Aportaciones de la filosofía Gestalt para facilitar el desarrollo de un programa de autorrealización a través del turismo y la animación

Seminario de enfoque Filosófico Gestalt

ENSAYO

Aportaciones de la filosofía Gestalt para facilitar el desarrollo de un programa de autorrealización a través del turismo y la animación

Presentado por

Jocelyn Vázquez Vázquez

Profesor:

Fernando Ortiz Anguiano

Marzo de 2014


Introducción

Todos los seres humanos requieren cubrir un grupo de necesidades y satisfactores, en la Pirámide de Maslow se establecen  dichas necesidades en un orden jerárquico; desde las necesidades fisiológicas hasta las de autorrealización.

Todos los seres humanos estamos durante toda nuestra vida, o cuando menos  la mayor parte de ella, moviéndonos entre varios niveles según sea nuestra realidad exterior, es por ello que es muy recomendable evaluar que necesidades aún no tenemos cubiertas de los niveles inferiores para poder dedicar más tiempo a nuestro desarrollo personal. Hay que poner prioridades y saber reconocer que es lo que nos falta, para asentar nuestra vida sobre bases sólidas en las que los niveles inferiores estén bien fijos y asegurados.

Uno de estos niveles es la necesidad de Afiliación la cual comprende a la participación, asociación y aceptación, esto quiere decir que el hombre necesita relacionarse; ya sea como parte de una comunidad o agruparse con familiares, amistades u organizaciones sociales con la finalidad de fortalecer lazos de amistad, el compañerismo, el afecto y el amor.

Estas necesidades se satisfacen mediante la interacción con otros seres humanos, utilizando normalmente su tiempo libre para socializar. Algunos juegos, por ejemplo, ayudan a aprender a relacionarse con otros en su existir, a la comunicación, a aquellos que necesitan una actividad que fije su atención, además de promover la confianza y la credibilidad. Una actividad satisfactoria es aquella donde la persona se siente interesada, interesante, segura y aceptada.

El turismo es un fenómeno social producto de otro fenómeno social; el tiempo libre, que se consolida y desarrolla gracias a los avances de la civilización moderna. La recreación, en cambio, acompaña al hombre desde sus mismos orígenes, porque es una manifestación natural del ser de la cual no puede prescindir sin que se afecte el equilibrio de la persona.

Desde esa perspectiva es que se busca establecer una relación del enfoque de la Filosofía Gestalt como filosofía de vida, de tal forma que este enfoque Filosófico coadyuve a facilitar e incrementar la calidad de los servicios que prestan las empresas turísticas a personas que requieren esparcimiento, diversión y descanso con responsabilidad, a través de especialistas en animación y recreación.

Desarrollo

Al definir la animación se encuentran dos autores cuyas definiciones son las siguientes; “Se entiende por animación la serie de acciones realizadas por uno o varios individuos sobre un grupo de personas con dos objetivos, el primero desarrollar la comunicación, fomentar la vida social y la cultura en el seno de un establecimiento, creando un ambiente idóneo y duradero, y el segundo dinamizar y promover la economía de la empresa”. (Puertas, s.f., p.30)

Por otro lado el Centro de Estudios Superiores en Turismo (CESTUR) dice; “La animación se constituye como una función dinamizadora de la transformación individual y social. (CESTUR, 1987, p.15)

Por lo tanto, la animación es un conjunto de técnicas derivadas de la recreación que permiten, planificar, organizar y desarrollar diferentes actividades o juegos, con el objetivo de crear un ambiente favorable en un grupo, contribuyendo al incremento de las relaciones sociales en el mismo y a la satisfacción de los intereses y necesidades de las personas en su tiempo libre.

La animación en la hotelería tiene entre sus mayores objetivos que el cliente se sienta satisfecho dentro del hotel y regrese al año siguiente a pasar sus vacaciones nuevamente a aquel lugar que le ofreció un buen servicio de recreación haciéndolo vivir una experiencia única. Además de que la animación permite una atención diferenciada a niños y personas de la tercera edad.

Entonces ¿por qué no buscar a especialistas en animación y recreación para hacer la estancia de los clientes más agradable dentro del hotel? Con el proceso y el tipo adecuado de experiencias, el organismo se abre camino hacia una vida y un crecimiento sano.

Se necesitan animadores con el propósito de guiar el proceso de planeación e implementación de las actividades elegidas previamente por el cliente para su evento, con un esquema de principios, procesos y herramientas prácticas que los conduzcan a planificar, organizar, ejecutar y controlar más técnicamente el evento. Éstos deben tener una función de agente social, que intervengan de forma profesional sobre los clientes intentando establecer, mejorar o modificar actitudes sociales, también transmiten conductas, actitudes y valores.

También deben contar con una función relacional, ya que intentan potenciar los vínculos sociales, emocionales y afectivos que surgen en el grupo así como la integración de las personas en su contexto sociocultural.

Con ayuda de ellos se hallará el espacio donde se encuentren las personas a sí mismas; su espacio. Es necesario hacer actividades que faciliten la atención y el compromiso, evitando que éstas sean de intensa concentración y tiempo.

Cuando la persona se sienta más libre para revelar de sí misma sus emociones, pensamientos y opiniones, y cuando sepa que va a encontrar apoyo y conexión con el animador y en los demás del grupo, ésta se fortalecerá interiormente.

Hay actividades y enfoques que se adecúan mejor que otros a ciertas edades: algunos son más apropiados para escenarios de grupo en tanto que otros funcionan mejor individuales.

La mayoría se pueden adaptar a casi cualquier persona y cualquier tipo de situación. “Hay cinco modos de interacción grupal, los que incluyen los modelos de terapia vivencial, analítico y gestáltico. El observar te lleva a participar, te envuelve” (Fagan, 1971, p.10)

Esto quiere decir que lo que le haces a un individuo también tiene impacto y sentido para los observadores, lo que puede ser de utilidad para un animador. Se debe recurrir a utilizar las técnicas para mejorar el “darse cuenta”, la responsabilidad y las capacidades para escuchar.

La Psicología Gestáltica (Perls, 1987, p.19) dirigida sobre todo al desarrollo personal, cree y confía en la sabiduría intrínseca del organismo, en la persona total que somos para autorregularse de forma adecuada en un medio que no es estático sino cambiante. Afirma que las propiedades del todo emergen de los elementos que lo componen, sin que estas propiedades se encuentren en los elementos aislados. El fenómeno es un todo (Gestalt) que cuando se analiza puede correr el riesgo de perder su identidad porque las propiedades de las partes no definen la del todo resultante.

Conclusión

En conclusión un buen servicio de animación satisface al cliente y contribuye a mejorar los resultados económicos de la empresa.

Motivos suficientes para considerar que es necesario conjuntar y optimizar a través de recursos humanos, materiales y mediante técnicas específicas el desarrollo de actividades individuales y grupales para el uso del tiempo libre con el objeto de descanso, diversión, integración familiar y social así como el desarrollo personal.

Después de haber analizado los conceptos del material didáctico,  se pudo apreciar como la Filosofía Gestalt constituye una importante herramienta que facilita la  resolución de  problemas en las organizaciones a partir del análisis, ayudando a comprender realidades complejas y propiciando cambios en los sistemas organizacionales. El problema abordado muestra  una serie de aspectos que deben tenerse en cuenta para la resolución de problemas empresariales, en este caso hoteleros, donde se realizan aportes particulares que los distinguen a unos de otros, para ser utilizados en un proceso que permita  la resolución de problemas desde una perspectiva integral, general y sistémica.

La Gestalt se fundamenta bajo las premisas de; darse cuenta ya que solo cuando el individuo se da cuenta de qué hace y cómo lo hace estará en la posibilidad de cambiar su conducta; así como, el proceso donde el organismo interactúa con el ambiente para mantener el equilibrio; y el contacto  que es imprescindible para el crecimiento y el desarrollo del ser humano.

Para mí es una filosofía de vida la que puedo utilizar para un turismo de experiencias que ofrezca la posibilidad de vivir algo totalmente nuevo, valioso y que eventualmente podría dejar una huella imborrable en la vida de las personas.

En el turismo, la inmediatez y lo indeterminado de las situaciones reales, habilitan a la Gestalt, los grupos individuales y colectivos, y son estos los que gobiernan sus modos de interpretar y sus modos de actuar. Por ello es la práctica el contexto donde se genera el conocimiento relevante.

Se propone así que los departamentos de animación, cuenten con un programa perfectamente integrado y orientado a satisfacer las necesidades y expectativas del cliente. Con respecto al diseño  de actividades, estas pueden variar entre una empresa y otra, sin embargo un factor determinante radica en el segmento de mercado al que va dirigido. Por lo tanto, estos departamentos deben contar con los objetivos de señalar el segmento al que va dirigida la empresa, así como identificar sus motivos y necesidades para realizar sus actividades, lo que les permitirá ofrecer un servicio de mayor calidad y variedad, en un adecuado balance que permita satisfacer los gustos personales y de grupo que contribuyan a un permanente enriquecimiento de la vida del hombre.

Así se dará un servicio de animación muy completo que facilitará a los clientes potenciales valorizar mucho más su tiempo libre, permitiéndoles emplearlo de forma creadora, mediante la práctica de diversos juegos y actividades recreativas que aporten socialización y mejoren su calidad de vida tanto psíquica y física.

Para finalizar, pretendo desarrollar un programa basado en la filosofía Gestalt, enfocándome en el turismo de experiencias, que abarca “el aquí y el ahora” al proponer; motivos (para qué hacer determinada actividad en determinado lugar), interacción del cliente con el lugar, con las actividades y con la gente que lo acompaña, procurando crear un proceso transformacional donde ambas partes se enriquezcan por el encuentro, haciendo que una misma experiencia sea vivida siempre de manera diferente.


Referencias

CESTUR. (1987). La animación en el contexto de desarrollo turístico. México: CESTUR.

Perls, F. (1987). El Enfoque Gestáltico y Testimonios de Terapia. Cuatro Vientos, Santiago,Chile.

Puertas, X. (s.f.). Animación en el ámbito turístico. España: Síntesis.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario