El Hombre: punto de partida para un ser integrado

Published by administrador on agosto 27th, 2014

Por: Psic. Fernando Romero Guzmán


Hombre de Vitruvio – Leonardo Da Vinci

¿Qué es el ser humano?, ¿quién es el hombre? y ¿cuál es la razón de su existencia? Preguntas que a lo largo de la vida han estado presentes y que en la actualidad se alejan de poder recibir una respuesta; situación que se torna preocupante si nos detenemos a observar, como quien hace una evaluación, lo que ha realizado el hombre desde su aparición no sólo en la tierra, sino en el universo.

Hagamos primero un recorrido histórico (época-pensador-concepción) haciendo referencia de lo que se ha dicho del hombre y su naturaleza en la relación de Sanabria (1984):

  1. 580-497. Pitagóricos. El hombre se compone de dos partes distintas: el cuerpo, compuesto de elementos materiales, y el alma, de procedencia celeste.
  2. 540-470. Heráclito. Para conocer la naturaleza, primero conocer al hombre: “Yo me busco a mi mismo”.
  3. 484-404. Protágoras de Abdea. El hombre es la medida de todas las cosas (preocupación humanista).
  4. 4277-347. Platón. El hombre es un extraño en el mundo porque: “El hombre es su alma”.
  5. 384-322. Aristóteles. El hombre es el ser que tiene facultades para actuar.
  6. Mundo griego. El hombre es compuesto de cuerpo y alma. El hombre es un deseo del bien. El hombre es un animal racional.
  7. Cristianismo. El hombre no es una cosa entre las cosas, es una criatura a imagen y semejanza de Dios.
  8. 354-430. Agustín de Hipona. El hombre ya es alguien, con capacidad de reflexión.
  9. 1222-1274. Sto. Tomás de Aquino. El hombre es una sustancia de naturaleza racional.
  10. 1596-1650. Descartes. Reduce al hombre al pensamiento, su esencia es la razón.
  11. 1818-1883. Karl Marx. El hombre en su realidad es el conjunto de sus relaciones sociales.

Estas son sólo algunas ideas de la especulación que se ha hecho entorno al hombre, aunque existen muchas más, falta por agregar aquí, la concepción que prevalece en estos momentos y que está sujeta al paradigma dominante o como se le denomina occidental y el concepto de hombre que propongo.

Occidente creó de esta forma, un tipo de hombre, que puede describirse como el “hombre organización”, el “hombre autómata”, el “homo consumens”, el “hombre del tener” y el “homo mechanicus”; es decir, su máxima creación es el “homo homini lupus”, el hombre que es un lobo para el hombre en palabras de Fromm (1986, p. 12).

En consecuencia tenemos que el hombre moderno escapa de sí mismo y de su libertad, llevando a una crisis humana caracterizada por la falta de fe en el hombre y la destrucción de las raíces de nuestra cultura. Es por ello que no podremos comprender al hombre y su naturaleza, si antes no lo consideramos en su totalidad.

El hombre en occidente anda por un sólo camino sometido a la condición actual de la humanidad que es su condición; prisionero de sí mismo, se encuentra dormido y tendrá que despertar para liberarse de sus múltiples “yoes” y de la máquina protectora, deberá entrar en otro camino alterno donde pueda realizarse en sus potencialidades con plenitud para tener la posibilidad de re-encontrar su auténtico ser y su verdadero Yo; sólo hace falta darle un Empujón, encaminarlo a la entrada y dejar que emprenda su marcha como un aventurero solitario que al final del camino será un hombre diferente, ya no “el hombre de las mil caras y el hombre multitud”, sino un hombre o ser humano autorrealizado e individualizado.

A este respecto Riordan (1979) menciona que en el hombre moderno occidental la autorrealización es poco probable debido a la influencia y limitación que las leyes mecánicas, hacen sobre tres cerebros o cinco centros de la esencia del hombre y que ella divide en tres pisos: el piso superior es el intelectual, el medio es emocional y el inferior es el motor, intuitivo y sexual; a su vez, tanto en el piso intelectual como emocional, existe un nivel superior; cada uno de estos cinco centros se dividen además en partes motora, emocional e intelectual con una parte positiva y otra negativa que a su vez se subdivide en motora, intelectual y emocional.

Desafortunadamente y causa del aprisionamiento que tiene el hombre moderno en occidente, éste se encuentra por debajo de estos pisos, los centros inferiores funcionan sin eficacia y sin armonía entre sí, por lo que y por no aprovechar su potencial, los centros superiores no se llegan ni siquiera a utilizar. Por el contrario, si se utilizaran como se debiera el hombre tendría la posibilidad de ascender a los niveles superiores y alcanzar la integridad y armonía.

De aquí se desprenden según Kathleen (1979) tres tipos de hombre: el hombre cerebrotónico, el hombre somatotónico y el hombre viscerotónico, que se encuentran en el mismo nivel del ser pues carecen de unidad interna, voluntad y son dependientes. En estado ordinario de conciencia cada uno de estos hombres no presta atención a sí mismo, y no tiene conciencia de las funciones motoras, emocionales e intelectuales.

En el hombre se dan múltiples procesos y relaciones tanto interna como externamente, algunas de ellas pertenecen exclusivamente al nivel interno como es el caso de las que acabamos de mencionar, estas últimas pertenecen a la esencia natural del hombre que implica lo propio del hombre, lo que le es verdadero; y en su contraparte encontramos la personalidad, que pertenece al dominio de lo externo, lo que no le es propio en su esencia, sin embargo, la personalidad puede ser cambiada a través de diferentes recursos como la hipnósis, las drogas, los ejercicios específicos, la psicoterapia, entre otras.

Hoy en día, la esencia de muchos hombres está muerta aunque se crea que siguen una vida “normal”, sólo y para poder desarrollar la esencia e incorporar lo verdadero y real en el ser de una persona dependerá del trabajo que realice sobre sí mismo, y de alcanzar el equilibrio entre esencia y personalidad, sin que ninguna de las dos resulte aprisionante, ya que ambas son necesarias e indispensables para el autodesarrollo; es decir, sin la personalidad no existe motivo por buscar estados elevados de conciencia, ni surge la inconformidad con la existencia cotidiana; y por otra parte, sin esencia no habrá base para el crecimiento.

Comparando la esencia con la personalidad encuentro que la esencia se caracteriza por: ser Innata, lo que es propio de una persona, lo verdadero en el hombre, se desarrolla la individualidad del hombre, se controlada por el destino; mientras que la personalidad, se caracteriza por: adquirida, lo que ?no le es propio?, lo falso del hombre, procura la información necesaria para trabajar sobre sí y es controlada por accidente.

De igual forma Fadiman (1985) menciona que en la visión transpersonal el hombre es concebido con algo más que la personalidad, entendida ésta como una sensación de identidad a la cual se aferra el individuo y sólo y a través del trabajo personal se logra romper la dependencia, lo que permite que se una a la totalidad del sí mismo.

Sánchez-Rivera (1981) señalan que la Psicología, para poder ser verdaderamente del ser humano, ha de estudiar aquello que hace al hombre ser hombre y específicamente ser humano, es decir, la conciencia humana. Lo anterior es una necesidad imperante en estos momentos ya que la forma de entender al hombre no abarca muchos de los fenómenos que existen y se relacionan directamente con él. Existen tres niveles básicos: la intuición, los fenómenos psíquicos y los fenómenos místicos, que desafortunadamente se han excluido de la totalidad de la persona.

Sánchez-Rivera señala que a la Intuición se le ha considerando como característica especial de ciertas personas (ya sea por vestimenta, forma de hablar, etc.); los Fenómenos Psíquicos, y el factor PSI, son improbables, con la teoría que se tiene; y a los Fenómenos Místicos, se les considera dentro del campo de la religión y no de la psicología, ya que no se puede alcanzar por las propias fuerzas. Sin embargo, estos fenómenos no son exclusivos de individuos especiales, sino que son potencialidades esenciales del hombre; específicamente se trata de niveles de conciencia. La mística (estado de conciencia donde se abandona la yoidad común para entrar en contacto con el Todo o con Dios) no es patrimonio de sólo algunos seres con poderes especiales, sino que es el camino común del hombre, ya que es el único estado en el que se superan las barreras.

Respecto de lo anterior Wilber (1990) señala la necesidad de una nueva imagen del hombre, donde se permitan los estados del ser más elevados espiritualmente y la presencia de estados objetivos y subjetivos. Por su parte divide un estadio de desarrollo en materia, cuerpo, mente, alma y espíritu. Específicamente en los seres humanos, el nivel material corresponde al cuerpo físico; el nivel del cuerpo, a la sensación, percepción e impulso o emoción; la mente, se divide en imagen, símbolo, concepto, regla y metarregla; el alma o dimensiones sutiles lo divide en lo psíquico y lo sutil, es decir, lo psíquico es el comienzo de lo trascendental o desarrollo espiritual; y lo sutil es el lugar donde se encuentran los arquetipos, donde surge la iluminación, conocimiento ascendente y concientización amplia. En esta relación los tres primeros se relacionan entre sí, y los últimos son los caminos por los cuales habrá de conducirse el ser humano en su proceso de desarrollo.

Pero ¿qué impide al hombre ascender a los pisos superiores o totalidad del sí mismo? Riordan (1979) señala:

    1) la identificación al exterior que siendo opuesta no permite llegar a la autoconciencia o mirar al interior,
    2) la incapacidad de amar,
    3) mentir al hablar de lo que se desconoce,
    4) la imaginación pero no la creadora, sino la más baja, el sistema ilusorio que uno aprende al creer acerca de los hechos de la vida, por ejemplo, al no ser consciente de sí mismo, se cree que sí, éste tipo de imaginación no creadora mina la motivación para el autodesarrollo, por tal motivo, encontrar la autoconciencia sólo será cuando desaparece la ilusión de que contamos con capacidades con las que realmente no contamos,
    5) la conversación innecesaria, puede ser mecánica, implica la imaginación, la mentira, alienta la identificación y se relaciona con movimientos físicos innecesarios, y
    6) las emociones negativas.

Ante las limitaciones anteriores, el hombre tiene posibilidad de conocer y vivir el cambio, y aunque suene paradójico para el mundo occidental, esta posibilidad se encuentra en las mismas cualidades que en algún momento limitan el desarrollo, por ejemplo, lo que se atribuye a sí mismo con la imaginación, pueden de hecho llegar a adquirirse a través de ella, como lo manifiesta Riordan.

Guilhot (1989) propone cuatro puntos a considerar para alcanzar un cambio positivo. Parte de actitudes erróneas que dirigen los impulsos de los seres humanos como; egocentrismo, acciones violentas-competitivas, y las presiones sociales principalmente. Así y bajo una visión humanista de valores promueve:

    1) el desarrollo de la vida íntima,
    2) progreso entre las relaciones personales,
    3) progreso en actividades creativas y
    4) transformaciones en los medios naturales y culturales.

Una forma de hacerlo es que los individuos deben vencer la alienación, la mistificación del lenguaje, reorganizar y transmutar sus emociones y los productos de su imaginación, para alcanzar el cambio.

De esta forma vemos que para desarrollar el pleno potencial humano, se debe empezar por uno mismo. Por tal motivo es que consideramos que el trabajar con la imaginación en forma creadora y de una manera activa por el propio sujeto, es un recurso que nos puede permitir quitar los impedimentos para poder encontrar la libertad y sea a través de ésta como logremos la autoconciencia, la autorrealización o la individuación.

Por ello y contrariamente a los que piensan que es sólo afuera donde se encuentran las posibilidades de “desarrollo humano” – no en el sentido material – consideramos que en el propio hombre, en su interior y sabiduría, es donde se puede alcanzar la perfección, que posteriormente se irradie hacia el exterior y transforme en un paso conjunto todo cuanto existe, alcanzando así, la totalidad, la integración y la armonía natural. Esta preocupación por la forma de vida actual, nos hace buscar alternativas que contrarresten los efectos desintegradores y creemos que lo mejor es utilizar los propios recursos internos.

Referencias

  • Sanabria, J. R. (1984). Etica, México, Porrua.
  • Fromm, E. (1986). El corazón del hombre, México, Fondo de Cultura Económica.
  • Riordan, K. (1979). Gurdjieff. En Tart, Ch. T. Psicologías Transpersonales/II, (pp. 57-101), Buenos Aires, Paidos.
  • Kathleen. (1979). En  Tart, T. Ch. Psicologías Transpersonales/II, Buenos Aires, Paidos.
  • Fadiman, J. (1985). La posición transpersonal. En Maslow, Más allá del ego, (pp. 271-280), Barcelona, Kairos.
  • Sánchez-Rivera, P. J.M.; de Casso, G. P.; Sánchez, A. M.; Santos, E. C.; Calle R. A.; Salgado, C. J.A. y García, M. J. A. (1981). Integración transindividual y psicología humanística, Madrid, Marova.
  • Wilber, K. (1990). El espectro de la conciencia, Barcelona, Kairos.
  • Guilhot, J. (1989). La revolución ética actual. En PsycLIT Journal Articles, Estudes-Psychotherapiques, Vol 20 (4).

El alcohol del triunfo

Published by administrador on agosto 27th, 2014

Por: Diego Salama
Escrito el 5 de junio del 2003


?Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar? dice sabiamente Antonio Machado en su canción cantares, y así como lo plantea él, somos todos los humanos. Buscamos el camino, si este no existe lo inventamos, en fin, somos los dueños de nuestro camino, aquel que, sea como sea, nos llevará a nuestro destino. En este camino nos pasan muchas vivencias, aquellas que quedan en nuestra memoria, pero que a la vez necesitamos dejar pasar para poder seguir adelante, o al menos eso sería lo más sano. Pero estas vivencias que se quedan guardadas en nuestra memoria y que las dejamos pasar estarán siempre presentes como experiencia que nos ayudan a entender mejor la vida. Yo tuve una experiencia que me dejó marcado.

Fui a una fiesta de presentación de disco de un ?artista?, de esos que están de moda hoy en día. Resulta que por ahí de las ocho, pasado el meridiano, me habló una amiga invitándome a este evento. Ella contaba con cuatro boletos de los cuales, dos eran para su hermana y ella y los otros para mí y algún amigo. Su dulce voz me sedujo a aceptar inevitablemente el hecho de ser su chofer y llevarla al evento. En el camino iba escribiendo en mi mente las memorias de lo que sucedía, la lluvia, los carros, el personaje que se cerró sin darse cuenta que iba pasando, pero lo que más me llamó la atención fue, sin duda, la necesidad de mi amiga de actualizarme sobre los hechos de su vida. ¿Qué, no les dije? Hacía más de un año que no recibía una llamada telefónica de su parte. Llegamos por ahí de las diez de la noche al ?valet parking? donde recibieron el carro treinta minutos más tarde.

Entramos a la fiesta y comenzó la necesidad por el alcohol. ?¿Dónde está la barra libre? Quiero una bebida? o la graciosa frasecita que está de moda ?Calor , calor, sed, sed ¿qué queremos? ¡Cerveza!? balbuceaban constantemente. Inmediatamente fuimos a la barra donde ofrecían refresco con tequila. Para qué contarles la cantidad de gente en la fila para que les dieran más alcohol parecían niños en halloween. Cabe mencionar que a ninguno de mis tres acompañantes les gustaba el tequila, pero como era ?gratis?, se lo tomaron a pesar de todo.

Y, ahora sí llegamos a la parte importante del relato, mis amigas se encontraron con dos viejas compañeras de clase. No faltó más de diez segundos para que una compañera dijera que trabajaba en Televisa, mostrándose importante y famosa. Esto generó que yo tuviera que soportar un monólogo por mi amiga de treinta minutos en el cual decía que esta niña sólo venía a presumir y que le chocaban las personas que presumían (quiero aclarar que ella me alardeó muchas veces haber besado al artista en mención y que por eso recibió los boletos al evento). Ya dice por ahí un gran sabio (mi padre) que ?lo que choca, checa?, pero ¿por qué tanta necesidad de competir por ser más elite que los demás, en vez de admirar y compartir los logros?

Después de una gran dosis de alcohol, mi amiga se desinhibió y optó por hablar con personajes de la ?Academia? y ?Big Brother? diciéndoles que era su más grande fan que, a pesar de que me decía que esto no era cierto, se conocía las caras y nombres de todos ellos y de alguna u otra manera dejó en duda su comentario de que les había mentido y que no era cierto que fuera su fan. Sea como fuere, estos ?artistas? la aceptaron inmediatamente dentro de su grupo, donde le invitaron más y más copas y botellas de alcohol.

Empezó el evento del artista y entre sus canciones, iba llenando un enorme contenedor que al final iba a regalar de más bebidas etílicas. La gente gritaba y bailaba diciéndole que les diera e ellos el contenedor. Cada  vez se apretaban más entre ellos pues más gente se unía y me percaté que mis amigas habían desaparecido. Se habían ido a tomar más alcohol y a gritarle de más cerca al hombre cantante para que les diera su premio. Alcohol? ¿premio?

Cuando me desesperé, fui por ellas y nos preparamos para irnos. Tuve que arrebatarle un vaso de refresco con tequila a una de ellas porque se lo quería llevar a la calle. A pesar de su estado, ella quería seguir tomando. Nos entregaron el coche y yo no podía creer lo ebrias que se encontraban mis amigas. Una de ellas tenía tantas ganas de orinar que me tuve que orillar en una avenida para que la susodicha relajara su vejiga. Luego tenía que mantener despierta a su hermana porque no le fuera a dar una congestión, quien me iba contando que acababa de conocer a ?todos? los famosos, que eran sus amigos y que era más importante que su compañera de escuela. Objetivo que logró al desinhibirse (con la bebida) y hablar con los integrantes de estas series televisivas, quienes también estaban tomados.

El ser humano, como ya había mencionado al principio, necesita dejar pasar, tanto lo bueno como lo malo, y el alcohol es una herramienta que ayuda a dejar pasar los problemas. Las personas creen que el dejar pasar un problema se refiere únicamente a olvidar algo sucedido, sin embargo problemas comunes pueden ser la inhabilidad para socializar fácilmente con la gente, para divertirse, o para atreverse a realizar algo que sobrios no se animarían a hacer. El alcohol minimiza el ?super yo? haciendo que los límites introyectados desaparezcan. Un esquema que propongo quedaría entonces de la siguiente manera:

Problema = Super yo               Solución = Alcohol

Creando así en la persona la sensación de triunfo, logrando su objetivo, resolviendo su problema. Pero no ven las causas que esta droga les provoca.

Dejemos por un minuto los daños físicos y observemos el daño psicológico. Una persona que resuelve sus problemas tomando alcohol, pierde la habilidad de resolverlos sin la ayuda de este. En casos graves llevándolos a la derrota y el fracaso de su vida a nivel global. En resumen puedo decir que este evento hizo darme cuenta de la necesidad que tienen los jóvenes de resolver sus problemas, de ser autosuficientes y controlar su vida, sin embargo en su mayoría optan por recurrir a las soluciones fáciles (en este caso el alcohol) que les dan la idea de tener control de ellos mismos cuando realmente no pueden controlar su sistema motriz o pensar con claridad. Le pregunto entonces a los lectores: ¿Quieren dejar pasar sus problemas utilizando una falsa salida fácil o desean afrontar sus problemas para aprender de ellos por más difíciles que pudieran ser?

Referencias Bibliográficas

Antonio Machado: ?Proverbios y Cantares?

http://www.geocities.com/Athens/Delphi/5205/Proverbios_y_cantares.html


Sueños en Gestalt

Published by administrador on agosto 12th, 2014

Sueños en Gestalt
Por: Dra. Evelyn Lowenstern


¿Qué son los sueños en Gestalt?

Como definición podríamos decir que son mensajes existenciales, estos mensajes que comprendemos al trabajar los sueños terapéuticamente nos explican cuáles son las situaciones que en este aquí y ahora me están importando, aunque pueden ser puntos ciegos de los cuales aún no tengo conciencia, o situaciones no concluidas. Ya sea una u otra resultan manifiestas para su concretización.

Aquello que se encuentra en nuestro inconsciente busca una forma de hacer figura y por lo tanto sale del fondo indiferenciado para ser atendido. ¿Cómo lo llevamos a cabo?

Al estar dormidos bajan las defensas yoicas y aquello que trae la energía contenida se entremezcla con la historia que nosotros, los autores de dicha historia proyectamos en imágenes, a colores o en blanco y negro; con sonidos; con la intervención de elementos conocidos, como pueden ser familiares, amigos, lugares comunes o desconocidos. Lo importante no es sólo la historia , sino además la emoción que conlleva.

Es importante resaltar que el sueño se da en tiempo presente y que muchas veces la sensación es de estar corporalmente presentes en éste, y que, si despertamos en ese preciso momento, puede llegar a existir una sensación de estar desorientados.

Otra particularidad que se da en el soñante, y que seguramente muchos ya lo hemos experienciado, es que al vivir una pesadilla generalmente despertamos sobresaltados antes de que ocurra el evento fatal o que tememos. Esta situación es una defensa del Yo, el cual por regla, no se lastima a sí mismo.

También es factible para ciertas personas el intervenir activamente en el desarrollo de la historia que proyectamos como sueño, y a estos sueños los denominamos Sueños Lúcidos. Éstos se caracterizan por el hecho de que el soñante, mientras está dormido y teniendo actividad onírica, se da cuenta de que está soñando. Muchas veces sucede que al darse cuenta de esta situación, empieza a angustiarse, despertándolo de inmediato; de no lograr despertar, y ante la angustia generada, el soñante es capaz de modificar los acontecimientos que están suscitándose en el sueño, ya sea escapando de la situación o cambiando una escena negativa por otra más adecuada a su Yo.

El soñador lúcido vivencia con gran intensidad de colores y detalles su sueño y así mismo, percibe un aumento en sus sensaciones corporales, como flujos de energía, vibraciones e incluso orgasmos. Existen tres grados del ejercicio de control del estado de sueño:

  • La persona puede tratar de tener cada vez más sueños en los que está consciente de que está soñando.
  • Puede tratar de controlar los contenidos del sueño mientras sueña.
  • El soñador puede tratar de eliminar o transformar el sueño imaginativo usual, en un estado similar al de la consciencia de vigilia (En este estado elevado, la conciencia del sueño y la vigilia son similares además que se describen en términos de estados puros de energía, como una gran luz).

Un pueblo de soñadores lúcidos es el senoi. Éste está constituido por 12 mil miembros aproximadamente y habitan las junglas montañosas de Malasia.

En la vida de los senoi la pregunta más importante que se hacen por las mañanas es: ¿Qué soñaste anoche?

Todas las mañanas a la hora del desayuno, cada miembro de la familia relata sus sueños. Los niños comienzan esta tradición desde que empiezan a hablar, siendo felicitados por los mayores, los interrogan por su comportamiento en el sueño, señalan sus errores o los alaban si han adoptado la actitud apropiada y los aconsejan sobre cómo modificar su conducta en sueños futuros. De esta forma también los van orientando de acuerdo a sus sueños en sus futuras actividades.

Los miembros de la comunidad discuten luego sus experiencias oníricas en el “Consejo de la aldea” siendo sus actividades comunitarias, artesanales y artísticas, enriquecidas por los sueños.

El pueblo senoi se caracteriza por su pacifismo y espíritu cooperativo, pues saben que esto no inhibe su individualismo y creatividad, empero quizá sus cualidades más notables sean su extraordinario equilibrio psicológico y madurez afectiva, entre ellos, la neurosis y la psicosis son desconocidas.

Los documentos más importantes sobre los senoi provienen de investigadores que han convivido largamente con ellos en su medio cultural, como el antropólogo y psicoanalista estadounidense Kilton Stewart, quien se concentró en particular en la tecnología onírica de los senoi. Estos estudios fueron difundidos y popularizados en la década de los setenta en occidente por Patricia Garfield, psicóloga, escritora y artista que convivió también con ellos en  Malasia y escribió el libro “Creative Dreams”

En éste, ella resume tres regla importantes de trabajo senoi con los sueños:

  • afrontar y vencer los peligros
  • buscar el placer
  • llegar siempre a un desenlace positivo

Retomando un párrafo de la revista “Ser Creativo” (Argentina,1994), Jorge Soto Andrade, autor del artículo sobre los sueños nos comenta:
“existe una visión muy distinta entre otros pueblos y en otros tiempos en lo que a soñar y estar despierto se refiere. Según este otro punto de vista sueño y vigilia no son tan distintos como parece; podemos estar despiertos mientras soñamos y dormidos durante la vigilia cotidiana.”

Hace varios siglos un personaje chino de nombre Chuang Tzu soñó que era una mariposa que revoloteaba alegremente de flor en flor. Pero cuando despertó surgió en él la pregunta: ?¿soy realmente un hombre que soñaba ser una mariposa o acaso una mariposa que ahora sueña que es un hombre??

Pareciera que aunque muy lejanos a nuestra cultura el trabajo de sueños gestalt tiene más en común con los senoi de lo que imaginábamos.


La comunicación patológica en la pareja (Análisis Película Guerra de los Roses)

Published by administrador on agosto 11th, 2014

La comunicación patológica en la pareja:  La guerra de los Roses
Por: Claudia Garibay que es alumna de nuestra Maestría en Psicoterapia Gestalt en la Universidad Gestalt

Objetivo:  Identificar los axiomas de la comunicación patológica, a través del análisis de la película La Guerra de los Roses”.

Recordar, en términos generales, el concepto de pareja y la definición de comunicación.

¿Qué es una pareja?

Desde el punto de vista etológico, es la unidad relacional básica para la supervivencia genética de la especie.

Es una estructura vincular de dos personas que deciden compartir una relación estrecha, aportando sus propias historias de vida y un gran potencial de pensamientos, emociones y acciones.

Cuando iniciamos una relación de pareja, uno de nuestros principales objetivos, sobre todo en un principio, es compartir nuestros aspectos más íntimos y así, establecer un fuerte lazo de unión. Sin embargo, con frecuencia, desde los primeros momentos tendemos a cometer tres errores importantes:

  1. No somos…actuamos. Gran parte de nuestra vida hemos actuado y pensado de acuerdo a lo que se espera de nosotros; por lo tanto, no nos conocemos y menos sabemos lo que deseamos en una pareja.
  2. No vemos a nuestra pareja como realmente es, ya que la vemos a través del enamoramiento, de lo que esa persona nos quiere transmitir y de lo que nosotros proyectamos en ella.

“Cuando uno se enamora en realidad no ve al otro en su totalidad, sino que el otro funciona como una pantalla donde el enamorado proyecta sus aspectos idealizados”. (Bucay y Salinas:54)

  1. Creemos que si la otra persona nos quiere, tiene que saber lo que queremos y necesitamos, para dárnoslo, sin que tengamos que pedirlo, entonces empieza el difícil y desgastante juego de las adivinanzas.

“Es mi intuición personal, sin prueba objetiva, lo que me dice que tal vez una quinta parte de toda comunicación humana sirve para el intercambio de información, mientras que el resto corresponde al interminable proceso de definición, confirmación, rechazo y redefinición de la naturaleza de nuestras relaciones con los demás”. (Watzlawick:250 )

¿Qué es comunicación?

La comunicación es una palabra derivada del término latino “communicare”, que significa compartir, participar en algo, poner en común. A través de la comunicación, los seres humanos  comparten información diferente entre sí, haciendo del acto de comunicar una actividad esencial para la vida en la sociedad.

Es a través de la comunicación como conocemos a nuestra pareja, su vida, anhelos, deseos, valores, inquietudes.  Y es también la forma en que nuestra pareja nos conoce.

Como bien nos dice Watzlawick: “toda conducta es comunicación y toda comunicación afecta la conducta”.

La mayoría de los problemas de pareja surgen por una mala comunicación o por la falta de ésta. O no se escuchan realmente uno al otro o se dejan de hablar adecuadamente, es decir, se atacan, insultan, humillan, gritan, etc. También puede suceder que eviten la comunicación como una manera de castigar al otro, ignorándolo.

Partiendo del axioma de que es imposible no comunicar es importante que nos quede claro, que nuestro comportamiento sea verbal o corporal expresa algo, la persona que recibe el mensaje va a tener una reacción o respuesta, la cual puede no ser la que esperábamos.

Esto se debe a las experiencias pasadas, valores y creencias personales, que pueden estar afectándole.

Comunicación patológica en la pareja

La Guerra de los Roses

“Mi cuota es de $450 dólares la hora.  Cuando un hombre que gana $450 dólares la hora quiere decirte algo, sin costo, debes escucharlo.”

-Gavin D’Amata.  La guerra de los Roses-

Así inicia la película, en la cual el abogado de los Roses le pide a un cliente que desea divorciarse, que escuche esta historia.

Bárbara y Oliver Rose son un matrimonio aparentemente perfecto.  Él es un exitoso abogado y ella un ama de casa feliz.  Al contraer matrimonio, ella abandonó sus estudios para dedicarse a la casa y a la educación de los hijos y él se esforzó en desarrollar una importante carrera como abogado.

Adquieren una mansión que ella se esmera en remodelar y dejar impecable, pero una vez terminada y con la partida de sus hijos a la Universidad, ella decide empezar a trabajar.

Los Roses no se comunicaban bien, se agredían repetidamente de manera verbal y no verbal.  Bárbara sentía continuamente como él la minimizaba y lo entendía como un tipo de traición imposible de perdonar.  Oliver provocaba que Bárbara se sintiera avergonzada; por ejemplo, en una cena le pide que cuente una historia que la hace lucir ignorante.  Ella podía sentir humillación, tristeza, enojo, pero no lo decía.  Estos pequeños actos de traición dañaron a Bárbara y la inclinación a castigarlo o hacerlo pagar por el daño se fue acrecentando.

Por ejemplo, en la medida en que se va deteriorando su matrimonio, accidentalmente, Oliver arrolla al gato de Bárbara.  Como respuesta ella lo encierra en el sauna con la intención de que muera, aunque se arrepiente y sugiere que hablen.

Para esta charla él lleva una “buena” botella de vino y ella lleva uno de sus deliciosos patés.  Oliver se arriesga y le dice que aún la ama y que le gustaría que se reconciliasen.  Ella, pondera su respuesta y elige decirle que el paté está hecho de su perro.  Al comunicar esto, refuerza los aspectos negativos de su relación y provoca que el perdón ya no sea una alternativa viable.

La guerra está declarada….

Escena 1

La estatuilla…

Desde su primer encuentro esta pareja se alimenta de la lucha por el poder, se conocen en una subasta pujando por una estatuilla; ella gana y tal parece que eso es lo que a él le atrae irremediablemente de ella.

  • Él no es rico, pero es brillante
  • Ella es gimnasta
  • Durante su primera relación sexual ella descubre, a través de él, que es multiorgásmica.

Desde este momento, se hace evidente cómo cada uno deseaba ser entendido por el otro.  Oliver, a nivel de relación, se da a entender como superior, dominante.

El poder los lleva a competir constantemente; ninguno acepta la mismidad del otro, no hay respeto ni confianza.

Escena 2

Poniendo el árbol de Navidad con sus 2 hijos pequeños…

Ella va a poner una gran estrella de papel aluminio en la punta del árbol y él hace una mueca de desprecio.  Ella les da caramelos a los niños, él comenta que no es saludable que coman tanta azúcar y ella de cualquier manera se los da argumentando que son niños y están creciendo.

Aquí ya se deja entrever con claridad la patología en el axioma referente a la imposibilidad de no comunicarse: Bárbara, de manera cortes, por un lado, rechaza los comentarios de su marido y, por otro, su actitud es desafiante, como diciéndole: tú estudias en Harvard, yo trabajo, mando en mi casa, en la educación de mis hijos y además te regalo un coche.

Escena 3

Invitados en casa…

Tienen como invitados para cenar al jefe de Oliver y a otros abogados importantes de la firma. Aquí, Oliver hace evidente que el educado y con una posición social más elevada es él y a ella la coloca en la posición inferior.

Él le pide que cuente la historia de las copas de Baccarat, ella luce incómoda de hacerlo, pero hace el relato, a su manera. Él la corrige, la interrumpe y va descalificando lo que ella cuenta, hasta que él termina por contar la historia. Cuando los invitados se van, ella lo insulta y acaban haciendo el amor.

Cada uno platica de lo ocurrido en la mesa de una manera distinta.

Por un lado, la manera en que Oliver descalifica la comunicación de Bárbara se observa con claridad.  Por el otro, también se ve claramente, como la forma en que ambos estructuraban el flujo de su comunicación era diferente y su comportamiento era una reacción al otro.

Escena 4

La mudanza…

Llega el momento de mudarse y arreglar su nueva mansión, misma que ella consigue.

A pesar de que él le comenta que lo harán juntos, hasta en Sábado va a trabajar, ya que “alguien tiene que pagar “.  Él es el proveedor todopoderoso y a ella le corresponde “la parte buena” y ¿fácil? de encargarse del hogar.

Es muy claro el desacuerdo en la relación y acuerdo en el contenido: Bárbara posiblemente pensaba: “es un prepotente desgraciado, pero tiene razón y tengo que arreglar la casa…”

Escena 5

Bárbara quiere trabajar…

Así va transcurriendo su vida, con la casa ya terminada y los hijos yéndose a la Universidad, ella decide volver a trabajar y empieza por vender sus patés.  Con una conciencia más clara de su situación, Bárbara empieza a dar sus primeros pasos hacia el empoderamiento.

Escena 6

Entrevista con el ama de llaves…

Claramente ella se siente en una posición de  poder más abajo que su marido, él le sugiere que contraten una muchacha que le ayude y a regaña dientes ella empieza a entrevistar candidatas. En las entrevistas se ve como Bárbara intenta desesperadamente validarse a sí misma, diciéndoles: “muchas personas no respetarían las decisiones que he tomado…”

“He criado 2 hijos que están por irse a la Universidad”…“eso no me convierte en una mujer casada con un hombre exitoso…”

De una manera interesante, ella quiere negar una realidad que la coloca en una posición social de poder,  misma que no ve y que,  al contrario, desprecia.

Aquí Bárbara utiliza el síntoma como comunicación: se ha convencido a sí misma de que “se encuentra a merced de fuerzas que están más  allá de su control” e intenta liberarse de la “censura” por parte de las candidatas entrevistadas y de su propia conciencia.

Escena 7

El contrato…

Ella le pide que revise un contrato para su nuevo negocio y él no sólo la ignora sino que olvida leerlo.  Cada vez que ella necesita ser valorada, él la descalifica totalmente: en este terreno tú para mí no existes. Oliver desea que Bárbara exista únicamente en su casa, pero afuera, quisiera que pasara totalmente desapercibida para los demás.

Con sorna le pregunta: y bien ¿dónde está tu pequeño contrato?  Y lo emplea para matar una mosca.

El resuelve todo con sexo y entonces ella lo lastima con las piernas y él le pregunta: ¡¡¿Qué te pasa?!!  Y ella simplemente no contesta.

Cómo bien comenta el abogado, cuando una mujer no contesta qué le pasa… ¡preocúpate!!!

