Cerrar, la mejor forma de empezar

Por: Brenda Pons

bren_369@hotmail.com

Recuerdo que en varios momentos de mi vida, me he preguntado ¿porqué tiene que terminar? , o ¿por qué tiene que cambiar? Considero que es una interrogante que surge de manera natural cuando mejor me empiezo a sentir con una situación que está terminando.  Hoy sé, que si todo durara para siempre, ¿cuál sería el reto de vivir? ¿cómo le daría sentido y significado a mis decisiones si no tuviera oportunidad de hacer un cambio? Si una acción tan básica y sencilla como respirar, implica el inicio y final de un ciclo,  y genera un cambio en mi organismo ¿porqué los demás ciclos deberían de ser infinitos o estáticos?

Ahora bien, ¿porqué cerrar es la mejor forma de empezar? Para mí, por que al cerrar ciclos que ya cumplieron con su función en mi vida, de los que ya saqué el mejor provecho posible, tengo la oportunidad de tomar la energía que deposito en ellos,  y enfocarla en nuevos retos, nuevas experiencias de vida. Al hacerlo, me doy cuenta de que también estoy generando una mejor asimilación de lo que aprendí en ese ciclo, y puedo usar ese aprendizaje para llevar a cabo, mejor y más fortalecida, las nuevas experiencias que decido vivir. Dejar ciclos abiertos, en especial si lo hago para no sentir la pérdida, implica un riesgo enorme de que la energía que deposito en éstos, se embote, o pero aún,  se disipe y entonces sí, estaría perdiendo lo ganado, y no ganado una pérdida.

Si me permito vivir mi experiencia, momento a momento, e involucrarme plenamente en ella, el cierre viene de manera natural y fluida, entonces comenzar algo nuevo es igual de fluido. Si, en cambio, me anticipo al final de la experiencia, me vivo en una constante pérdida. En lo personal, no me sirve pensar en el famoso ¨qué hubiera¨ o en el ¨y si pasa que…¨, mas que para estresarme. Si algo me duele, ¿de qué me sirve  intentar regresar a cuando no me dolía? Tal vez si me permito sentir el dolor, lo puedo sanar mas rápido y lograr que ya no me duela mas pronto.

Dejarme fluir con las circunstancias de mi entorno, sin dejarme llevar por ellas, tomando decisiones cuando lo necesito, me funciona mejor que tratar constantemente, generalmente sin éxito, que las cosas sean como espero. Planear me sirve, ya que así evalúo el panorama y evalúo las posibilidades. Y como aún la mejor teoría, en la práctica puede variar, en cuanto llevo a cabo mi planeación, me doy cuenta de que hay aspectos que no estoy tomando en cuenta, entonces necesito adaptarme a los cambios que dichos detalles facilitan en mi planeación. Esta es la importancia de dejarme fluir, me da una mayor y mejor facilidad de adaptación, así entonces, es más fácil empezar y cerrar, incluso simultáneamente en distintas gestaltens, sin desgastar mi organismo.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario