De Erasmo y Petrarca a Fritz Perls

Conferencia Magistral del5º Congreso Internacional de Gestalt de la Universidad Gestalt
Por: Dr. Guillermo Feo

En primer lugar agradezco a la Directiva de la Universidad Gestalt de América y al comité  organizador de este congreso llamado Gestalt, CONciencia y Humanismo.

¿Héctor está por ahí, Héctor Salama? Mira dónde está… Héctor dijo esta mañana cuando se refirió a mí que cada vez que yo venía traía un ramillete de flores ¿no? Bueno exactamente el congreso anterior traje una flor, que fue Kenia Campano. Esta vez  sí traje un ramillete de flores, a mis alumnas.  Bueno, en base a este título que ustedes colocaron a vuestro congreso, yo decidí titular mi participación de esta manera: “De Erasmo y Petrarca a Fritz Perls”. Un saludo entonces desde Caracas Venezuela para todos ustedes.

Voy a dividir mi intervención en tres bloques, en primer lugar por supuesto me voy a referir a qué es eso del Humanismo, en segundo lugar por supuesto qué es eso de la conciencia y en tercer lugar cuál es nuestra visión de la Terapia Gestalt, porque  se dice con facilidad que la terapia gestáltica está enmarcada dentro de lo que se llama la Psicología Humanista, pero con la misma facilidad con que se dice que la Terapia Gestalt es un tipo de Terapia Humanista, no es frecuente que esa afirmación tenga un apoyo, un apoyo específico, un apoyo razonado.  Me decía una amiga terapeuta de Venezuela de Terapia Conductual, que por qué nosotros nos abrogábamos el título de humanistas, que ellos también eran humanistas, de tal manera, que ¿qué es lo que sostiene esta afirmación de que la Terapia Gestalt está enmarcada dentro de esto que se llama la Psicología Humanista y del Humanismo? Vamos a hacer una primera aproximación, diciendo que Humanismo es una doctrina o actitud vital basada en una concepción integradora de los valores humanos, pero de nuevo, si nos quedáramos sólo con esa afirmación cualquier tipo de psicoterapia, cualquiera, incluyendo hasta al mismo Psicoanálisis, pudiera decir que es una orientación de tipo humanista,. Cada teoría psicoterapéutica tiene una concepción sobre el ser humano y por supuesto tiene una concepción sobre los valores del ser humano ¿Cómo concibe eso una teoría psicoterapéutica que tiene una expresión pragmática y práctica? ¿Cómo se formaron esos valores y de dónde vienen?  La curiosidad me llevó a investigar el origen, muy específicamente me llevó a investigar sobre el primer ser humano, y me encontré con una teoría a la que quiero que le presten muchísima atención, se las voy a leer: “El primer ser humano apareció sobre la faz de la tierra hace un millón de años sobre las tres y cuarto de la  tarde. Dos homínidos caminaban pacíficamente por un bosque de ciruelos. El que iba adelante apartó una rama que le estorbaba el paso, con tal fortuna, que al terminar de pasar y soltar la rama, ésta le sacó un ojo al de detrás. En ese instante se obró el milagro, el primero de los homínidos en lugar de agacharse inmediatamente por el ojo de su compañero para ayudarlo, sintió algo extraño que le subía desde el estómago y su garganta comenzó a emitir un balbuceo repetitivo. Al principio tímidamente, como extrañado por esa desconocida sensación, al medio minuto, ya estaba descojonándose de la risa por su compañero y del ojo que seguía en el suelo.” La escuela filosófica de Kiel, aunque reconoce que descojonarse de la risa por ver saltar el ojo a un compañero es una condición necesaria para considerar humano a un ser, considera sin embargo que la plenitud de la humanidad sólo se logra cuando un ser humano mata con sus propias manos a otro. La escuela filosófica de Lepe alega en cambio, y no les falta razón, que si para convertirse en ser humano es necesaria la existencia de otro ser humano al que matar, es imposible la existencia de un primer  ser humano: es decir, éste es el cuento de qué fue primero el huevo o la gallina, luego por reducción al absurdo, lo más probable es que no existamos. Esta disquisición nos lleva a lo siguiente, es imposible imaginarse al ser humano sino en y con relación al otro y a los otros, es decir que el ser humano es un ser social y la sociedad está ligada intrínsecamente a la existencia del ser humano. Se caracteriza por dos circunstancias: primero por la formación de conjuntos territoriales  que tienen que ver específicamente con el idioma y con la religión y aspectos culturales en general y segundo, por supuesto como un modo de comunicarse. Los modos de comunicarse varían de acuerdo con lo cultural de esa sociedad. Estas dos características son un marco de referencia en la evolución humana desde la prehistoria hasta nuestros días para procurar comprender qué es esto del ser humano. Aceptando que la palabra humanista era una palabra que se le otorgó a los profesores de lenguas clásicas en el siglo XIV, con base en eso se establece esta clasificación: un Humanismo Preclásico, un Humanismo Clásico que correspondería al Renacimiento, un Humanismo Romántico Moderno que correspondería al periodo de la Iluminación y un Humanismo Contemporáneo. No me voy a referir porque se escapa la intención de esta conversación a los otros humanismos como el Humanismo Cristiano, o el Humanismo Socialista o el Humanismo Marxista.

