broto el anhelo de volver a sentir un corazón latente, como recuerdo de su origen.

El autómata es también un muñeco motorizado, en el que un brillo artificial se refleja en sus pupilas de plástico. Está programado en serie, y en serio, por los amos que el mismo alimentó en tiempos anteriores.

A mediados del siglo pasado, Fromm psicoanalista y psicólogo humanista, dilucidaba el panorama de una sociedad enajenada, insana, productora de seres humanos en serie igual de enfermos, tanto mental como físicamente. Advertía en ese entonces, que el curso de los acontecimientos desembocaría en el vasto mar de la automatización robótica.

El robot aún no tiene imaginación propia. No sueña, no siente, no piensa por sí solo con un libre albedrio. Esta característica, regalo de dioses, se suma a otro muy particular que nos engalana con ropas preciosas: el alma.

Ese brillo tenue que se contempla reflejado en los ojos, nos da muestra de la vitalidad de un ser sintiente. La opacidad o ausencia de este brillo en las pupilas, la palidez de la piel, y el cese del vaivén de las costillas comprimiéndose y expandiéndose con cada respiro, son elementos que nos permiten discernir la desaparición del soplo divino que influye la vida.

Este soplo divino es el alma. La palabra “psicología” viene de dos raíces etimológicas que son psyche y logos, alma y estudio o tratado de, respectivamente. Este estudio del alma (que cuanto se ha alejado de su objeto en la práctica), me parece tan pertinente en estos tiempos en los que el robotismo acecha en los bolsillos de los pantalones, en las bolsas de las damas, en los juguetes de los niños.

Creo en que no alcanzan las palabras para expresar esencia tan pura como es el alma, muchos seres humanos se han dado a la tarea de tratar de definirla o volverla asequible, y entre tantos tratados de la misma, encuentro uno que cautiva mi imaginación.

Tiene que ver con una concepción, tan mágica como inconmensurable es su fuente, y la hayamos en palabras de Krishna, eternizadas en el Bhagavad Gita. Aquí nos cuenta de una manera tan florida, sobre la esencia intrínseca a todas las cosas, la naturaleza espiritual de la chispa divina que habita todo cuerpo.

Habla de un espíritu universal que mora en todos los seres; siendo nuestros cuerpos, frágiles y sujetos a la disolución, simples envolturas del Espíritu eterno, imperecedero e inconmensurable.

“Indestructible es aquel que desplegó el Universo, y cuya esencia todo lo penetra… Arma ninguna puede herirle, ni fuego quemarle, ni agua humedecerle, ni viento orearle. Porque es invulnerable, incombustible, impermeable e insensible al aire; es eterno, omnipresente, inmutable, permanente, y siempre uno.”

Para mí, como psicólogo, es tan pertinente en estos tiempos, escuchar las historias que se contaban nuestros ancestros sobre el origen de nuestra esencia, como indispensable es un candelabro para atravesar las penumbras de la mente. El fundamento que nos ofrecen para seguir soñando el despertar del alma, son coordenadas luminosas en este oscuro mapa en donde la maquina teje sus redes. Ver más allá de lo aparente y discernir la esencia inmutable que caracteriza toda forma, es tarea fundamental de quien se adentra en las regiones de la psicología.

Giuseppe Olav Ortiz García  es coordinador del área de humanidades de Universidad Gestalt (http://www.gestalt.mx) su correo es gortiz@gestalt.mx

Para más artículos visita: http://www.mundogestalt.com

TAGS: #gestalt #terapia #psicoterapia #psicoterapiagestalt #terapiagestalt #universidadgestalt #comunicacion #diadelpsicologo

Enlaces:

http://institutojuanpabloterra.org.uy/files/Erich_Fromm-Psicoanalisis_de_la_sociedad_contemporanea.pdf

http://www.indiacultural.es/descargas/Varios/Gita%20de%20Roviralta.pdf

Ilustración:

Silvia Pelissero, A.K.A. Agnes Cecile.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario