Con el Alma en un Hilo

Por: Adriana Martínez Ramos
Publicado el 07/02/02 a 10:39:31 GMT-06:00

Dices:
La causa de la justicia no avanza hacia buen fin.
La oscuridad aumenta. Las fuerzas disminuyen.
Ahora, después de tantos años de lucha, estamos peor que cuando comenzamos.

En cambio, el enemigo es más fuerte que nunca;
Ostenta su poder con mayor fuerza y mira a todos lados con ojos invencibles.

Sin embargo debemos reconocerlo:
Fueron nuestros errores los que lo hicieron fuerte.

Cada vez somos menos;
Las consignas son confusas.
Nos robaron las palabras y las han retorcido hasta volverlas irreconocibles.

Preguntas hoy:
¿Qué esta mal de lo que dijimos entonces?
¿Una parte o todo?
¿Con quién se puede contar aún?
¿Y nosotros, estos pocos que permanecen en la vigilia, hemos sido expulsados del río de la vida?
¿Quedaremos atrás, sin entender a nadie ya, sin que nadie nos entienda?
¿Se trata de tener suerte o no?
¿O de tener razón o no?

Así preguntas. Espera. . .
Sólo tendrás la respuesta de tu conciencia, frente al sufrimiento de la mayoría.

Y al dejar el mundo,
no te preocupe saber si fuiste bueno,
sino si el mundo que dejas es mejor.

Bertolt Brecht (1898-1956)

Y… entonces sabrás que has cumplido con tu misión como ser humano y como persona. Al haber hecho las cosas con verdadera pasión y entrega, sin estar subordinado a nadie más.

Esta es la responsabilidad de que habla la Gestalt. “ser yo mismo”, respetar mi propia esencia y ser simplemente . . .genuino.

Y sí, . . .podemos andar por la vida haciendo miles de preguntas, proyectando nuestras preocupaciones, ideas, miedos, indecisiones y demás. Sin embargo eso no nos lleva a encontrar respuestas.

Reflexionemos. . .

¿A qué me lleva el estar pensando que todos los demás son los responsables de lo que me pasa?

O peor aún. . .pensar que los demás obtienen logros mejores que los míos.

Cada uno de nosotros podemos decir cosas distintas. Lo cierto es que esto nos ayuda a contestar las preguntas realmente valiosas. Aquellas que nos permitan llegar a un pleno crecimiento interior, personal, sublime . . .y más.

Sí, la causa de todo eres Tú, la causa de todo lo que te sucede a Ti.

Pienso que es necesario comenzar a aprender a comunicarnos con nosotros mismos. ¿Cuánto se ha hablado de la comunicación no verbal?, muchísimo, y tan poco al mismo tiempo. Sería recomendable aprender a comprendernos y entendernos a nosotros mismos. Sí, dicen que el cuerpo habla y es cierto, y antes que nada nos habla a nosotros mismos. Y aquí está esa parte tan importante del “contacto conmigo mismo”, el conocerme, el comprenderme, el darme mi espacio, mi tiempo, mi lugar, y finalmente el . . .quererme.

Y si me comprendo, me escucho y lucho por satisfacer mis necesidades y concluir mis gestalten, entonces estaré en posibilidades de ser congruente entre lo que pienso, siento, digo y hago.

Y ¿Para qué me servirá todo esto?. Para obtener el poder y el control de mí, así de sencillo, de difícil y de importante.

Sí, ya lo sé, muchas veces esto puede llegar a dar miedo “¿Qué pensara el otro de mi?, ¿Qué tal si no me aceptan?, ¡Será mejor no decir lo que pienso!”, o que tal ésta: “¡Es que nadie me quiere ni me acepta!”, ¡Vaya proyecciones!. Y ¿sabes?, son pensamientos  humanos, y eso es simplemente maravilloso, porque nos habla precisamente de nuestra capacidad de sentir y de “darnos cuenta” de nuestras necesidades. Ahora sólo resta ser responsables y hacernos cargo de nosotros.

— y ¿cómo lo puedo hacer?

Bueno, pues simplemente siendo YO al 100%, sí, genuinamente yo. Que el “arte del destanteo” (como diría Carlos Castaneda) me sirva para destantear a mi no yo, esa parte de mi que me ataca, con la cual me saboteo y no me “dejo ser”. Simplemente pensemos en la “paradoja del cambio” (cambio cuando comienzo a ser yo mismo).

Y ¿Qué es la vida?, tal vez no pueda yo explicar lo que ES, pues simplemente es eso: vida, y cuando estoy llena de vida me siento plena. Lo que puedo decir ahora es que la vida es como una telaraña, una obra de arte por la cual puedo ir caminando y cruzándome con los caminos de  vida de los demás a mi alrededor. Con algunas me agradará cruzarme, con algunas no, pero siempre, siempre, podré aprender algo nuevo de mi misma y de los demás. Y también, siempre estaré amenazada por una gran araña que puede salir a atacarme. Y. . .¿Quién crees que es esa araña, ese pequeño gran demonio?.

. . . Acertaste: YO.

Y entonces: las respuestas a mis preguntas de vida las tengo yo, puedo apoyarme de vez en cuando en los demás, puedo ser correponsable  con otras personas de lo que a veces sucede.

Y así, retomemos lo que nos dice Bertolt Brecht:


. . .Espera. . .

Sólo tendrás la respuesta de tu conciencia, frente al sufrimiento de la mayoría.

Y al dejar el mundo,

no te preocupe saber si fuiste bueno,

sino si el mundo que dejas es mejor.


Y así cobra sentido nuestra “búsqueda de felicidad”, tener algo porque luchas, la felicidad está en el proceso de alcanzarla, pues nos brinda mil oportunidades de crecimiento junto con su polaridad: la tristeza, que nos impulsa a combatir aquello con lo que sufrimos, así seamos nosotros mismos. Y entonces podemos ver que no somos plenamente nuestros enemigos, simplemente somos humanos capaces de crecer, enriquecer y saborear nuestra existencia.

Sin la necesidad de estar CON EL ALMA EN UN HILO, sino más bien CON EL ALMA EN CONTINUO CRECIMIENTO.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario