Comunicación no verbal, sino vivencial, en la velación del fuego, 2da parte.

Comunicación no verbal, sino vivencial, en la velación del fuego, 2da parte.

Psic. Giuseppe Olav Ortiz Garcia.

giuseppeolav@live.com.mx

Giuseppe es alumno de la Universidad Gestalt y cursa la maestría en psicoterapia gestalt

Al pestañeo otro puro es encendido y comienza una oración, no apalabrada, sino gestionada a la izquierda soplando el humo del tabaco, a la derecha la misma acción, para atrás de la misma forma y para adelante otra vez. Arriba, abajo y al centro en el corazón se sopla el humo del tabaco, que se diluye entre la negrura de la madrugada en un segundo momento.

Y entonces dice:

“-Si esa presencia de ese resplandor no está en el centro de toda nuestra vida, entonces será muy fácil que todo eso que percibimos, se transforme continuamente en nuestra realidad. Donde ponemos la atención estamos creando, y ese resplandor nos sugiere, porque nunca ordena, nos señala: ¿te has dado cuenta que… estoy en el centro de todo?

Por eso nos sugiere ponerle su asiento. Un lugar donde se asienta la energía; y levantar ahí un bastón de oración o de atención, que naturalmente sea el eje a través del cual todo se mueva o se quede quieto.

Entonces somos portadores del fuego, somos portadores de una palabra, de un sonido, aunque no llevemos nada que represente eso, que simbolice eso, aunque estemos en silencio, porque es nuestra misma esencia apareciendo como tú quieres que aparezca.

Ahí asentado en la profundidad, en el corazón de cada percepción, en el corazón de cada ser, asentado un bastón de oración, un bastón de palabra creadora, resplandeciente y diciendo: aquí nacen todas las cosas y aquí vuelven.

Entonces encuentra tu pluma, encuentra tu palabra, encuentra el asiento de tu energía, y veras que eso nadie te lo puede arrebatar, veras que eso inclusive, nadie te lo vera.

Ser fiel a ti mismo, a esa esencia, ser fiel a esa oración, a esa palabra declarada.-”

El abuelo, como se refieren algunos al ancestro de todos los fuegos, permanece despierto en el aparente vacío cósmico. Aquí en el fuego que se encendió en esta velación, la madera seca se va sumando al copal, a la mirra, al tabaco y al pinole con el que lo alimentamos.

De vez en cuando alguien se le acerca muy cerquitas para ofrecerle palabra alimento y petición de transmutar todo aquello que ya no tiene lugar en nuestro organismo, en nuestra existencia, todo aquello “bionegativo” que se a-maza en una bolita de copal blanco para ofrendarse y sea transformado en aroma, y entonces… ¿Dónde está?

Los bostezos hacen de las suyas y otros ronquidos como de jaguar ya ambientan el lugar emanados de peregrinos que, cual osos polares, invernan en estas horas primaverales de la madrugada, y al chasquido un tercer momento que se enciende en otro puro que dice:

“-Estudiar eso más allá de lo que uno ya pretende saber, estudiar ahí, esperar en lo que uno no sabe, preguntar, preguntarse, y a través de eso ir tomando consejo, nosotros les decimos, la mayoría de ustedes son practicantes de algún tipo de terapia; nosotros siempre les decimos que, él [refiriéndose al señor que esta al centro de todo] es el mejor terapeuta, es el mejor médico, es el mejor chaman, es el mejor diseñador, en fin, es todo eso que buscamos por afuera; y confiamos más en alguien de fuera, que en el consejo que nos podemos dar a nosotros mismos, que se puede despertar en nosotros.

Confiar en llevar el fuego ahí adentro de cada uno. Sentir ese consejo contigo mismo, y sentir el llamado sin que alguien este presionando. De llevar lo que ese fuego y lo que la naturaleza nos trae.-“

Luego las sonajas acompañan a una melodía gutural muy sutil que se cuela por las cuerdas bucales del cantador. Y en la lejanía de pronto el canto de un guajolote que dice: Tao, tao… tao, tao…- de un gallo que en su quiquiriquí también anuncia la venida de la luz, que allá viene en la lejanía del horizonte aun sin verse su resplandor iridiscente.

Comunicación no verbal que habla el lenguaje de la naturaleza, que canta los ritmos del orden cósmico, que sin apuros, escoge las palabras exactas que no se pasan ni un minuto de gesto respecto a lo que desean expresar, que no mienten, que no demoran su respuesta.

Los Cardenales, los rui-Señores, las golondrinas, ya elevan sus trinos en señal de que algo se mueve en la lejanía sin sombra, se regocijan entre las ramas como en una fiesta que siempre es nueva y por primera vez, ven el mundo que nace con la luz que viene al pasito apoyándose en su bastón de oración.

El cielo clarea en el horizonte y de la nada se cuela como un sueño la pista de piano y la guitarra chirriante de aquella lección de vida contenida en la vieja canción de José Cruz, que dice por ahí: “los chamanes me enseñaron, la visión al interior, me dijeron que el desierto se camina con valor… que el guerrero llega lejos, [manque] sea con bastón…”

Y al pestañeo ya están en un cuarto momento levantando palabra de agradecimiento al tiempo en que lagañosamente me tallo los ojos al incorporarme para participar. Y entonces dice:

“-Es como si el abuelo nos estuviera sugiriendo por estas horas: ¿cómo me quieres, como me necesitas?

Y si aguzamos nuestra percepción, nuestros ojos, nuestros oídos, veremos que eso que necesitamos, en ese instante se está dando. Es como un relámpago, como un chispazo, en ese momento se está dando, pero la percepción condicionada de espacio-tiempo, de repente dice: aaaaah, necesito tiempo para que esto aparezca, para que yo lo vea cierto.

El bastón de oración asentado en lo atemporal, en ese momento está reflejando verdaderamente lo que necesitamos. Escuchemos…-“

Y el trinar de tantas aves inundan el firmamento de mis oídos, y el viento vela en-sueños y mira nuestro despertar mientras lo mece entre las ramas de los árboles que se estremecen unas con otras, y la naturaleza está viva en silencio, habla en un lenguaje no verbal, sino, vivencial que se expresa en la magnitud de su presencia, que vibra en cada una de sus manifestaciones.

Luego dice:

“-Corazón de tabaco, moldeador de la palabra de cada uno de tus hijos e hijas, nietos y nietas, de toda tu familia, que puedan percibir y puedas presentarte tal y como ellos te necesitan, muchas gracias.-“

Y comienza la fiesta de bienvenida a su morada telúrica de la persona más importante que ocupa un lugar central en el firmamento del cielo, y que ya se alza luminoso dándole forma al mundo, y que recibimos con sonido de lluvia en las sonajas, de viento a través de las flautas, de fuego en la piel del tambor, de tierra con las pisadas de nuestra danza y de misterio, con el sonido del latido de nuestros corazones.

La comunicación no verbal (y también verbal), con este viejo anciano incandescente, lleva teniendo lugar en esta superficie telúrica desde que el ser humano se domesticó a las formas y maneras de hablarle al misterio que se esconde sin ocultarse detrás de las apariencias superficiales, a través de todas ellas y entre las mismas.

Desde entonces se ha guardado la brasa original por quienes han consagrado su vida para tal propósito, vitales, pero no indispensables, mantuvieron prendido ese fuego en sus corazones ante vientos y mareas.

Se les ha llamado brujos, nahuales, hombres medecina, Don Nadies entre los que hallamos uno que otro Yoda y algún Obi-wan, algún Jesús, otro Matusalén, Carlos Castaneda’s y Don Panchito´s y Gandalf’s, en fin, el disfraz es lo de menos, la esencia es lo que importa.

Al intento de todas aquellas personas que preservan la llama viva, agradezco, y a esa llama de vida, referente de la luz perpetua, ofrendo este relato.

Bibliografía:

Aedo, Ángel, (2011) La dimensión más oscura de la existencia: Indagaciones en torno al Kieri de los Huicholes Mexico, D.F. UNAM.

Castillejos, Carlos Jesús, (1994) Los nuevos videntes. México, D.F. Siembra Olmeca.

Eliade, M. (2003). Chamanismo y las técnicas arcaicas del éxtasis. México, D.F.: Fondo de Cultura Económica.

Fagetti, A. (2010). Iniciaciones, trances, sueños… investigaciones sobre el chamanismo en México. México, D.F. Plaza y Valdés.

Ortega Pérez, Faustino. (2011) La maestría del encuentro: Apuntes para una psicoterapia chamanica. México D.F.

TAGS: #UniversidadGestalt #terapia #psicoterapia #terapiagestalt #psicoterapiagestalt #comunicacion #comunicacionverbalynoverbal #terapeuta

Comentarios

comentarios

Deja un comentario