Aunque mencionamos una edad de oro del Humanismo que corresponde al Renacimiento, es necesario por supuesto, que comprendamos qué era lo que prevalecía antes del Humanismo y lo que prevalecía era la Edad Media, la Edad Media se caracterizaba por una historia del pecado y la redención y por el apocalipsis y el juicio de Dios, esto está totalmente desconfigurado, el sistema universal iniciaba y finalizaba en el Empíreo que era la morada de Dios y esto tenía un reflejo en las superestructuras, específicamente en la existencia del Papa y del Emperador, el Papa era nombrado por Dios, el Papa nombraba al Emperador. La cultura de la Edad Media era un sistema jerárquico, feudal como ustedes conocen, una relación económico-social, jerárquica en donde el orden, por lo menos en teoría, y la seguridad estaban por encima de la libertad individual, exceptuando por supuesto al emperador. Las artes estaban signadas por la religiosidad, había la conceptualización de belleza era una conceptualización figurativa, conceptual, simbólica alejada de lo que era realmente la realidad de la naturaleza y en ello la realidad humana. Recordemos el Cantar del Mío Cid que narra las aventuras de Rodrigo Díaz de Vivar, un caballero de alta moralidad, heróico, de una conducta intachable. En la pintura predominaban figuras geométricas. Lo que quiero insistir, para hacer contraste con lo que viene, es que era concepción figurativa. No estaba ligado a la concepción auténtica del ser humano.

En el Humanismo, la socialización tal como la hemos descrito no basta para describir al ser humano. En el Humanismo los fenómenos históricos y sociales empiezan a explicarse por la necesidad de cambio a partir de la particularidad humana y ella intrínsecamente ligada a la dinámica intersubjetiva de los seres humanos, como no podemos dejar de relacionar esto que estoy afirmando con, por ejemplo la necesidad de trascendencia de Erich Fromm que no es más que elevarse sobre su naturaleza animal a través de la capacidad de crear. Nada para el hombre humanista, nada de lo concerniente al ser humano  le era indiferente, importante aclarar que el hombre humanista no era antirreligioso, simplemente consideraba que la naturaleza no es una simple creación de Dios, sino que la naturaleza era un ambiente para explorarse a sí mismo en su relación con la naturaleza. A través de la experimentación y esto es lo que le daba entonces, sentido a la vida. El renacer, el renacimiento no es más que una resurrección entonces en la cultura del espíritu y del cuerpo humano, traduciéndose en las artes, muy brevemente, la búsqueda de la belleza ahora se va acercando, buscando la similitud con la realidad, observen a un Cristo de autores italianos, la humanidad presente en ese, en esas pinturas y por supuesto los íconos de la pintura renacentista.