Una vez más, Oliver no sólo rechaza lo que su esposa le pide, sino que la descalifica totalmente.

Escenas 8 y 9

La indigestión…

En esta escena, Oliver está con un cliente y presenta todos los síntomas de un ataque al corazón.  Se va al hospital y termina siendo una hernia hiatal.  Ella no acude a verlo y, una vez dado de alta, regresa a casa.  Ella llega después, lo abraza y le comenta que no fue al hospital porque sabía que todo estaba bajo control.   Finalmente ella le platica que iba manejando y tuvo la sensación de que él moriría y entonces paró el auto porque se asustó de sentirse tan feliz, feliz de ser libre, como si se le quitara un peso de encima.  Le pide el divorcio, le dice que no quiere estar más casada con él.  Oliver le exige una razón, a lo cual ella contesta: porque cuando te observo sólo quiero golpearte la cara…y lo golpea.

Veamos esta escalada en el siguiente diálogo:

Oliver- creo que me debes una disculpa

Bárbara- quiero el divorcio

O- no, no quieres, no podes divorciarte

B- no quiero seguir casada contigo

O- ¿por qué? ¿hice algo? ¿no hice algo?

B- no puedo ser específica

O- trata

B- no quiero tratar

O- ¿otro hombre?

B- no

O- ¿una mujer?

B- así quisieras

O- YO debería pedir el divorcio, me llevaron al hospital y …

B- yo soy culpable, soy una mala persona, échame la culpa a mí, etc.

O- me debes una buena razón, yo te proveí de una buena vida….

B- cuando te veo comer, dormir, quiero partirte la cara

O- pártemela

B- (le da un puñetazo)

O- La próxima vez te pegaré de vuelta y espero que tengas un buen abogado

B- el mejor que tu dinero pueda pagar

La escalada simétrica se hace totalmente evidente, dejándo a un lado la relación complementaria que venían manejando, en dónde el sentimiento de frustración progresiva se hacía manifiesto en todo momento en ambos y en donde el sentimiento de desesperanza hizo presa de Bárbara en varias ocasiones, como cuando está entrevistando al ama de llaves.

Aunque Oliver ocupaba una posición superior en cuanto a educación, prestigio y dinero, Bárbara nunca mostró total vulnerabilidad y constantemente había pullas de poder.

Sin embargo, a partir de este momento  la tensión, la agresión y el rechazo van “en crescendo”.  La respuesta de cada uno es un poco más violenta que la anterior  y así van escalando simétricamente en poder y violencia, sin tener una pauta que permita bajar el conflicto y salir de la escalada.

Y aquí empieza la guerra, misma que se había estado gestando desde que se conocieron y que se dejaba entre ver en todos los aspectos de su relación, pero sobre todo en su comunicación o en la falta de ella que de cualquier manera es comunicación.

Escena 10

Visita al abogado y Navidad…

Se presentan con el abogado y ella dice que únicamente quiere la casa, a lo cual el responde: “jamás tendrás esa casa…..”

Están con los hijos, preparándose para la cena de Navidad; ella, de manera desafiante, coloca en el árbol la estrella de papel aluminio que había confeccionado en su primera Navidad con Oliver y que él despreció.

El árbol prende fuego, él lo apaga y comenta: “gracias a Dios que estaba yo aquí” y ella contesta con ironía “tú siempre sabes”.

Oliver le ofrece a Bárbara pagarle el triple de lo que gana el ama de llaves, se empiezan a agredir verbalmente, dividen la casa, los hijos y la muchacha se van y ya nada los puede parar.

En la escena final ambos quedan colgados de un candelabro que se encontraba a la entrada de la casa.  El mecanismo del mismo se suelta y abrazados del candelabro caen al piso 30 pies abajo.  En su último aliento Oliver se acerca para tocar el hombro de su esposa, en un intento por hacer las paces y buscar su perdón y le dice: “siempre te he amado, tú también a mí, no es así?  Muy despacio vemos la mano de Bárbara levantarse para tomar la mano de Oliver y con su último aliento se quita de encima la mano de su esposo.

Conclusión

Es muy evidente la complementariedad rígida en esta relación; Bárbara quería que Oliver la tomara en cuenta no sólo como ama de casa, sino como una mujer independiente que podía valerse por sí misma.  Sin embargo, Oliver no la veía así, para él,  ella representaba fuerza, vitalidad y sexo, dentro de la casa, bajo sus términos y su dominio y poderío económico.

En esta pareja específica encontramos un vínculo narcisista, nuestros protagonistas se engancharon en la admiración y la rivalidad, dónde la agresión y la sexualidad se utilizan como mecanismos de defensa frente a la separación. Los aspectos violentos van desde las discusiones constantes, la indiferencia, el rechazo, la desvalorización, la queja hacia el otro y los silencios,  hasta la violencia verbal, física y sexual.

Y, podría decir, que esta pareja tenía un funcionamiento de consenso, aunque no lo parezca.  De alguna manera estaba acordado que él era el proveedor económico y ella la administradora del hogar y ambos desarrollaron muy bien sus funciones en este sentido.  Él creció y ella se hizo de una bella mansión y se encargó de la educación de los hijos y esto hizo que este sistema funcionara durante varios años.

Por otro lado, había claramente una comunicación circular ya que el comportamiento anterior de alguno de ellos era efecto de otro anterior y a su vez causa del siguiente comportamiento.

Me encontré estas paradojas acerca del amor, que considero vienen al caso con esta película:

Infierno y paraíso

Sentimiento incierto

Que te lleva directo al cielo

Y te deja caer contra el suelo”

“Como son la angustia y la calma

Eres la guerra y la paz

Resumido en un solo latido

Bibliografía

Bateson, Birdwhistell, Goffman, Hall, Jackson, Scheflen, Sigman y Watzlawick. (1984).  La nueva comunicación. Barcelona: Kairós.

Brooks, J.L., Milchan, A. y De Vito, D.  (1989).  La guerra de los Roses. Estados Unidos de América; Twentieth Century Fox.

Bucay, J. y Salinas, S. (3ª. Ed.). (2013).  Amarse con los ojos abiertos. México: Oceáno.

Roiz, M.  La familia desde la teoría de la comunicación de Palo Alto. Universidad Complutense de Madrid.

Watzlawick, P., Bavelas, J.B., Jackson, D.D. (1981).  Teoría de la comunicación humana.  Barcelona: Herder.


No aferrarse

Published by adriansalama on julio 24th, 2014

No aferrarse

Parte de la experiencia que tengo como psicoterapeuta y coach es aprender a no aferrarse.

Cuando me refiero a no aferrarme, inmediatamente me viene a la mente la idea que Buda decía al no tener deseos. No tener deseos es también no futurear. Para mi uno de los mayores daños que los seres humanos podemos hacernos. Las expectativas, el creer que las personas o situaciones ocurrirán como nosotros lo queremos, el prejuicio, etc. Son las razones más comunes del sufrimiento.

Sufrimos porque queremos, y queremos porque nos aferramos. El dolor es natural, todos los seres humanos debemos de pasar por este fenómeno pues nos da la oportunidad de aprender, sin embargo aferrarse no es natural (obvio eliminando el aferrarse a la vida en los casos extremos).

Permitir que la vida sea sin lo que desearíamos que fuera, es parte fundamental del aprendizaje de la gestalt. Vivir el aquí y ahora, en resumidas cuentas.

Seguramente la duda que surge es: ¿cómo?

Es de esta pregunta que retomo la vieja enseñanza ZEN. Para vivir plenamente hay que dormr cuando se duerme, comer cuando se come y trabajar cuando se trabaja. Es poner nuestra entera atención a un solo evento y afianzarnos a él.

Cuando observamos la intensa sabiduría que hay detrás de esta enseñanza, nos daremos cuenta que no hay espacio para aferrarse. Ya que aferrarse es un proceso de futurear y asir el pasado.

Te invito a que vivas tu presente y obtengas el potencial que te fue otorgado al vivir el aquí y ahora de una manera auténtica.

Adrián Salama. Director general de Universidad Gestalt (http://www.gestalt.mx). Licenciado en psicología humanista, maestro en psicoterapia gestalt, coach de negocios y doctor en psicoterapia gestalt.

Su correo es: adriansalama@gestalt.mx

Para más artículos visita: http://www.mundogestalt.com

TAGS: #gestalt #terapia #psicoterapia #psicoterapiagestalt #terapiagestalt #universidadgestalt

Foto:  http://ih1.redbubble.net/image.4345985.0362/flat,550×550,075,f.jpg


Cocinando una experiencia: ejemplificando el ciclo de la experiencia, y las interrupciones de la energía, en el desayuno.

Published by adriansalama on julio 11th, 2014

3ª parte: Cocinando una experiencia: ejemplificando el ciclo de la experiencia, y las interrupciones de la energía, en el desayuno.

Por: Psic. Giuseppe Olav Ortiz García. (email: gortiz@gestalt.mx)

Coordinador del área de Humanidades de la Universidad Gestalt. (http://www.gestalt.mx)

Terminaré esta serie de artículos con un ejemplo didáctico en el que se involucra el ciclo de la experiencia: Si al despertar en reposo una mañana, un retortijón se expresa al nivel de tu vientre, y al poner atención en esta sensación, la ubicas en tu estómago, y al escanear aquella sensación descubres que, uno: es hambre, y dos, se te antojan unos chilaquiles, estarás formando una figura, para entonces comienzas a pensar en cómo hacerte de unos deliciosos chilaquiles, fantaseando: ir a la cocina, tomar los ingredientes del “refri”, quizás no haya pollo, hay que ver si queda crema, el queso blanco sobró de ayer, no olvidar la lata de frijoles, preparar la salsa, etc, etc. estarás movilizando tu energía, energetizando tu organismo.

Caminar hasta tu cocina, y comenzar el proceso de creación de este sabroso platillo, es la acción, juntar los ingredientes, cocinarlos metódicamente, y al servirlos en tu plato, echarles la crema, un poco de queso blanco y sentarte frente a ellos hasta que tomas tu tenedor en una mano, y un pedazo de bolillo en la otra, es el precontacto.

Degustar un bocado de tus chilaquiles verdes con pollo, y comértelos hasta que no queden más, es el contacto, y descansar después de este delicioso platillo, en la saciedad, es el postcontacto.

Veamos entonces este ejemplo con las interrupciones de la energía en cada fase: Si al despertar en reposo una mañana te dices… cinco minutos más, luego me levanto, estarías postergando. Si escaneando tus sensaciones corporales no hallas sensación alguna, o incluso existiendo la misma, no le pones demasiada atención, aunque el día anterior no cenaste, esto sería una desensibilización.

Supongamos que entra en tu habitación alguna otra persona, al tiempo en que descubres el hambre que tienes, y entonces le dices: -Como que te ves hambreado, desayúnate algo-. Estarías proyectando. Si al bajar por tu desayuno te vas diciendo a ti mismo: -Debería de comer algo más nutritivo que sólo unos chilaquiles, la salsa me puede causar gastritis, además estoy gordo, es mucha masa, mejor debería de comer más sano, un cereal con yogurt, y debería dejar de comer tanto picante-; estarías introyectando.

Imaginemos que no desayunas por equis o zeta razón, ni siquiera café, o lo que fuera, a pesar de que los retortijones continuaron, de modo que los ácidos gástricos en tu estómago comienzan a causar estragos en su tejido, estarías retroflectando. Supongamos que llegas a tu cocina con ganas de tus chilaquiles, pero cuando estás por comenzar a prepararlos, decides tomar un café con pan tostado, estarías deflectando.

Supongamos que llegas a tu cocina, y algún familiar se encuentra preparando otro platillo, el cual te ofrece y (a pesar de que tienes en mente esos deliciosos chilaquiles) aceptas, estarías confluyendo.

Imaginemos que hiciste todo lo necesario para degustar unos deliciosos chilaquiles, y cuando has terminado de comértelos, observas la olla y el plato vacíos, con anhelo de que hubiera más, a pesar de que tu hambre se ha saciado, entonces estarías fijado.

Este ejemplo somero nos permite seguir el desarrollo de la experiencia en una situación cotidiana; idílicamente si el organismo experimenta una necesidad, es tarea del mismo manipular su ambiente biopositivamente para conseguir satisfacer la misma. Así con cada nueva necesidad decimos que se abre una Gestalt, y aquella necesidad, discernida, es la figura que está en primer plano en contraste con el fondo.

Veamos un ejemplo clásico: A una fiesta con muchos invitados, aquella persona que por diversas razones llegue sediento, toda la concurrencia pasará al fondo y la figura que ocupará el primer plano de su necesidad será la barra en donde se sirven las bebidas. Aquel invitado a la fiesta que se quedó de ver con una amiga especial en la misma, a su llegada no tendrá miramientos por nadie más que no sea esta persona que busca hasta que la encuentre, pues su necesidad en ese momento es hallarla. Aquella persona que se quedó de reunir con su jefe en esa fiesta, a su llegada alzará la mirada buscando al mismo, y las demás personas pasarán a ser parte del fondo hasta que cubra su necesidad primordial. Aquel que llegue a la fiesta, buscando pareja, escaneara a las o los prospectos, hasta satisfacer su necesidad, y conseguir su objetivo.

En el mejor de los casos la necesidad impele al organismo a satisfacer la misma, y este mismo con todos sus componentes se moviliza en esa dirección, sin embargo, los bloqueos van minando el desarrollo de esta experiencia interfiriendo en la fluidez de la misma, en cuyo caso, incluso consciente de la necesidad, el organismo no podrá satisfacer la misma, lo cual desemboca en la neurosis, el deterioro del organismo, y en el peor de los casos en la muerte.

El ciclo de la experiencia es una herramienta imprescindible en el manejo de la psicoterapia Gestalt, desde mi perspectiva, este esquema didáctico es también una especie de radiografía de la experiencia que tiene cada persona en toda situación en la que se involucra, y la cuestión de los bloqueos que van minando la fluidez de la energía, un elemento crucial para la intervención psicoterapéutica.

Siempre es pertinente (incluso ya lo dice el código ético del psicólogo) capacitarse con el grado correspondiente, para utilizar y comprender estas herramientas de intervención de manera profesional.

En este sentido la ventaja, entre tantas, que tiene la Universidad Gestalt, tiene que ver con el enfoque y la metodología que caracteriza a la formación que reciben los alumnos de esta casa de estudios, la cual esta diseñada, en gran medida, por su fundador y rector, Dr. Hector Salama.

Lo cual, de por si ya es garantía de la calidad educativa que se imparte en los planes de estudio que se relacionan con la psicoterapia, en todas las modalidades que se ofrecen en la oferta educativa que brinda la Universidad Gestalt.

Bibliografía: Salama Penhos, Hector; Gestalt para todos. Instituto Mexicano de Psicoterapia Gestalt, S.C. Coprint, S.A. 1985. (Reimpresión 2014)

Salama Penhos, Hector; Psicoterapia Gestalt, proceso y metodología. Alfaomega, 4ª edición. 2012.

Ilustración: Tree Ens?, tomada de: http://www.redbubble.com/people/73553/works/5453916-tree-enso?p=sticker


Los bloqueos en el ciclo de la experiencia.

Published by adriansalama on julio 11th, 2014

2ª parte: Los bloqueos en el ciclo de la experiencia.

Por: Psic. Giuseppe Olav Ortiz García. (email: gortiz@gestalt.mx)

Coordinador del área de Humanidades de la Universidad Gestalt. (http://www.gestalt.mx)

En el organismo del ser humano se desatan diversas necesidades que atienden a los impulsos que surgen del interior del mismo.  Cuando el neonato vive nueve meses en el útero materno, sus necesidades fisiológicas están satisfechas directamente por los nutrientes que le aporta la madre a través del cordón umbilical, y la placenta. Sin embargo, desde que nace, todo su organismo se comienza a movilizar hacia la satisfacción de sus necesidades, desde las más primordiales, como el respirar, comer, beber, hasta algunas más complejas, entre las cuales hallamos aquellas en las que se involucra el ámbito del deseo.

Una experiencia, cualquiera que esta fuere, se teje entre el sentir, el pensar y el actuar. Estar en congruencia entre lo que se siente, lo que se piensa y lo que se hace, se le llama también tener consciencia de lo que implica cualquier experiencia.

Sin embargo, esta congruencia de la que hablo, no siempre es nítida, fluida, coherente. De hecho, sucede que, a quien así lo experimente, a veces el sentir, no corresponde con lo que se piensa de aquello, o ni se siente, y luego al actuar, lo hacemos distinto de aquello que estábamos pensando, y viceversa.

Esto tiene que ver con los bloqueos en el ciclo de la experiencia. Siguiendo al Dr. Salama, llamamos bloqueos a las interrupciones inconscientes de la energía, que la persona presenta. Estos tienen la finalidad de evitar el contacto con el satisfactor, y por lo tanto, el cierre de la experiencia; y guardan una estrecha relación con los esquemas neuróticos adquiridos a temprana edad (Salama; 1985: 43), cuando los sedimentos de base, sobre los que se desarrollaría la personalidad actual, se establecieron, productos de la herencia que la cultura, la sociedad y la familia, nos legaron.

Estos bloqueos se corresponden a cada una de las fases del ciclo; el terapeuta gestalt, se verá interesado en resolver estas interrupciones de la energía que el paciente presenta, de modo que se logre el cierre de la experiencia, para afrontar las formaciones de nuevas gestalten, o necesidades emergentes.

Siguiendo el ciclo de la experiencia como lo esquematiza el Dr. Salama, hallamos en la fase del reposo, el bloqueo conocido como postergación, el cual sirve para impedir la continuidad natural de cada momento, una frase típica para describir esta interrupción de la energía sería: Luego lo hago.

A esta fase le sigue la sensación, cuyo bloqueo es la desensibilización, el cual representa una negación del contacto sensorial entre el organismo y la necesidad emergente, una frase característica de este bloqueo sería: No siento.

Siguiendo la misma línea que lleva a la energía a satisfacer sus necesidades, hallamos la formación de figura, cuyo bloqueo, o interrupción en este andariego de la energía, es la proyección, la cual consiste en atribuir a algo externo al individuo, lo que le pertenece a sí mismo, negándolo en él. Una frase característica de la proyección, sería: Por culpa de…

La siguiente fase es la movilización de la energía, cuyo bloqueo es la introyección, el cual implica la incorporación de actitudes, ideas y creencias que no fueron asimiladas por el organismo, y son ajenas al Yo. Una de las frases características de este bloqueo es la de: Debería…

Pasando a la zona externa, hallamos la fase de acción, la cual tiene por bloqueo la retroflexión, este se refiere a una acción que la persona se hace a sí misma, cuando le gustaría hacérselo a los demás, quienes por lo general, son personas significativas para ella, o procede con una acción hacia su propio organismo, en vez de realizar alguna acción sobre el ambiente. Una de las frases características de este bloqueo es: Me aguanto.

La siguiente fase es el precontacto, cuyo bloqueo se conoce como deflexión, a través del cual, el organismo evita enfrentar al objeto relacional, dirigiendo su energía a objetos que son alternativos y no significativos. Una frase característica de este bloqueo es: Lo evito.

Viene entonces el contacto, cuyo bloqueo es la confluencia, que se refiere a cuando el individuo no distingue límite alguno entre su Si mismo y el medio, confundiendo sus fronteras de contacto con las del ambiente que lo rodea, o las de sus semejantes. Una de las frases características de este bloqueo es: Lo que tú mandes.

Por último tenemos al postcontacto, cuyo bloqueo es la fijación, el cual consiste en la necesidad de no retirarse del contacto, lo cual lleva al organismo a rigidizar sus patrones de comportamiento, y no cerrar el ciclo de la experiencia. Una de las frases características de este bloqueo es: No dejo de…

La cuestión con los bloqueos es más compleja de lo que aquí comento, de hecho es piedra angular en el tratamiento de las enfermedades mentales, y corporales, desde la perspectiva de la psicoterapia Gestalt. Por lo mismo, el arte que implican las técnicas de las que se hace este enfoque terapéutico, no sólo para manejar los bloqueos y acompañar al paciente a que se dé cuente de los mismos en su persona, sino también para articular “experimentos” creativos para movilizar la energía y desbloquearla en donde se atore, son aspectos que engalanan este enfoque inclusivo.

(Continuará…)

Bibliografía: Salama Penhos, Hector; Gestalt para todos. Instituto Mexicano de Psicoterapia Gestalt, S.C. Coprint, S.A. 1985. (Reimpresión 2014)

Salama Penhos, Hector; Psicoterapia Gestalt, proceso y metodología. Alfaomega, 4ª edición. 2012.

Ilustración: Ens? Zen, tomada de: https://www.flickr.com/photos/artsdeleveil/4663655552/


El ciclo de la experiencia

Published by adriansalama on julio 10th, 2014

1ª parte: El ciclo de la experiencia.

Por: Psic. Giuseppe Olav Ortiz García. (email: gortiz@gestalt.mx)

Coordinador del área de Humanidades de la Universidad Gestalt. (http://www.gestalt.mx)

Se le llama: ciclo de la experiencia, al esquema didáctico que representa el camino que recorre la energía del organismo del ser humano, hacia la satisfacción de sus necesidades, constituyendo la experiencia sensorial, mental y conductual de la persona.

Gracias a la contribución del Dr. Héctor Salama, comprendemos el desarrollo de la experiencia en un recorrido espiral, que atraviesa diversas etapas que van articulando el modo en como el organismo parte de una fase de equilibrio (indiferenciación creativa), se pone en contacto con su ambiente, para satisfacer sus necesidades, hasta retornar nuevamente al reposo, así como los bloqueos que van minando el desarrollo de la experiencia, entre otras cuestiones (Salama; 1985: 37)

No agotaremos la totalidad de este ciclo en esta serie de artículos, los cuales tienen la finalidad de servir como una introducción a la comprensión del mismo, y nada más. Para comprender  el ciclo de la experiencia en su aspecto didáctico, imaginémoslo como un círculo al que atraviesa una línea horizontalmente, de modo que nos queden la mitad de arriba y la mitad de abajo.

La mitad de arriba será la parte pasiva, y la mitad de abajo la parte activa, esto debido a que en la parte pasiva no hay acción del organismo hacia la zona externa, únicamente se conecta con la zona interna. Por otro lado, en la parte activa, la energía de la necesidad se pone en acción para manipular el ambiente, relacionándose con la zona externa.

Luego otra línea se materializa en este esquema verticalmente, para delimitar cuatro cuadrantes del mismo, dos dentro de la parte pasiva, y dos en la parte activa. Los dos de la parte pasiva serán la zona interna, y la zona intermedia o de la fantasía, respectivamente.  Los dos en la parte activa corresponderán a la zona externa y al continuo de consciencia; a todos estos cuadrantes los conocemos como las zonas de relación, y cada uno representa al sentir (zona interna), al pensar (zona de la fantasía), el actuar (zona externa) y al asimilar e integrar la experiencia (continuo de consciencia).

En este círculo que representa el ciclo de la experiencia, encontramos ocho fases, o etapas: al punto de inicio de una nueva experiencia lo conocemos como: 1.- reposo, de aquí, nace la: 2.- sensación, que se refiere, precisamente, a este sentir físicamente cualquier estímulo; una vez que percibimos la sensación y la ligamos con aquello que la representa en su aspecto mental, concientizando la sensación, decimos que se: 3.- forma una figura, así, cuando está formada la figura, tenemos mayor claridad de qué plan de acción se ocupará, para satisfacer la necesidad que ha surgido, se energetiza el organismo en aras de la acción, y decimos que se: 4.- moviliza la energía.

Hasta este punto, todo ocurre de la piel hacia adentro, en la zona interna (la cual está conformada por la fase del reposo y la sensación) y en la zona de la fantasía (conformada por la fase de formación de figura y la fase de movilización de la energía).

Cuando ponemos en marcha este plan de acción para manipular el ambiente y obtener la satisfacción de la necesidad surgida, operamos en la zona externa (conformada por la fase de acción y el precontacto). En la fase de: 5.- acción, nuestro organismo se moviliza en el ambiente hacia el contacto con el satisfactor.

El contacto con el satisfactor es uno, aunque para fines didácticos, lo vemos desarrollado en tres aspectos del mismo: Precontacto, contacto y postcontacto.

Le llamamos: 6.- precontacto, al momento previo a integrar al satisfactor a la experiencia directa con el organismo, identificando la fuente de satisfacción, y dirigiendo la energía hacia esta. Al establecer contacto pleno con el satisfactor y experimentar la unión con el mismo, integrando del satisfactor a la experiencia directa con el organismo, lo conocemos como: 7.- contacto.

8.- El postcontacto es el instante que le sigue al haber satisfecho la necesidad, se inicia la desenergetización, la cual es un aspecto del momento que vivimos en el cual nuevamente la energía, después de haberse puesto en marcha, regresa a su estado de reposo, al tiempo en que los procesos de asimilación y alienación de la experiencia se acomodan dentro del continuo de consciencia.

Tanto el contacto como el postcontacto, ocurren en una zona del ciclo de la experiencia a la que conocemos como el continuo de consciencia, pues aquello que se siente, se piensa y se hace, esta confluyendo en el mismo instante, dando como fruto la satisfacción de la necesidad que está en primer plano.

Al finalizar este proceso, el organismo regresa a su estado de equilibrio dinámico y momentáneo, llamado también indiferenciación creativa, y a este punto el organismo se encuentra en condiciones para iniciar la búsqueda hacia la satisfacción de una nueva experiencia, o gestalt.

Hasta aquí todo suena muy fluido, ojala así fuera siempre, sin embargo la realidad es que existen ocho bloqueos primordiales que van entorpeciendo el andar de la energía que desarrolla el organismo hacia el satisfactor de su necesidad. Es aquí en donde hallamos el núcleo del trabajo terapéutico, y es en estos bloqueos en donde encontramos el asiento y tejido, de esta enfermedad mental que conocemos como neurosis, la manera de “desbloquear” estas interrupciones, para que la energía del organismo fluya sin trabas, es el arte en las técnicas de las que se hace la psicoterapia Gestalt, para acompañar a quien así lo ocupe, a que se dé cuenta de estos bloqueos, y lo que ellos representan en el desarrollo de su crecimiento personal, y de su vida.

(Continuará…)

Bibliografía: Salama Penhos, Hector; Gestalt para todos. Instituto Mexicano de Psicoterapia Gestalt, S.C. Coprint, S.A. 1985. (Reimpresión 2014)

Salama Penhos, Hector; Psicoterapia Gestalt, proceso y metodología. Alfaomega, 4ª edición. 2012.

Ilustración: Blue Ens?, tomada de: http://acertaintyofplace.wordpress.com/tag/meditation/

*Ens? (??) es una palabra japonesa que significa círculo y que está fuertemente relacionada con el zen. Simboliza la iluminación, la fuerza, la elegancia, el universo y el vacío (mu), así como la propia estética japonesa.


“El ser humano real, envuelto en el de papel.”

Published by adriansalama on julio 7th, 2014

“El ser humano real, envuelto en el de papel.”

Por: Psic. Giuseppe Olav Ortiz García.

Coordinador del área de Humanidades de la Universidad Gestalt.

“La estupidez es otro término para referirnos a la curiosidad, y la curiosidad es una gracia que Dios ha implantado en el espíritu humano. Quizás Dios tuvo la curiosidad de conocerse a sí mismo y para ello creó al hombre e intenta, a través suyo, satisfacer su propia curiosidad.”

D. T. Suzuki.

En el presente escrito, reflexionaré en la perspectiva de la psicoterapia Gestalt sobre la situación del ser humano actual. Y de ésta, específicamente la visión de la punta de flecha que fue uno de sus máximos exponentes, como es Fritz Perls.

¿Qué nos dice Fritz al respecto?

“La idea de la terapia Gestalt es la de cambiar gente de papel por gente real […] y hacer que el hombre vacío de nuestro tiempo venga a la vida, y enseñarle a usar su potencial innato […] que tenga un centro en vez de vivir desequilibradamente […] [En la actualidad] comenzamos a vivir para divertirnos, para disfrutar, para estar excitados, todo está bien mientras sea agradable […] [sin embargo] nos volvemos fóbicos de nuestro propio dolor y sufrimiento […] todo aquello que no sea divertido o agradable debe de ser evitado […] el resultado es una falta de crecimiento […]”

El hombre moderno se encuentra, ya desde hace varias décadas, en una encrucijada. Tejió la soga que rodea su cuello y tambalea del banquito que sostiene su existencia.  Fromm (1964) comenta que la situación actual tiene que ver con una vuelta encima de las “cosas” que cabalgan ahora sobre el hombre. Hubo un tiempo en que el “hombre” cabalgaba el corcel de sus instrumentos materiales, y comerciales, en aras de satisfacer sus necesidades.

La situación actual está más bien a la inversa, los mecanismos que ha puesto en marcha, se han subido a la silla de montar y han domado a su creador. Ahora cabalgan sobre el hombre que está en el umbral de convertirse en un autómata.

La amenaza va en el sentido del sin sentido, el riesgo es el de perderse en la inmensidad del robotismo, como aquella entidad programada para operar sobre la base de ciertas formulaciones limitadas, sin salirse de sus goznes viviendo en la ilusión de una libertad aparente.

Siguiendo el discurso de Perls, profético, dice [más o menos]: Del hedonismo ha devenido un veneno, la fobia al contacto con todo aquello que no vaya en el sentido del placer y la ausencia del dolor, el hombre de esta manera es como el niño que retoza en su cuna berreando cada vez que apenas tiene un estímulo aversivo, y la sociedad, como una madre mal criadora, satisfaciendo cada impulso en la instantaneidad del momento, entorpeciendo de esta manera, el desarrollo de una adecuada tolerancia a la frustración, e impidiendo preciadas oportunidades de crecimiento.

Todo esto genera una falta de crecimiento en el ser humano actual, a la vez que sirve de tapón de alberca para un vacío existencial que no se torna aparente muchas veces hasta que la muerte toca nuestro hombro izquierdo, para informarnos que su toque es lo único que en realidad importa en esta vida, y para cuando lo sintamos, quizás, caeremos en la cuenta de la profundidad del abismo en el que nos sumergimos en vida, sin haberla vivido realmente con sentido, con consciencia, con “awareness”.

Ciertamente también la idea de la Gestalt sobre el ser humano va en sentido de lo que tiene esta palabra por significado etimológico en su lengua natal, y que tiene que ver con la totalidad. No es concebido el ser humano como una entidad con mente por un lado, y cuerpo por otro. Aboga más bien, por la integración holística del ser, dándole cabida a cada una de sus células.

En Gestalt, la de Fritz, la de Laura, la de Salama… hay cuerpo, hay mente, hay espíritu, energía, fundamento de vida.

La curiosidad es el reflejo de la inocencia del ser humano en su aspecto más nítido, es también reflejo de su esencia divina, nos diría Suzuki. Mi curiosidad me ha llevado a creer que en efecto, somos sondas creadas por el misterio de la vida que es el universo, sondas con consciencia como medios por los cuales, eso que echa vistazos de reojo detrás de las apariencias, oculto sin esconderse, mira la existencia reconociéndose en la misma, tomando a la vez consciencia de sí mismo, sin dejar de ser misterio.

La Gestalt (desde mi perspectiva), sin descuidar la inocencia de la mirada del niño, con la madurez de la experiencia de un ser completo, concibe al ser humano como una totalidad inclusiva que está en relación necesaria con el ambiente en el que existe en el presente, como holograma ocupa ese lugar únicamente en la realidad inmediata, centrando su enfoque en ese instante que lo contiene todo.

Bibliografía:

Fromm, Erich, (1964):

http://institutojuanpabloterra.org.uy/files/Erich_Fromm-Psicoanalisis_de_la_sociedad_contemporanea.pdf

Ilustración: Carne Griffiths, “Meditative”

Universidad Gestalt (http://www.gestalt.mx)

Para más artículos visita: http://www.mundogestalt.com

TAGS: #gestalt #terapia #psicoterapia #psicoterapiagestalt #terapiagestalt #universidadgestalt


“CONCEPTOS BÁSICOS DE PSICOTERAPIA GESTALT”

Published by adriansalama on julio 7th, 2014

: Asunción (Paraguay) 11(1):106-117, 2014      ISSN 2218-0559 (CD R) E-ISSN 2220-9026

“CONCEPTOS BÁSICOS DE PSICOTERAPIA GESTALT”

“BASICS GESTALT THERAPY”

Investigadoras: Isabel del Rosario Stange Espínola1 y Olga Lecona Pintado2 Benemérita Universidad Autónoma de Puebla,

Universidad Gestalt, México

CDID “Centro de Documentación, Investigación y Difusión de la Carrera de Psicología”3

Universidad Católica “Ntra. Sra. De la Asunción”

Recibido: 20 de enero de 2014                                                      Aceptado: 17 de abril de 2014

Resumen

En la presente investigación se revisan los conceptos de Psicoterapia Gestalt relacionados con el trabajo psicoterapéutico. La persona se considera como un todo integrado, el cual en ocasiones se divide para estudiar algún aspecto particular teniendo presente que es necesario entenderla como un sistema complejo que busca la homeostasis. Se trabaja el concepto de “Aquí y Ahora”, el momento en el cual el sujeto vive. Más adelante, se trabaja con el proceso de “Darse cuenta” a través del cual el sujeto conoce y establece relación entre su interior y exterior, identificando sus necesidades y deseos, así como los elementos para satisfacerlo. Por último, se presenta la evolución y avance que ha tenido el concepto de Ciclo de la Experiencia, identificando, por una parte, los diversos nombres que ha presentado a través del tiempo y por otra, los bloqueos o limitaciones que impide que la persona satisfaga su necesidad.

Palabras Clave: Aquí y Ahora,  Ciclo de la Experiencia, Darse Cuenta, Gestalt.

106

1    Remitir correspondencia isabelstange@hotmail.com a Isabel del Rosario Stange Espínola. Profesora investigadora de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, alumna de doctorado en la Universidad Gestalt de América, México.

2    Remitir correspondencia olecona@gmail.com a Olga Lecona Pintado. Alumna de doctorado en la Universidad Gestalt de América, México.

3    Correspondencia remitir a:revistacientificaeureka@gmail.com “Centro de Documentación, Investigación y Difusión de la Carrera de Psicología”, FFCH-Universidad Católica de Asunción-Paraguay.

Abstract

This research reviews the concepts of Gestalt Psychotherapy related with the psychotherapeutic work. The person is considered as an integrated whole, which sometimes is divided to study any particular aspect, bearing in mind that it is necessary to set it always as a complex system that seeks for homeostasis. It is works the concept “Here and now” the moment in which the person lives. Then, we will work with the process of “Awareness”, through which the person knows and establish a relationship between his inner and outer, identifying his needs and desires, as well as the elements to satisfy himself. Finally its shows the evolution and progress that has had the concept of Experiential Cycle. Identifying, on one hand, the various names that have been submitted through the time and, on the other hand, the locks and limitations that prevent the person from satisfying his needs.

Keywords: Awareness, Experience Cycle, Gestalt, Here and Now.

