Cocinando una experiencia: ejemplificando el ciclo de la experiencia, y las interrupciones de la energía, en el desayuno.

3ª parte: Cocinando una experiencia: ejemplificando el ciclo de la experiencia, y las interrupciones de la energía, en el desayuno.

Por: Psic. Giuseppe Olav Ortiz García. (email: gortiz@gestalt.mx)

Coordinador del área de Humanidades de la Universidad Gestalt. (http://www.gestalt.mx)

Terminaré esta serie de artículos con un ejemplo didáctico en el que se involucra el ciclo de la experiencia: Si al despertar en reposo una mañana, un retortijón se expresa al nivel de tu vientre, y al poner atención en esta sensación, la ubicas en tu estómago, y al escanear aquella sensación descubres que, uno: es hambre, y dos, se te antojan unos chilaquiles, estarás formando una figura, para entonces comienzas a pensar en cómo hacerte de unos deliciosos chilaquiles, fantaseando: ir a la cocina, tomar los ingredientes del “refri”, quizás no haya pollo, hay que ver si queda crema, el queso blanco sobró de ayer, no olvidar la lata de frijoles, preparar la salsa, etc, etc. estarás movilizando tu energía, energetizando tu organismo.

Caminar hasta tu cocina, y comenzar el proceso de creación de este sabroso platillo, es la acción, juntar los ingredientes, cocinarlos metódicamente, y al servirlos en tu plato, echarles la crema, un poco de queso blanco y sentarte frente a ellos hasta que tomas tu tenedor en una mano, y un pedazo de bolillo en la otra, es el precontacto.

Degustar un bocado de tus chilaquiles verdes con pollo, y comértelos hasta que no queden más, es el contacto, y descansar después de este delicioso platillo, en la saciedad, es el postcontacto.

Veamos entonces este ejemplo con las interrupciones de la energía en cada fase: Si al despertar en reposo una mañana te dices… cinco minutos más, luego me levanto, estarías postergando. Si escaneando tus sensaciones corporales no hallas sensación alguna, o incluso existiendo la misma, no le pones demasiada atención, aunque el día anterior no cenaste, esto sería una desensibilización.

Supongamos que entra en tu habitación alguna otra persona, al tiempo en que descubres el hambre que tienes, y entonces le dices: -Como que te ves hambreado, desayúnate algo-. Estarías proyectando. Si al bajar por tu desayuno te vas diciendo a ti mismo: -Debería de comer algo más nutritivo que sólo unos chilaquiles, la salsa me puede causar gastritis, además estoy gordo, es mucha masa, mejor debería de comer más sano, un cereal con yogurt, y debería dejar de comer tanto picante-; estarías introyectando.

Imaginemos que no desayunas por equis o zeta razón, ni siquiera café, o lo que fuera, a pesar de que los retortijones continuaron, de modo que los ácidos gástricos en tu estómago comienzan a causar estragos en su tejido, estarías retroflectando. Supongamos que llegas a tu cocina con ganas de tus chilaquiles, pero cuando estás por comenzar a prepararlos, decides tomar un café con pan tostado, estarías deflectando.

Supongamos que llegas a tu cocina, y algún familiar se encuentra preparando otro platillo, el cual te ofrece y (a pesar de que tienes en mente esos deliciosos chilaquiles) aceptas, estarías confluyendo.

Imaginemos que hiciste todo lo necesario para degustar unos deliciosos chilaquiles, y cuando has terminado de comértelos, observas la olla y el plato vacíos, con anhelo de que hubiera más, a pesar de que tu hambre se ha saciado, entonces estarías fijado.

Este ejemplo somero nos permite seguir el desarrollo de la experiencia en una situación cotidiana; idílicamente si el organismo experimenta una necesidad, es tarea del mismo manipular su ambiente biopositivamente para conseguir satisfacer la misma. Así con cada nueva necesidad decimos que se abre una Gestalt, y aquella necesidad, discernida, es la figura que está en primer plano en contraste con el fondo.

Veamos un ejemplo clásico: A una fiesta con muchos invitados, aquella persona que por diversas razones llegue sediento, toda la concurrencia pasará al fondo y la figura que ocupará el primer plano de su necesidad será la barra en donde se sirven las bebidas. Aquel invitado a la fiesta que se quedó de ver con una amiga especial en la misma, a su llegada no tendrá miramientos por nadie más que no sea esta persona que busca hasta que la encuentre, pues su necesidad en ese momento es hallarla. Aquella persona que se quedó de reunir con su jefe en esa fiesta, a su llegada alzará la mirada buscando al mismo, y las demás personas pasarán a ser parte del fondo hasta que cubra su necesidad primordial. Aquel que llegue a la fiesta, buscando pareja, escaneara a las o los prospectos, hasta satisfacer su necesidad, y conseguir su objetivo.

En el mejor de los casos la necesidad impele al organismo a satisfacer la misma, y este mismo con todos sus componentes se moviliza en esa dirección, sin embargo, los bloqueos van minando el desarrollo de esta experiencia interfiriendo en la fluidez de la misma, en cuyo caso, incluso consciente de la necesidad, el organismo no podrá satisfacer la misma, lo cual desemboca en la neurosis, el deterioro del organismo, y en el peor de los casos en la muerte.

El ciclo de la experiencia es una herramienta imprescindible en el manejo de la psicoterapia Gestalt, desde mi perspectiva, este esquema didáctico es también una especie de radiografía de la experiencia que tiene cada persona en toda situación en la que se involucra, y la cuestión de los bloqueos que van minando la fluidez de la energía, un elemento crucial para la intervención psicoterapéutica.

Siempre es pertinente (incluso ya lo dice el código ético del psicólogo) capacitarse con el grado correspondiente, para utilizar y comprender estas herramientas de intervención de manera profesional.

En este sentido la ventaja, entre tantas, que tiene la Universidad Gestalt, tiene que ver con el enfoque y la metodología que caracteriza a la formación que reciben los alumnos de esta casa de estudios, la cual esta diseñada, en gran medida, por su fundador y rector, Dr. Hector Salama.

Lo cual, de por si ya es garantía de la calidad educativa que se imparte en los planes de estudio que se relacionan con la psicoterapia, en todas las modalidades que se ofrecen en la oferta educativa que brinda la Universidad Gestalt.

Bibliografía: Salama Penhos, Hector; Gestalt para todos. Instituto Mexicano de Psicoterapia Gestalt, S.C. Coprint, S.A. 1985. (Reimpresión 2014)

Salama Penhos, Hector; Psicoterapia Gestalt, proceso y metodología. Alfaomega, 4ª edición. 2012.

Ilustración: Tree Ens?, tomada de: http://www.redbubble.com/people/73553/works/5453916-tree-enso?p=sticker

Comentarios

comentarios

Deja un comentario