Duelo y sus distintos tipos

Carola Maurer Walls

Grupo: V-625

Clase: Supervisión

Correr electrónico: carolamaurer@hotmail.com

Duelo y sus distintos tipos

La elaboración de duelo es un proceso de activa adaptación a lo que tiene de nuevo lo diferente y a lo que tiene de diferente lo nuevo, aunque sea mejor.

Nuestras pérdidas incluyen también las renuncias conscientes o inconscientes de nuestros sueños románticos, la cancelación de nuestras esperanzas irrealizables, nuestras ilusiones de libertad, de poder y de seguridad así como la pérdida de nuestra juventud, aquella irreverente individualidad que se creía para siempre ajena a las arrugas invulnerable e inmortal.

Asumiremos al recorrer nuestro camino que las pérdidas tienden a ser problemáticas y dolorosas pero sólo a través de ellas nos convertimos en seres humanos plenamente desarrollados y con ello llegamos a madurar. Madurar siempre implica dejar atrás algo perdido aunque sea un espacio imaginario y elaborar un duelo es abandonar uno de esos espacios anteriores que siempre nos suenan más seguros, protegidos y más previsibles, esto nos obliga a crecer.

Los duelos son experiencias imprescindibles y parte de nuestro crecimiento, cada uno de ellos es único y cada manera de afrontarlos es irrepetible. Frente a la vivencia de la pérdida el proceso de duelo sucede frente a cualquier pérdida, definiendo como vivencia de pérdida simplemente la situación interna frente a la que ya no está. Es decir, un duelo puede generarse también a partir de una acción voluntaria y también desde hechos ineludibles como el paso del tiempo.

Estar en duelo no es estar enfermo, más bien es el proceso que conlleva la superación de una pérdida es la garantía de desarrollo crecimiento y salud. El proceso de duelo se establece para poder seguir adelante en nuestro camino, para poder superar la ausencia, sucede frente a cualquier pérdida.

El duelo es el doloroso proceso normal de elaboración de una pérdida, tendiente a la adaptación y armonización de nuestra situación interna y externa frente a una nueva realidad. Elaborar duelo significa ponerse en contacto con el vacío que ha dejado la pérdida de lo que no está, valorar su importancia y traspasar el dolor y la frustración que comporta su ausencia.

Cuando un duelo se ha completado es cuando hemos aprendido a vivir sin él, sin ella, sin eso que no está, cuando hemos dejado de vivir el pasado y podemos invertir de nuevo toda nuestra energía en nuestra vida presente y en los vivos a nuestro alrededor.

El duelo patológico es el que se aleja de la elaboración saludable de la pérdida, es siempre la expresión de una patología previa, es decir, hay algo que está complicado desde antes y que sale a luz con el proceso de duelo.

Hay ciertas maneras de morir por lo que existen distintos tipos de duelo:

Duelo por suicidio, el cual es el más difícil de afrontar y resolver para cualquier familia, los sentimientos específicos que experimentas los supervivientes de un suicidio es la vergüenza, este sentimiento no sólo afecta las interacciones del superviviente con la sociedad sino que también alter de manera espectacular las relaciones de la unidad familiar. La culpa es otro sentimiento normal entre los supervivientes ya que asumen la responsabilidad de la acción del fallecido y tienen el sentimiento corrosivo de que había algo que ellos debían o podían haber hecho para evitar la muerte. Por último el enfado puede ocurrir también en ocasiones ya que perciben la muerte como un rechazo cuando preguntan ¿por qué por qué me hizo esto?

Muertes súbitas, son aquellas que se producen sin aviso y requieren una comprensión e intervención especial, pueden ser accidentales, ataques al corazón, suicidio y homicidio. Este tipo de muerte deja al superviviente con la sensación de que la pérdida no es real, una segunda característica tiene que ver con la exacerbación de los sentimientos de culpa por haberle permitido ir algún lado o si hubieran estado con él. La tercera característica es la implicación que suelen tener las autoridades médicas y legales, especialmente de accidentes y homicidios, la cuarta característica es la sensación de impotencia que provoca en el superviviente este tipo de muerte es un ataque a nuestra sensación de poder y de orden que va unida a una sensación de rabia, la última característica es el aumento de la necesidad de entender por qué ocurrió que se relaciona con la necesidad de dominio cuando una muerte ha sido traumática.