Yo no me voy a referir específicamente a los principios del Humanismo , yo he escogido referirme a ocho humanistas dentro de los cuales por supuesto  están Erasmo de Rotterdam y  Petrarca. Voy a hacer un recorrido muy breve de cada uno de estos hombres que a mi juicio son la mejor representación  de lo que significa ser un humanista y empezamos con Dante Alighieri, el sumo poeta, un hombre cuya escritura, cuyo interés se fundamenta en una crítica a la sociedad de su época, su obra fundamental, por supuesto, La Divina Comedia. La Divina Comedia narra un viaje a través del infierno, del purgatorio y del paraíso que realiza Dante en compañía de Virgilio, que  representa a la razón, el escritor romano representa a la razón y Beatrice, el gran amor de Dante, que representa la fe; Dante es el hombre. Tenemos entonces tres elementos en La Divina Comedia, la razón representada en Virgilio, la fe representada en Beatrice y el hombre representado por el propio Dante. El infierno es un lugar pestífero, sombrío, en donde se va descendiendo por las miserias humanas hasta que  se llega al centro de la maldad, es la primera etapa el infierno en la búsqueda de la perfección y la sabiduría para que después hagamos algunas asociaciones. Para llegar a la perfección es necesario haber partido de la miseria humana. Luego en el purgatorio en cada escalón que van ascendiendo se va redimiendo un pecado y ese ascenso se fundamenta en la esperanza, pero tienen que despedirse en el próximo paso, porque a Virgilio, que es un pagano, no le está permitido entrar al paraíso y entonces Dante logra entrar al paraíso solamente acompañado de Beatrice. ¿Qué nos señala? Que para llegar al paraíso partiendo de la miseria no basta la razón, no basta el raciocinio, no basta lo conceptual, es necesario la fe y de inmediato tenemos que hacer de nuevo asociaciones, por ejemplo con Kierkegaard, cuando habla de las tres esferas y termina con la esfera de la trascendencia y plantea la fe como un irrespeto a la razón, como un salto al vacío; cómo no comparar estas tres etapas del infierno al paraíso con un proceso de crecimiento, ya esta mañana algunas personas hicieron algún toque con lo que estoy diciendo. Todos lo que hemos entrado en esto que se llama un proceso de crecimiento sabemos que partimos de lo más oscuro, los jungianos  dirían que hay que partir del arquetipo sombra sur, etc. para poder llegar después a esa cosa que se llama trascendencia y que hay diferentes criterios, pero para impresionarnos más, Beatrice al final le pide a Dante que mire el mundo de planetas por el cual ha venido subiendo y Dante se acerca al círculo zodiacal y descubre lo siguiente: la luna representa la fortaleza, Mercurio representa la justicia y Júpiter representa la esperanza. De nuevo una asociación de las tres metanecesidades de las cuales nos habla Maslow, ya nos hablaba Dante de esto en La Divina Comedia.

Segundo autor que quiero que revisemos rápidamente es  Giovanni Boccaccio, considerado el padre de la prosa italiana, toda su obra está centrada en la vida de los personajes, no en temas religiosos y también hace una crítica profunda a la sociedad de su época. Su obra más conocida es El Decamerón en el que un grupo de amigos, siete mujeres y tres hombres, se reúnen huyendo de la peste y deciden, para pasar el tiempo, que cada uno de ellos cuente diez historias (de ahí El Decamerón). Este hombre nos narra una delicia, una cantidad de historias extraordinarias en donde la lascivia se mezcla con el engaño, con lo deshonesto, con el amor, yo les quiero referir sólo dos cuentos. El primero es el de Alibech, a una joven virgen se le antoja que quiere encontrar a Dios, pero se acompaña de unos amigos nada castos, por decir lo menos, en el transcurso del cuento los padres de esta joven mueren y le dejan una gran herencia, cuando Alibech regresa, conoce la sexualidad y la muerte, pero fíjense, conociendo la sexualidad y la muerte ella cree que ha encontrado a Dios, nos confronta Bocaccio con lo siguiente: ¿Será que en lo terrenal se encuentra lo divino? El segundo cuento es el de Masetto que es un hombre que se finge sordomudo porque quiere aprovecharse de unas monjas, de todas desde la abadesa hasta las monjitas, no sé cómo se llaman esos dulces que van atrás de la abadesa, después que se desarrolla todo el cuento, Masetto se mete con todas ellas y así quedó la abadesa y así quedaron el resto de las monjas ¿A qué nos confronta Bocaccio con este cuento? Una amarga crítica a la castidad y a la decencia cuando no son producto de una experiencia sino que son, diríamos nosotros, introyectadas a la castidad hipócrita y a la farsa del pecado.

Muy bien, escogí a Giovanni Pico della Mirandola, filósofo escolástico humanista para esta conversación con ustede por su obra Oración por la Dignidad Humana, conocida como el manifiesto renacentista. Lo escogí por lo siguiente que les leeré de esa obra: “… Dios no encontraba un modelo para hacer al hombre, por lo tanto se dirige al prospecto de criatura y le dice, no te he dado una forma ni una forma específica a ti Adán , por tal motivo tú tendrás la forma y función que desees, la naturaleza de las demás criaturas la he dado de acuerdo a mi deseo, pero tú no tendrás límites, tú definirás tus propias limitantes de acuerdo a tu libre albedrío”. Voy con Tomás Moro, escritor y político inglés, que por cierto Juan Pablo II lo proclamó patrono de los gobernantes y de los políticos en el año 2000, seguro que los gobernantes, creo que del mundo pero específicamente los de América Latina y muy especialmente en Venezuela no tienen la más mínima idea de quién fue Tomás Moro. En todo caso fue canciller de Enrique VIII. Enrique VIII lo decapita porque cuando se produce la división entre la Iglesia de Roma y la Iglesia de Inglaterra Enrique VIII le pide que se alinee con él, al negarse es decapitado por mantener su libertad de pensamiento y aquello sobre lo cual él creía. Utopía, gran obra o por lo menos la que yo he tomado para esta conversación describe una sociedad organizada de manera perfecta, en un ejercicio extraordinario de amarga crítica satírica a la sociedad. Deja caer su incredulidad por la existencia de la Utopía de esta ciudad, porque escuchen, su capital es Amauroto, que en Griego significa sin muros, es decir que no tiene límites, está regada por el río Anhidro que no tiene agua y está regida por un funcionario cuyo título es Ademo que quiere decir sin pueblo, por lo que Utopía entonces según Moro debía significar no existe tal lugar. ¿Qué nos dirá este hombre? Que es tan miserable la sociedad que es imposible crear un lugar digno y, en resumen, un cristiano para Moro no puede vivir sin libertad porque la libertad no es más  que la búsqueda de la verdad, no de idealidades, sino de la verdad particular en cada persona.

Revisemos rápidamente a este otro genio Immanuel Kant, considerado el fundador de la Filosofía Contemporánea, siendo su obra como ustedes saben, su obra más popular, Crítica de la razón pura. Yo escogí su próximo escrito que fue Crítica de la razón práctica por lo siguiente: lo original de Kant es su conceptualización sobre la conciencia, la conciencia para Kant, no es más que la capacidad de forjar ideas, pero las ideas no son más que representaciones personales, no son más que elaboraciones que el sujeto hace, es decir en última instancia la idea no es más que la capacidad de poder establecer un mundo de representaciones y si esas representaciones yo las afirmo como reales, es porque en última instancia y aquí viene el estallido profundo de Kant, yo soy el que decide y yo soy el que hago una opción de vida. Les leo: “he aprendido en la Crítica de la Razón Pura que la Filosofía no es en verdad una ciencia de las representaciones, sino una ciencia del hombre, debe representar al hombre en todas sus partes, constitutivas tal como es, tanto según sus disposiciones naturales como también según la condición de su moralidad y de nuevo la palabra y de su libertad. En conclusión, para Kant, la libertad pertenece a la esencia del ser humano es la finalidad absoluta. ¡Cómo no asociar lo que acabo de decir con la función trascendente de Jung! ¡Cómo no asociar esto con la necesidad una de las necesidades existenciales de Fromm cuando nos habla de la necesidad de trascendencia y cómo no asociar esto con lo que plantea Maslow de la pulsión  a la autorrealización!

Antes de entrar a los dos que le dieron el título a esta conversación quiero que revisemos rápidamente también a Giovanni Papini, polémico escritor italiano que habla del humanista del humanismo contemporáneo. Tomé la obra que se llama Gog. La obra se refiere a el diario que Gog, un millonario excéntrico que vive en un manicomio, le regala a Papini en donde narra una serie de viajes extraordinarios, dice Papini  cuando habla de Gog: “en ese cínico, sádico, maniático, semisalvaje he visto una especie de símbolo de la falsa y bestial civilización cosmopolita”. Muchísimos de nuestros tiempos se parecen en realidad a Gog, Gog es por decirlo con una sola palabra un monstruo y  refleja por eso ciertas tendencias modernas.

Me voy a permitir hacer un viaje atrás al siglo XII para referirme y compartir con ustedes los llamados poetas Goliardos. Los poetas Goliardos eran unos clérigos y unos estudiantes muy pobres, eran vagabundos, pero habían estudiado en las mejores universidades de Europa eran terriblemente perseguidos por la iglesia, por los religiosos. La palabra Goliardo viene del francés antíguo gouliard, que era clérigo de vida irregular y es una alteración del latin. Goliard significa gente del demonio y así eran considerados los Goliardos, de hecho ellos se dejaban su tonsura y les rapaban la cabeza para que no parecieran clérigos. Criticaban de manera feroz la sociedad establecida, hablaban de la corrupción en la Iglesia y el poder en general. Ellos recibían a cambio, fíjate Héctor, esto nos gusta, recibían a cambio vino, monedas y amor. Es interesante porque en España se dice que la tuna, que son estos muchachos que andan en las noches vestidos de negro con guitarras cantando, en última instancia representan una derivación de los poetas Goliardos.

Yo voy a dejar de hablar aproximadamente un minuto, quiero que oigan un minuto y diez segundos (se escucha Carmina Burana) de tal manera que lo que tantas veces hemos oído de Carmina Burana, de este genio alemán Carl Orff, no es más que unos cánticos que se encontraron escritos por los poetas Goliardos en el año XII, en el siglo XII, ojalá tuviera tiempo para leerles alguna de las cosas acerca de los poetas Goliardos pero no hay tiempo, bueno entonces  acercándonos poco a poco al final viene el primero de los dos hombres que le dieron origen al título de mi intervención: Erasmo de Rotterdam un erudito holandés, Desiderius Erasmus que tampoco era su nombre ¿no? Erasmo va distanciándose de todo lo que signifique institucionalidad y cualquier tipo de atadura académica o social o política, él creó muchas más cosas pero de esas yo he escogido dos a las cuales me quiero referir: El manual del soldado cristiano es la primera y,  De libero arbitrio diatribe sive collatio es la segunda. Dice Erasmo que el camino hacia Dios ha de hacerse por vía de la interiorización, lo institucional de nada sirve si el hombre no examina su propia conciencia y hace uso de su libertad y de la auténtica fe, cuando se produce el conflicto entre la Iglesia y Lutero y surge el movimiento Reformista, ambos, tanto la Iglesia y Lutero le piden que se alinee con alguno de ellos. Por supuesto esto chocaba con la libertad de pensamiento de Erasmo, se niega y así surge el libre albedrío, aunque ya se utilizaba el término, pero digamos que a quien se le atribuye es a Erasmo. Si para Lutero en su ensayo de Servo Arbitrio el hombre es un siervo y está postrado ante la voluntad de Dios para Erasmo en su ensayo de Libero arbitrio diatribe sive collatio , dice concibo aquí el libre albedrío como un poder de la voluntad humana por medio del cual el hombre puede consagrarse a las cosas que conducen a la salvación eterna o puede apartarse de ellas.

Francesco Petrarca se dice que fue el verdadero iniciador del Humanismo Clásico, coronado rey de los poetas en 1334 con una corona de laureles  es como lo conocemos en todas las imágenes en donde este hombre surge. Su obra monumental es el famoso Il Canzoniere, se dice que es una autobiografía espiritual, la escribió en italiano y describe todos los amores que existen en cualquier alma elevada, yo creo que todo gestaltista, todo aquel que se diga humanista tendría que de manera superyoíca, leerse alguna vez Il Canzoniere, sólo cito en forma de cápsula su amor a la sensualidad femenina “No se vieron jamás tan bellos ojos, en nuestra edad o en los primeros años, que me derritan como el sol la nieve: y así un río de llanto va a la riba que Amor conduce hasta el cruel laurel de ramas de diamante, áureos cabellos.” o su amor a la patria: Italia mía, aunque el hablar sea vano a las llagas mortales que veo en tu bello cuerpo dolorido, quiero al menos que sean mis quejas tales cual pide Arno toscano, y Tibre y Po, donde hoy lloroso anido, Señor cortés, te pido que la piedad que te condujo a tierra te vuelva aquí a tu amado y almo suelo; […] Vosotros, a quien dio Fortuna el freno de esta Italia granada, por la que compasión ninguna os pliega, ¿qué hace aquí tanta extranjera espada? ¿Por qué el verde terreno con la sangre barbárica se riega? […]” o, por último, el amor a la amada muerte: “Muerte, has dejado sin el sol el mundo oscuro y frío, Amor solo y cegado, de muerte cuanto fue bello tocado, a mí, de grave peso, moribundo, lo honesto y lo cortés en el profundo. Yo sufro, y no es mío sólo este cuidado, pues virtud de raíz has arrancado; muerto el primer valor, ¿cuál sea el segundo?”.

Muy bien, cada vez más hacia el final ¿Qué es lo que hay de común en estos hombres humanistas? ¿Qué es lo que los une? Que son la máxima representación del humanismo. En primer lugar que el ser humano es el centro de toda experiencia y ¿qué quiere decir esto? Que el ser humano es capaz de desarrollar potencialidades ilimitadas para encontrar creativamente su propia verdad. Significa el señalamiento de valores fundamentales que orientan al ser humano, como son por ejemplo la esperanza, la justicia y la belleza, significa el reconocimiento de naturalezas opuestas que necesitan ser armonizadas, significa el reconocimiento de las pasiones como parte inherente al ser humano, significa el rechazo a todo lo normativo, a la servidumbre a la formalidad institucional o al academicismo cuando están alejados de la experiencia o de la naturaleza humana y significa en última instancia, nada más y nada menos que la libertad, es decir, el libre albedrío, como intrínseco a la condición humana, a la naturaleza humana. Como única condición para poder evolucionar.

De la Psicología Humanista, ya muy cerca del  final, no me voy a referir porque todo lo que acabamos de ver, usted tómelo y aplíquelo a lo que es eso que se llama psicología Humanista y la tendremos, sólo hacer honor a Abraham Maslow, a Carl Rogers a Gordon Allport y a Kurt  Goldstein entre otros  y llegamos a la Terapia Gestalt ya como última parte.

