COMUNICACIÓN NO VERBAL Y FISIONOMÍA

COMUNICACIÓN NO VERBAL Y FISIONOMÍA

Emmanuel Rojas G es alumno de la Universidad Gestalt (http://www.gestalt.mx) y está cursando la maestría en psicoterapia gestalt. Su correo es: Emms.argy@gmail.com

En un mundo que da más peso al contenido de las palabras que a los mensajes que no hacen uso de ellas, los intentos por tipificar conceptualmente esos mensajes no verbales han estado presentes desde siglos atrás. Uno de esos intentos es la fisionomía.

La fisionomía consiste en estudiar los rasgos físicos, principalmente los de la cara y relacionarlos con tipos de personalidad de modo que, a partir de la observación de tales rasgos, la persona pueda saber cómo es el otro al que observa. Este estudio comenzó en la Antigua Grecia; Aristóteles fue uno de los precursores con su obra Physiognomonica donde, incluso, relacionaba los rasgos con características animales. Así pues, el estudio de la fisionomía se ha mantenido latente a lo largo de la historia;  por ejemplo, en la Edad Media tardía adquirió singular relevancia y se enseñaba en las Universidades; este aspecto es visible en Los cuentos de Canterbury escritos por Chaucer donde atribuía aspectos fatales a la fisionomía de los personajes, por ejemplo, el que una persona tuviera los dientes separados era indicio de riqueza y prominencia. En el siglo XVIII, las publicaciones de Johann Kaspar Lavater otorgaron relevancia a la fisionomía y era común que los novelistas de esa época incluyeran como parte importante de la construcción de sus personajes el perfil fisonómico. Actualmente, mantiene cierta vigencia y se utiliza como herramienta en criminalística y selección de personal.

Un estudio similar que va de la mano de la fisionomía es la frenología, la cual se centra en la forma del cráneo y según sea la constitución de éste, se atribuyen a la persona elementos caracterológicos y de personalidad y, a veces se aduce que tiene relación con el destino de la persona.

Ahora nombraré algunas generalidades referentes a las características de personalidad relacionadas a los rasgos faciales con el objetivo de que el lector vislumbre cómo se plantean las tipologías. El tamaño de la frente está relacionado a las capacidades intelectuales; así, una frente amplia y despejada es una señal de desarrollo intelectual. La forma de la boca está relacionada a qué tanto expresa o calla la persona (labio superior) así como si gusta o no de los placeres desmedidos (labio inferior); entre más carnoso el labio, se supone que se acentúa dicha característica.

Desde la Gestalt, sería reduccionista el intentar definir la complejidad de una persona mediante la lectura de sus rasgos faciales a partir de generalidades tipológicas. De lo que no cabe duda es que la tendencia natural del ser humano al conocer a una persona es a formarse una preconcepción a partir de la percepción visual que se suscita en escasos segundos. Algunas personas poseen un buen instinto y colmillo cognitivo para percibir, a primera vista, características no verbales de otra persona e integrarlas a manera de perfil sin caer necesariamente en asociaciones con lo ya conocido de otras personas; es más una cuestión intuitiva.

Para más artículos visita: http://www.mundogestalt.com

TAGS: #gestalt #terapia #psicoterapia #psicoterapiagestalt #terapiagestalt #universidadgestalt #comunicacion #comunicacionnoverbal #lenguaje #lenguajedelcuerpo

Foto: http://veja.abril.com.br/161298/imagens/guia1.jpg

Comentarios

comentarios

Deja un comentario