Muerte súbita infantil, se produce en niños de menos de un año y se da con más frecuencia en niños entre dos y seis meses, los factores que complican este duelo son que la muerte se produce sin aviso previo en niños que parecían sanos, segundo la ausencia de una causa definida produce culpa hacia uno mismo y hacia los demás, la tercera proviene de la implicación del sistema legal.

Abortos espontáneos, los padres que han sufrido abortos espontáneos generalmente reciben mucho apoyo por parte de la familia y los amigos, sin embargo hay ciertas experiencias que hacen difícil este duelo. Cuando una mujer tiene un aborto espontáneo, la primera preocupación de todo el mundo es su salud, surge la preocupación si podrá tener más hijos, la culpa es otra preocupación importante ya que necesita culpar a alguien y el primer foco de recriminación es interno.

Muerte perinatal, el enfoque que debería tomar el profesional de la salud con un marido y una esposa es reconocer que los padres han sufrido una pérdida real, una muerte. Es importante trabajar con los dos miembros de la pareja implicados en la pérdida, esto produce una aceptación de este tipo de pérdida cuando ambos padres tienen estilos de afrontamiento similares y una comunicación más abierta, es importante trabajar con la pareja sus sentimientos respecto a la pérdida, especialmente el miedo y la culpa.

Aborto provocado, muchas personas tienen una actitud despreocupada respecto a la experiencia del aborto, el aborto es una de las pérdidas de las que no se puede hablar y que la gente desearía olvidar, la experiencia superficial después de un aborto es el alivio, sin embargo una mujer que no elabora la pérdida puede experimentar el duelo en cualquier pérdida posterior. Una de las maneras de controlar la cuestión del duelo relacionado con el aborto es hacer un asesoramiento psicológico completo antes del aborto para que la persona implicada pueda explorar los sentimientos ambivalentes, comentar las diversas opiniones y recibir apoyo emocional.

Duelo anticipado, hace referencia al duelo que se produce antes de la pérdida real, en muchos casos la muerte es algo que ya se conoce de antemano y durante este periodo  el potencial superviviente empieza las tareas del duelo así como a experimentar las diferentes respuestas emocionales. Este tipo de duelo incluye tareas la primera es la conciencia y aceptación de que la persona va a morir, la segunda puede haber una variedad de sentimientos asociados a la pérdida anticipada, la tercera es acomodarse a un medio en el que el fallecido esté ausente para realizar ensayo de roles y repasen lo que harán después de la muerte.

Terapia gestalt

Una técnica útil en caso de duelos, es la silla vacía, ya que en vez de hacer que los pacientes se limiten a hablar del fallecido, es importante que hablen directamente con la persona fallecida en el presente. El paciente imagina al fallecido en la otra silla, se le pide que hable directamente con el fallecido acerca de los pensamientos y sentimientos que tiene respecto a la muerte y a su relación

Otra técnica podría ser el psicodrama, donde los pacientes representan su rol y el de la persona fallecida, replicando y volviendo a replicar hasta que se resuelva el conflicto concreto.

Usar fotos puede ayudar a facilitar las metas de la terapia, se le pide al paciente que lleve a terapia su fotografía favorita, esta foto se utiliza para estimular recuerdos y emociones y en ciertas ocasiones, se puede usar como centro de discusiones con el fallecido, en presente.

Referencias:

  • Bucay J. El camino de las lágrimas, editorial océano, 2010
  • Worden, W. el tratamiento del duelo: asesoramiento psicológico y terapia, editorial paidós, 1997

Comentarios

comentarios

Deja un comentario