Cómo vivo la gestalt

“La corbata es sólo un trapo con complejo de superioridad” Paco Ignacio Taibo

Por: Patricia Guadalupe Gómez

He estado en terapia la mayor parte de mi vida, la razón pues que quizá tuve broncas emocionales desde que empecé a tener conciencia de mí,  me recuerdo sintiéndome fuera de lugar triste, enojada, irritable y bueno la razón fue  el egoísmo.

Finalmente una relación amorosa sacudió mi vida. Después de casi 1 año de relación y terminando la preparatoria  mi pareja en turno Raúl decide ingresar al colegio militar, esa situación me hizo cometer una locura que ahora creo que fue una bendición pues tuve 2 intentos de suicidio esta situación desencadeno mi camino hacia la terapia y claro con un hermetismo total pues no quería hablar con nadie, me volví dependiente de la terapia y empezó un gran recorrido en mi vida emocional, algunas veces sintiendo una desesperanza y desanimo pues no veía cambio alguno y claro que lo que quería era que algo o alguien que  quitara lo que estaba sintiendo, el miedo, el dolor, la tristeza emociones que no distinguía y bueno en este recorrido a la edad de 25 años y por mi asesor espiritual me comenta de la Gestalt, que es algo que jamás había escuchado empiezo a investigar y bueno junto con ella la separación física de mis papás y de Puebla el lugar en el cual estudié y pase la mayor parte de mi vida.

Mis relaciones tanto conmigo como los demás era muy mala, así que me aventuro a conocer la Gestalt primero me doy cuenta de que aquí no me van a decir que hacer si no que yo misma voy a buscar mis propias soluciones, voy a sentir mis emociones sin evitar la tristeza el dolor.

El egoísmo ha sido la razón de mis males desde que tengo uso de razón, pues creo que la raíz de todo es mi egoísmo, entendiéndose esté como:

Inmoderado  interés y preferencia por sí mismo, exaltación y sentimiento exagerado hacia la propia personalidad que desean tener el control de todo, que los resultados sean como él quiere, para el egoísta no existen más intereses que los propios sus opiniones son las únicas que merecen ser tenidas en cuenta sus necesidades son siempre superiores a los demás. Jamás está satisfecho con lo que tiene.

Está definición es muy clara para mí, pues de verdad me describe tal cual, y salir de las garras de mi amor propio ha sido una batalla enorme.

De profesión soy Administradora de  empresas, creo que gracias a la terapia pude llegar a concretar el sueño de titularme y hacer algo provechoso en mi vida , pero este ámbito no está exentó de mi egoísmo, ok la terapia me había dado la confianza y de alguna manera hasta me sentía especial por acudir a terapia.

Pasan los años pero el problema radical que es mi egoísmo seguía así que  mis problemas de violencia, envidia, depresión, de relación, familiar, laboral, se veían cada vez más difícil de solucionar.

Ahora a mis 43 años, creo que la edad me da un poco de madurez las lecciones de la vida y lo que se va presentando es una lección, y creo que mi vida ha sido muy intensa por poder comentar y decir que si se puede.

Pues lo contrario al egoísmo es la humildad los polos que se encuentran en los extremos y las polaridades existentes en mí en mi vida.

¿Como ha contribuido la Gestalt en este darse cuenta?

Sin duda alguna, cada terapia, cada vivencia fue un descubrirme, un darme cuenta que la razón de mis males era yo misma, era necesario voltearme a ver sin dejar de victimizarme y repartir responsabilidades hacia los demás.

El darse cuenta se entiende como:

El “awareness”, también conocido como “darse cuenta” o “toma de conciencia”, es una pieza fundamental en el trabajo del terapeuta gestáltico, considerando que uno de los objetivos de esta terapia, es, como señala Enrights (1993, p.113): “Una nueva integración de la atención y la conciencia”. De esta manera, el terapeuta de esta corriente, enfocará su trabajo en tono a todo aquello que impida la toma de conciencia o “awareness”.

La psicoterapia guestalt, parte de que en el proceso de formación del individuo ha perdido capacidad para “darse cuenta”, reduciendo el contacto consigo mismo y con lo que rodea. A través de implementar el “awareness” (darse cuenta), el individuo puede ser capaz de recobrarse a sí mismo, para ello, el terapeuta centra su trabajo en el paciente para que enfoque su atención hacia sus sensaciones internas o externas, sus sentimientos o pensamientos, o bien, con el medio que lo rodea. En este sentido, los Polster (1997) resaltan la importancia de la “toma de conciencia” de las sensaciones y acciones, atribuyéndole tres fines:

1) Propicia la realización personal. En la medida que la persona se percata sobre sus sensaciones, podrá concretizar aquéllas que le permitan mejorar o disfrutar. Por ejemplo, cuando una persona descubre que su respiración es mínima, y que con esto disminuye sus sensaciones y su energía, puede modificar su manera de respirar y su capacidad para incrementar sus sensaciones.

2) Facilita el proceso de elaboración. En la medida que el paciente se dé cuenta de las sensaciones y emociones que se deriven de una situación dada (por ejemplo, ante una persona con características específicas), también puede descubrir sus causas, trabajarlas y cerrarlas.

3) La recuperación de situaciones pasadas. Al establecer el contacto consigo mismo,  el paciente puede descubrir su relación con alguna situación que vivió en el pasado, y que en el momento de la terapia puede cerrar.

Con un darse cuenta bien llevado es claro que el cambió sucede, es difícil para una egoísta empedernida como yo. Pero finalmente lo que estaba viviendo no me gustaba era demasiado difícil de soportar, la tristeza, el dolor y no con esto digo que mi camino ha terminado creo que jamás dejo de descubrirme de sorprenderme de mí, más cuando estoy en conciencia de mí.

Actualmente mis elecciones de vida y las decisiones que tomó para seguir adelante dependen exclusivamente de mí y repitiéndome esta frase, yo no soy más que los demás, pero tampoco soy menos, así como los otros no son más que yo pero tampoco son menos.

Esto es un trabajo de polaridad entendiéndose esta como:

El poder se renueva, menciona Baumgardner (1994), al lograr cierta integración de las divisiones y opuestos, las cuales pueden comenzar con una división experimentada dentro de uno mismo o con una de las polaridades proyectadas hacia el mundo. A medida que dos de nuestros papeles que representan extremos de mensajes divergentes comienzan al oírse el uno al otro, experimentamos nuestra fuerza plenamente. La discrepancia entre como el paciente parece estar y cómo afirma que está., esto es falta de congruencia. Una de las labores más importantes del terapeuta consiste en descubrir la división especial entre la conciencia que tenga el cliente de su cuerpo y sus emociones, su mundo interno, y su experiencia del papel característico que desempeña en su existencia el “ser falso”.

Por su parte, Salama (1999), refiere que las polaridades en la terapia implica la reintegración de los polos que se representan en los conflictos internos, presentando atención en las variaciones en el contexto, en el funcionamiento del Yo y del No yo, y en la relación del contacto de cada una de las partes con la situación actual.

Salama (1999, p-109) dice que: “al reinterpretar nuestras polaridades cambiamos nuestra propia estructura y la de nuestro ambiente y empezamos a comportarnos y a pensar en forma distinta, porque el campo es nuevo al haberlo reorganizado. Esta nueva solución se repite (digerir la gestalt), hasta dominarla completamente y hacerla nuestra.”

La Gestalt es integración finalmente la unión de mis partes me hace ser más congruente y fiel a mí.  Al irme integrando puedo darme cuenta de mi de lo que quiero de lo que necesito, el recorrido de conocerme no termina.

La vida hoy a cambiado muy significativamente para mí pues creo que cada día que pasa es un regalo, es vivir el aquí y el ahora. Parte fundamental de la Gestalt y que sé que yo decido como estar nadie es lo suficientemente poderoso para poder poner en mi un sentir diferente al que yo elija y si sucede, es que seguramente hay una proyección de mi parte hacia él y un descubrirme.

La realidad siempre existe en el tiempo presente. No me es posible vivir mis ayeres y mis mañanas ni siquiera con ayuda de mi conciencia, mi memoria y mi previsión más profundas y claras. Estoy  anclado en este momento. (Zinker Joseph 2007)

Él ahora es la presentificación y en el continuum de la atención, Hay por lo menos dos formas en que el centrarse en el presente se refleja en el repertorio técnico de la terapia guestáltica. Una, la clara petición al paciente en al sentido que atienda a aquello que entra en su campo presente de la atención y lo exprese. La otra forma es la presentificación del pasado y el futuro, esto puede tomar la forma de un intento interno de identificarse con acontecimientos del pasado y revivirlos.       (Naranjo Claudio 2002)

Me amo, me respeto soy fiel a mí en principio pues no puedo exigir algo que yo no doy y esto es parte de la congruencia siempre consciente de mí , de mis emociones y sin estar gastando mi energía de manera innecesaria e improductiva, así que me siento honrada de poder compartir con ustedes un pequeño estrato de mi vida.

Mi experiencia de vida y mi experiencia con la Gestalt, así como cada uno tiene un numero de calzado creo que cada quien puede encontrar la terapia que le calce existen diferentes modelos, diferentes diseños, tipos y manera para hacerlo, para mi encontrar la terapia que me calzará fue difícil de encontrar pero esa es mi experiencia hoy sé que lo que sucede no es casualidad pasa por alguna razón y el sentido que yo decida darle a la vida puede ser hermosa o puede ser una porquería. quisiera compartirles un pedazo de un escrito que me encanta de Elizabeth Kubler Ross

No podemos alcanzar ese estado de equilibrio interior más que con una condición: la de haber aprendido a aceptar nuestro propio cuerpo-físico. Debemos llegar a expresar nuestros sentimientos libremente sin tener miedo de que se rían de nosotros cuando lloramos, cuando estamos enfadados o celosos, o nos esforzamos en parecemos a alguien por sus talentos, dones o comportamientos. Debemos comprender que sólo existen dos miedos: el miedo a caerse y el miedo al ruido. Todos los otros miedos han sido impuestos poco a poco en nuestra infancia por los adultos, pues proyectaban sobre nosotros sus propios miedos y los transmitían así de generación en generación.

Bueno ahora solo me resta agradecer a las personas que se tomen el tiempo para compartir con ustedes un poco de mí un poco de la Gestalt y bueno invitarlos a conocerse un poco y ser Felices aprovechar cada minuto estando como queremos estar y como estamos con aceptación y con ganas de vivir y pensar que no hay nada imposible que las cosas suceden de la manera como se presentan y cada quien puede hacer de su propia vida lo que uno desea.

Bibliografía

Zinker, J. (1999) En: El proceso creativo en la Terapia Gestáltica. Buenos Aires, Edit. Paidos, p. 38-66

Salama, P. H. (1999). Encuentro con la Psicoterapia gestalt (proceso y metodología). México, Ed. Instituto Mexicano de Psicoterapia Guestalt., p. 248

Enright, J. (1993) “Introducción a las técnicas gestálticas”. En: Fagan, J. Y Shepard, I. Teoría y Técnica de la psicoterapia gestalt. Edt. Amorrortou, Argentina. P. 112-129

Naranjo, Claudio (1999). La Vieja y Novisima Gestalt. Edt. Cuatro Vientos, Chile, p. 276

Polster, E. y M  (1997) Terapia Gestáltica, perfiles de teoría y práctica. Ed. Amorrortu, Argentina, p. 304

Comentarios

comentarios

Deja un comentario