Para empezar, no existe la Gestalt, existe la Gestalt de Perls, existen las gestalten [plual de gestalt], los enfoques gestálticos, no hay una Gestalt afuera, aprovecho como hizo el profesor esta mañana, para hacerle propaganda a Caos y congruencia que es un libro que se está vendiendo afuera en donde está plasmada nuestra visión de la escuela venezolana de lo que es la Terapia Gestáltica. Entonces ¿qué escogí para despedirme? Referirme a Fritz Perls, al iniciador de esta mezcla maravillosa de ciencia, intuición, arte, música a veces en suma existencia, Fritz Perls, nace en un gueto judío de Alemania, desde pequeño ferozmente crítico a todo lo establecido. Era una característica de su personalidad, observemos cuando habla del Zen y del Psicoanálisis, nos dice, lo más halagador que puede decirse, el Psicoanálisis engendra psicoanalistas y el Zen engendra Monjes Zen. Cuando habla del Existencialismo dice, ninguna de las filosofías existenciales se sostiene en sus propios pies, la quintaesencia de la irreverencia. La verdad, su verdad, la buscó apasionadamente apartándose distanciándose  de todo lo racional de todo lo conceptual, dice en su autobiografía ¿Cómo hacerles llegar la idea que la Gestalt no es otro concepto inventado por el hombre? ¿Cómo podré decir que Gestalt es algo inherente a la naturaleza y no propio de la Psicología? ¿Por qué clama?  ¿Hacia dónde nos llama Perls? A que prioricemos la percepción de la autentica experiencia interna sobre todo lo que tenga que ver con lo conceptual y con lo racional Decía Perls “el raciocinio es la puta de la inteligencia, la intuición es la verdadera inteligencia”. Rechazó la formalidad institucional y al academicismo, después en un momento en que descalifica a Rye y a Lewin y a Sartre en el más puro estilo Goliardo satírico e irreverente nos dice Perls: “mi última mascota, una hermosa gata blanca me enseñó la sabiduría de los animales”. Las experiencias amorosas de Perls nos recuerdan la pasión y el dolor del Il Canzoniere, sin duda ninguna en una carta dirigida a Marty Fromm, una de sus más explosivas amantes, dice “me querías y admirabas como tu terapeuta y al mismo tiempo te convertiste en mi terapeuta, traspasando con tu cruel honestidad mi falsedad, mi fanfarronería y mis manipulaciones, tuve que  pagar muy caro por mi felicidad, en Miami me puse más y más posesivo. Mis celos alcanzaron proporciones psicóticas”. El ser artífice de su propia vida, ya terminando de verdad, lo demuestra en los minutos finales de su existencia cuando está hospitalizado en el Weiss Memorial Hospital de Chicago y una enfermera se acerca y le dice, Dr. Perls usted debe acostarse, este hombre la miró a los ojos y le dijo: “no me digas, lo que debo hacer”. Se recostó y murió el 14 de marzo de 1970.

Se acostumbra cerrar este tipo de intervención con disquisiciones racionalizantes e intelectualizadas sobre lo expuesto. Yo creo que sería una contradicción y un irrespeto al significado de esta exposición y un muy mal homenaje a Perls, yo quiero terminar entonces con un poema de Fritz: “Dentro y fuera del tarro de la basura: Coloco mi creación, sea vivaz, sea rancia, tristeza o animación, alegrías y tristezas como las que tuve serán revisadas de nuevo, sintiéndome cuerdo o siendo loco, engañado o rechazado, roña y caos deténganse, en vez de leve confusión  formen una Gestalt significativa al lado de mi larga vida”.

Ya va, entonces a nombre de Erasmo, de Petrarca, de Perls, del mío mismo es decir a nombre del Humanismo y de los humanistas, muchas gracias por su atención.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario