Despacio que llevo prisa

……Despacio que llevo prisa

Por: Adelaida Aizpuru González, alumna  de la Universidad Gestalt cursando la Maestría en Psicoterapia

aaizpurug@yahoo.com.mx

En la sociedad actual la prisa, el estrés y las exigencias son algunas de las fuentes más comunes de malestar sobre todo en las personas que vivimos en las grandes ciudades; este estilo de vida hiperactivo colabora a que nos desconectemos de las emociones y de lo que está sucediendo en nuestro presente para desviarnos del aquí y el ahora.

Asimismo existen personas que esperan frutos instantáneos de sus acciones, resultados inmediatos en todas las áreas de sus vidas y desafortunadamente, cuando la paciencia no se cultiva, el desazón y la frustración  aparecen.

Tal es el caso que se presenta en algunos procesos terapéuticos en donde por un lado el terapeuta en su afán por obtener rápidamente resultados  se convierte en un cazador implacable de figuras y por otro los consultantes, quienes frecuentemente tienen una gran prisa no por comenzar, sino por terminar sus procesos terapéuticos.

Todo proceso requiere su tiempo de ajuste, como lo es también para el caso de la psicoterapia; si retomamos la enseñanza fundamental del Tao que nos comparte el cómo aprender a ser pacientes, destaca lo siguiente:

“…Tú puedes esperar infinitamente, la iluminación puede aparecer instantáneamente, pero tú no debes pedir para que ocurra instantáneamente. Si tú lo pides, puede ser que nunca ocurra; tu propio pedido se volverá un obstáculo, tu propio deseo creará una distancia entre tú y la naturaleza.

Permanece en sintonía con la naturaleza, deja que la naturaleza tenga su propio curso; y siempre que ella viene, ella es rápida. Aunque ella tarde siglos para llegar, aún así ella no está atrasada. Ella siempre llega en el momento cierto.

El Tao cree que todo ocurre cuándo es necesario; cuándo el discípulo está preparado, el Maestro aparece. Cuándo el discípulo está finalmente preparado, Dios aparece. Tu valor, tu vacío, tu receptividad, tu pasividad vuelven esto posible; no tu prisa, no tus carreras, no tu actitud agresiva.”

Así, podría decirse que la paciencia es una herramienta imprescindible hacia el éxito, en donde no se trata de tener una actitud enfocada a delegar en forma pasiva todo lo que nos ocurre, sino el hecho de hacer uso de aquella paciencia elegida con consciencia y con desapego al resultado.

Por lo que la invitación para los integrantes en un proceso terapéutico es: …..despacio que llevo prisa.

Bibliografía:

Osho. El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la flor dorada. Gaia. 2010

Universidad Gestalt (http://www.gestalt.mx)

Para más artículos visita: http://www.mundogestalt.com

Centro de orientación psicológica en adicciones y trastornos alimenticios (COPA) http://www.facebook.com/orientacionpsicologicaenadicciones

TAGS: #gestalt #terapia #psicoterapia #psicoterapiagestalt #terapiagestalt #universidadgestalt #adicciones #adiccion #trastornosalimenticios #drogas #droga #drogadiccion #bulimia #anorexia

Comentarios

comentarios

Deja un comentario