En  el  presente  trabajo  se  realiza una revisión de los conceptos de Sistema, Sistema, Holismo y Gestalt
Holismo y Gestalt (como sinónimos), los El      ser      humano      puede      ser
cuales     son    empleados    en     diferentes considerado      desde      una      perspectiva
enfoques   de   la   Psicología,   como   una holística, como un sistema en su totalidad
aproximación para entender al ser humano y a la vez un subsistema que forma parte
de una manera global, no fragmentada, en de  un  sistema  mayor  y  que  puede  ser
su devenir cotidiano. fragmentado solamente para su estudio. El

En terapia Gestalt se considera que

concepto  de  sistema  es  retomado  de  la       107

Teoría General de los Sistemas propuesto

la  persona  tiene  en  sí  el  germen  para

restablecer su equilibrio y bienestar permitiendo su sano desarrollo en una personalidad integrada, lo cual le permite enfrentar y superar situaciones adversas reestableciendo su homeostasis. Se incorpora también, en este trabajo, los conceptos de “Aquí y Ahora”, “Darse cuenta” o “Toma de conciencia”, como aspectos centrales para que el sujeto esté en equilibrio consigo mismo y con el medio en que se desenvuelve. Posteriormente, se aborda el Ciclo de la Experiencia, a través del cual se puede entender la forma en que cada persona satisface las necesidades que  van surgiendo en su desarrollo y de qué manera la satisfacción de esas necesidades puede enfrentar interrupciones o bloqueos que afectan o impiden su desarrollo armónico.

por  Bertalanffy (1989)  quien  señala  que

“Con la teoría general de los sistemas alcanzamos un nivel en el que ya no hablamos de entidades físicas y químicas sino que discutimos totalidades de naturaleza completamente general” (p.155).

Para Arnold y Osorio (1998) la Teoría General de los Sistemas es entendida de una manera holística e integradora del sistema. El término holístico se emplea para señalar que la realidad está conformada por un conjunto de aspectos que conforman un todo y que aunque se pueden identificar las partes que lo componen, no es posible explicar el todo a partir de la suma de las partes ya que se constituye en algo diferente (Simon, Stierlin, y Wynne, 1993).

:Asunción (Paraguay) 11(1):106–117, 2014     ISSN 2218-0559 (CD R), E-ISSN 2220-9026

El concepto Gestalt fue definido por Köhler “como una unidad o un todo que sobresale en su ambiente o marco de referencia” (Simon, Stierlin, Wynne, 1993, p. 180).

La Gestalt es una percepción organizada y concreta de lo que el sujeto está percibiendo y donde se involucran la experiencia, motivación, necesidad de la persona, la interacción con los otros y el contexto en el cual se encuentra inmerso (Codina, 2005; Salama y Villareal, 1989).

El presente, aquello que se percibe, se define como “el ahora”, en él se incluye lo que se está experimentando, las vivencias, recuerdos e ideas que están ocurriendo en ese momento. Durante el trabajo terapéutico, “el aquí y ahora” es posible conocerlo al promover que la persona sienta, vivencie y explore lo que está viviendo. Una vez que lo ha experimentado y vivenciado es posible incorporar el aspecto cognoscitivo, el pensar, el razonar y comprender (Stevens, 1990; Zinker, 2000; Naranjo, 1989).

Cuando se establece una Gestalt se Zinker    (2000)   plantea    que    “la
percibe  una  totalidad,  no  una  serie  de forma más pura de terapia del ´aquí y el
elementos  fragmentados,  o  componentes ahora´ es el asesoramiento centrado en el
aislados,  sino  que  se  observan  formas cliente de Rogers” (p.75), ya que en sesión
estructuradas que encierran una totalidad de terapia  individual o grupal se trabaja
en sí misma y que no permite, salvo que se con  lo  que  la  persona  aporta  en  ese
haga  un  esfuerzo  intencional,  identificar momento,     en     el     presente,    evitando
las    partes    que     lo    componen.    Esta interpretar o buscar motivos inconscientes.
visualización  en  forma  de  Gestalt  no  se En la terapia gestáltica se trabaja el estar
relaciona solamente a la percepción visual, en    el    aquí    y   ahora    de    la    persona
sino  que  también  puede  organizarse  en

Gestalt los pensamientos y sentimientos.

considerando          cada          nivel          de       108 funcionamiento y se diseñan experimentos
orientados a que la persona identifique en
La  figura  puede  ser  reemplazada primer  lugar  sus  sensaciones  corporales.
por otra y la primera pasa a formar parte “Aquí y ahora” es un concepto funcional
del fondo, dependiendo de la experiencia y que se refiere a lo que el organismo “está
características del sujeto. Lo que el sujeto haciendo” en el momento presente, ya que
percibe    no    corresponde   a    una    copia el cerebro crea cambios solo a partir del
perfecta del mundo, es una construcción presente.   El    terapeuta   fomenta   en    el
del mundo realizada por el sujeto (Polster paciente la comprensión más profunda de
y Polster, 1985; Oviedo, 2004). su propio aquí  y ahora  y le facilita que
encuentre   sus   propios   elementos    para
El Aquí y el Ahora ampliar su consciencia y lograr el cambio.

En terapia Gestalt se trabaja en el presente, en “el aquí y el ahora”, lo que la persona está viviendo en ese momento de su vida, el prestar atención al presente se ha observado en diversas culturas y disciplinas (Naranjo, 1989).

Simultáneamente, se fomenta en el paciente la toma de consciencia de su propia capacidad y autosuficiencia para identificar las figuras y establecer de qué manera puede él mismo, encontrar los elementos que le ayuden a lograr  el cambio interior que requiere (Salama, 2006).

Para trabajar el aquí y ahora, que está muy relacionado con el “darse cuenta”, existen diversas técnicas orientadas a que la persona entre en contacto con sus sensaciones y percepciones tanto internas como externas. Esta percepción de sí mismo en interacción con lo demás, y la capacidad de aislarse y volverse a relacionar en un proceso dinámico, permite a la persona estar integrada y en equilibrio. Cada persona conoce su organismo, sus necesidades y la forma de satisfacerlas, esto lo orienta a responsabilizarse de sí mismo y a establecer en un continuo de conciencia (Salama y Villareal, 1989; Stevens, 1990;

Vásquez, 2000).

En el trabajo terapéutico gestáltico no se va hacia el pasado en busca de situaciones que han impactado o traumas que pueda haber vivido la persona, se consideran los elementos pasados o futuros que pueden ser significativos desde la perspectiva del presente, la persona observa desde la experiencia presente como esas experiencias pasadas incompletas que le afectaron  van surgiendo y las vuelve a experimentar, se promueve que las viva nuevamente para que las asimile y cierre esa Gestalt con los recursos que tiene en ese momento (Stevens, 1990; Vásquez, 2000; Zinker, 2000). La pregunta que surge para vivir “el aquí y el ahora” es el “cómo” (se percibe, se experimenta, se vivencia). El “cómo” adquiere importancia, dejando de lado buscar la respuesta al “por qué”.

El “Darse Cuenta”, Toma de Conciencia o Awareness

El “darse cuenta” es un proceso a través del cual la persona establece la relación entre su interior y su exterior. A través del “darse cuenta” puede percibir qué es lo que está ocurriendo en su vida, la manera en que lo realiza y hacia dónde se dirige.

El “darse cuenta” le permite establecerse en el aquí y el ahora y conocer lo que ocurre en su interior, lo que ocurre en la interacción con los demás, así como tomar contacto con su propia vivencia y asumir la responsabilidad de ella (Stevens, 1990, Enright, 1989).

Con relación al proceso de “darse cuenta”, Stevens (1990) señala que la persona puede trabajar para desarrollar la capacidad de conocer lo que está viviendo en ese momento, además de incrementar y diversificar su capacidad de “darse cuenta” a través del ejercicio y el trabajo guiado. Stevens indica que se pueden identificar tres zonas del “darse cuenta” o zonas de conocimiento: el “darse cuenta” del mundo exterior, el “darse cuenta” del mundo interior y el “darse cuenta” de la fantasía, las dos primeras zonas del “darse cuenta” se ubican en el presente, en el momento inmediato que está viviendo la persona y la tercera zona de “darse cuenta”, en la cual se incluye toda actividad mental, es el “darse cuenta” de la fantasía, la cual está relacionada tanto con el pasado como con el futuro.

El “darse cuenta” o toma de conciencia permite no solo percibir lo que se está haciendo sino también la manera que se realiza, qué es lo que se necesita y la forma en que se puede o no se puede lograr lo que se necesita. La toma de conciencia de lo que sucede, es un estado de conciencia que se presenta espontáneamente al focalizar la atención hacia el límite de contacto entre el organismo y su ambiente (Enright, 1989).

En la terapia Gestáltica se enfatiza el “darse cuenta” pues se considera que es en este aspecto donde surgen los conflictos, en la aceptación o no aceptación de lo que la persona está percibiendo de sí mismo y de la situación en la que se encuentra inmerso.

109

Cuando una persona trabaja en el proceso de “darse cuenta” lo que construye es una Gestalt clara y comprensible y aceptada para él (Stevens, 1990; Salama, 2006). En el proceso de “darse cuenta” se prioriza el “cómo” el “qué” y el “para qué”, sobre el “por qué”, “cómo se percibe o asume determinada situación o experiencia” en lugar de “por qué lo estoy asumiendo de esa manera”. Debido a que existe una policausalidad en el actuar del hombre, concentrarse en intentar identificar una o varias causas, a través de responder el por qué, impide a la persona centrar su atención y observación en la acción misma. El cómo le permite “darse cuenta” de la situación cambiante en la que se encuentra inmerso y reconocerse en esa situación, y para qué lo hace, de esa manera mientras el proceso de “darse cuenta” sea constante la persona logra un equilibrio en su diario vivir. Cuando una persona siente intensamente lo que hace disminuye el interés por conocer por qué lo hace, eso no descarta que pueda descubrirlo por sí misma. (Enright, 1989; Stevens, 1990; Salama y Villareal, 1989).

Cuando se logra permanecer en el “aquí y ahora”, y vivir las experiencias pasadas en el presente se entra en la “toma de Conciencia” o “darse cuenta”, sin embargo, en la terapia se intenta llegar a un estado más profundo a través de la comprensión súbita o insight. Para los Polster (1985) existe diferencia entre el “darse cuenta” y el insight, el primero es un proceso continuo que mantiene a la persona consigo mismo, y el segundo se da esporádicamente y bajo condiciones especiales. El proceso “figura-fondo” es aquel en el cual la autorregulación organísmica está relacionada con el intercambio y la necesidad que un organismo vivo tiene con el medio ambiente físico y social, encontrando su homeostasis.

Tanto al ambiente físico como social, se le denomina fondo, y el aspecto que sobresale de la atención y la actividad se le considera figura. El conjunto “figura- fondo” constituye una totalidad o Gestalt. Las Gestalts pueden tener diferentes características, fuertes o débiles, claras o difusas, vivas o apagadas. Generalmente cuando el organismo está intacto, las Gestalts son vívidas, fuertes, claras (Latner, 2007).

La formación de una Gestalt es la creación de una figura que manifiesta el organismo, respetando sus necesidades, creando un aspecto significativo que se encuentra en relación directa con el medio ambiente. La figura se forma a partir de las fases de sensación, conciencia y contacto, para trabajar en psicoterapia es necesario que el terapeuta conozca y analice el ciclo completo (Zinker, 2000).

Polsters y Polsters (1985) señalan que “La claridad y la efervescencia de la propia vida dependen en alto grado de la riqueza del material de figuras que pueda proveer el fondo; porque solo en la plenitud de la figura, percibida ardientemente contra un fondo aceptado, pueden coexistir la vitalidad y el sosiego” (p.47).

Por otra parte, dentro de una sesión terapéutica, la persona, puede presentar varias figuras (situaciones y problemas) que sean representativas, ella escogerá con cual trabajar, o bien, si se ha presentado esa figura a lo largo de varias sesiones el terapeuta lo confrontará para trabajar ese aspecto en particular, y es probable que se llegue al verdadero conflicto, por lo que esta figura inicial se convierte en el fondo y aparece la verdadera figura.

110

Considerando lo anterior, se observa la importancia que tiene el proceso de figura-fondo en la sesión terapéutica, el desarrollar la capacidad de respuesta de la persona a cada acontecimiento es lo que determinará su postura ante la vida a través de mantenerse en contacto consigo mismo y sus necesidades y el medio que lo rodea.

“El ser” significa estar aquí  y ahora, estar consciente y ser responsable, conocer las propias acciones y sentimientos. Estos tres aspectos – apreciación del momento, estar consciente de ello y la responsabilidad- constituyen un núcleo básico que se promueve en la terapia gestáltica (Naranjo, 1989; Perls y Baumgardner, 1978).

El Ciclo de la Experiencia

El Ciclo de la Experiencia también es conocido como Ciclo de Contacto- retirada, Ciclo de Autorregulación Organísmica, Ciclo de satisfacción de necesidades o Ciclo Gestalt, con estos nombres se designa al proceso psicofisiológico relacionado con la satisfacción de necesidades del organismo, es un ciclo que se repite incesantemente, está presente durante la vida de toda persona. En Terapia Gestalt, se considera que el Ciclo de la Experiencia es el núcleo básico de la vida humana. Con este Ciclo se busca reproducir la manera en que la persona realiza contacto consigo mismo y con el medio en el cual se desenvuelve, se relaciona con el surgimiento de las necesidades y la satisfacción de éstas, puede presentar diversos matices o bloqueos, sin embargo, siempre está orientado hacia la homeostasis del organismo (Zinker, 2000; Latner, 2007; Castanedo, 2001; Salama y Villareal, 1989).

Kepner (1987) considera que el ciclo de la experiencia puede verse como un mapa genérico al tener contacto con el entorno, y para la mayor parte de los contactos no hay fases definidas dentro del ciclo. Una buena sensación es importante para la formación de la figura, se requiere movilización para la acción, la acción fuerte y plena lleva al contacto satisfactorio, para que suceda la conclusión.

Nuevamente a través del contacto se genera una nueva sensación que se convierte en figura. Y así aparecen las figuras espontáneamente y se efectúa el contacto. La corporificación del asunto inconcluso resulta de ignorar la necesidad, por lo que se presenta como un malestar organísmico y enfermedad. Para Perls la autorregulación organísmica incluye: la percepción, la aceptación de lo que existe en relación con el ambiente y el surgimiento de la necesidad (Perls y Baumgardner, 1978).

La persona necesita aprender a satisfacer sus necesidades a través del mecanismo homeostático o de autorregulación organísmica. A través de la autorregulación organísmica hay una tendencia a ir cerrando las Gestalt, este proceso es continuo, lo que significa que en todo momento hay una Gestalt inconclusa, o sin cerrar. La persona que se autorregula se conoce y conoce a los demás, estableciendo límites entre su ser y el ser de los demás, permitiendo la interacción conservando su individualidad (Naranjo, 2009; Perls y Baumgardner, 1978).

111

Proceso de Contacto o Ciclo de Excitación

Perls, Goodman y Hefferline (2006) señalan que la interacción entre el organismo y su entorno es el punto de partida de cualquier investigación. Y a la interacción entre el organismo y el entorno la denominaron “campo organismo/ entorno” (p.7). Todo organismo está en contacto de manera constante con el entorno, para satisfacer necesidades fisiológicas puede realizarlas internamente, sin embargo necesitan este contacto con el exterior. Las “excitaciones físicas, o precontacto, inician la excitación psicológica del proceso figura/fondo” (pp. 223-226).

“El Proceso de Contacto” o “Ciclo de Excitación” lo conciben como una totalidad, sin embargo es posible identificar cuatro etapas:

Precontacto: se manifiesta una necesidad como sensación, paulatinamente va generando una figura.

Toma de contacto: hay una movilización o activación de la energía para dirigirse a lo que va a satisfacer esa necesidad, lo que implica la aceptación o rechazo de las posibilidades.

Contacto final: se toma contacto o se deja de lado aquello (figura) que va a satisfacer la necesidad. Se integra percepción, movimiento y sentimiento, la necesidad es satisfecha.

Postcontacto: se cierra la Gestalt y hay un alejamiento del objeto de satisfacción. Cuando la necesidad ha sido satisfecha se produce el crecimiento a través de diversos mecanismos, entre otros, asimilación, acomodación, identificación.

“El contacto que tiene como resultado la asimilación y el crecimiento, consiste en la formación de una figura de interés que se destaca contra un fondo o contexto del campo organismo/entorno” (Perls, Hefferliney Goddman, 2006, p.10).

La satisfacción de necesidades: un ciclo de conciencia-excitación- contacto

Zinker (2000) señala que el ciclo inicia con la sensación que percibe la persona, lo cual se convierten en conciencia o el “darse cuenta” de esa necesidad, permitiendo que la persona perciba qué necesita y qué tiene que hacer para sentirse mejor, es la etapa de excitación o movilización de la energía que a su vez orienta hacia la acción. Luego se establece el contacto que permite la satisfacción de la necesidad inicial, y posteriormente, viene la etapa de retirada o relajamiento, el organismo se recupera, la necesidad ha sido satisfecha, cuando este ciclo se produce en condiciones saludables se realiza sin interrupciones, de manera paulatina. En este proceso del ciclo de conciencia-excitación-contacto se estructura la figura y se establece el fondo, el cual queda constituido por el contexto que rodea a lo que se constituyó como figura que puede provenir de estímulos internos o externos o una mezcla de ambos.

A una persona saludable le es posible distinguir claramente la figura del fondo, cuando la persona está inestable o perturbada se le dificulta decidir lo que es importante para ella, de lo que puede ser secundario. Una vez satisfecha esa necesidad, que se ha constituido como figura, continúa la etapa de reposo, posteriormente, surge una nueva necesidad que se constituye en figura y el ciclo nuevamente se repite de manera incesante (Zinker, 2000; Salama y Villareal, 1989).

112

Zinker (2000) considera que el terapeuta gestáltico se va a interesar en realizar psicoterapia considerando los bloqueos del ciclo conciencia-excitación- contacto debido a que estas interrupciones detienen el flujo de energía y provocan diversos trastornos.

Salama (2006) realiza modificaciones al Ciclo Gestalt, incorporando nuevas fases, identificando bloqueos y sistematizando la evaluación, el psicodiagnóstico y el trabajo terapéutico, diseña estrategias que pueden ser empleadas a partir de lo que presenta el paciente y que ha sido evaluado previamente.

Zinker (2000) representa el Ciclo Gestalt como una línea abierta y en ella ubica las diferentes fases, Salama (2006) lo representa como un círculo, estableciendo una similitud con el cierre de una Gestalt y el inicio de otra Gestalt independiente.

Etapas del Ciclo de la Experiencia

A partir del ciclo de la experiencia es posible observar y conocer en qué momento se produce en la persona la interrupción o bloqueo que le impide la resolución o satisfacción de la necesidad que dio origen al ciclo, obstaculizando el equilibrio y desarrollo. El inicio del ciclo de la experiencia se establece cuando la persona (el organismo), a partir de un estado de reposo, siente que surge en él una necesidad; el sujeto toma conciencia de ella e identifica que puede satisfacerla movilizando en esa dirección la energía, realiza contacto con lo que lo va a satisfacer esa necesidad, satisface esa necesidad y vuelve a un estado de reposo.

Inicialmente se identifican seis etapas del ciclo Gestalt las cuáles se explican a continuación (Zinker, 2000; Salama y Villareal, 1989):

Reposo en esta fase de reposo o retraimiento la persona ha resuelto una Gestalt o necesidad y vuelve a un estado de equilibrio, no enfrenta ninguna necesidad apremiante.

Sensación se considera el inicio del ciclo, la persona percibe la sensación aunque aún no la define claramente, lo cual ocurre en la fase siguiente.

Darse cuenta, formación de figura o conciencia de la figura. La sensación se convierte en figura (se establece la conciencia de esa necesidad), la necesidad es definida claramente y también se identifica aquello que puede satisfacer esa necesidad. Es posible comprender y nombrar lo que se necesita.

Energetización o movilización  de la energía. En esta fase de movilización de la energía la persona reúne la energía o fuerza que empleará para realizar la actividad que la necesidad le requiere.

Acción la persona logra el contacto, con lo que necesita o desea, a través de haber movilizado y dirigido su energía. Se está satisfaciendo esa necesidad

Contacto la persona logra alcanzar lo que requería para satisfacer esa necesidad, se siente bien, con lo cual se cierra este ciclo y la persona está en condiciones de empezar otro, esto se reproduce de manera incesante.

Salama (2006) incorpora las fases de Precontacto y Postcontacto al Ciclo Gestalt, a continuación se presenta brevemente su definición.

113

Precontacto: es el proceso que se A  continuación  se  presenta  una
presenta cuando se ha identificado lo que breve descripción de los bloqueos:
se necesita o desea y se moviliza la energía
en esa dirección para obtenerlo. Postergación se  presenta  cuando
existen trastornos del ritmo, por los cuales
Postcontacto:    después   de   haber la  persona  no  es  capaz  de  pasar  a  una
establecido   el   contacto   con   el   objeto nueva   experiencia    (Zinker,   2000).   En
relacional     y    una    vez    satisfecha    la ocasiones se dejan acciones para después,
necesidad,  se  inicia  el  proceso  hacia  el pudiendo  ser  un  acto  voluntario  (auto-
reposo,  se  produce  la  desenergetización, interrupción) y no un impulso (bloqueo).
por    medio    de    diversos    mecanismos, Una    auto-interrupción   voluntaria    sería
asimilación, acomodación, identificación. dejar  momentáneamente  de  resolver  una
situación y regresar una vez que se tenga
Si el Ciclo Gestalt se presenta de mayor claridad.
manera  fluida,  la  persona  va  cerrando
ciclos, va cerrando Gestalt y su vida fluye Desensibilización cuando hay una
de  manera  agradable  y  armónica,  dando interrupción     entre     la      sensación      y
como    resultado    la    asimilación     y   el conciencia la persona puede experimentar
crecimiento.       Cuando      por      diversas algunas  sensaciones,  sin  comprender  lo
circunstancias este Ciclo se interrumpe en que  significan,  porque  las  emociones  se
alguna de las etapas o fases, se produce un encuentran      bloqueadas,      provocándole
bloqueo  de  la  energía,  la  Gestalt  queda miedo (Zinker, 2000). Es posible lograr el
inconclusa            surgiendo            diversas contacto con el sí mismo a través de la
perturbaciones.  El  terapeuta  iniciará  el respiración (Kepner, 1987).
trabajo  terapéutico  considerando  la  fase

del Ciclo de la Experiencia en la que se

114

Proyección es la tendencia a hacer

presentó el bloqueo (Zinker, 2000; Salama, responsable al ambiente o a los demás de
2006). lo  que  se  origina  en  el  sí  mismo.  El

Bloqueos

Los bloqueos son denominados de diferente manera, “resistencia” (Kepner, 1987), “interacción resistente” (Polster y Polster, 1985) o interrupciones, (Zinker, 2000). Las interrupciones que se operan dentro de ese ciclo pueden ser relacionadas con la psicopatología, considerando la terminología psiquiátrica.

El bloqueo que impide el fluir de la energía es inconsciente. Las auto- interrupciones son conscientes (en ocasiones, pueden ser inconsciente, ya que la atención se desplaza a una situación aparentemente más importante que la emocional), el periodo de tiempo que se mantenga el bloqueo puede variar.

proyector    le    confiere    una    existencia

objetiva fuera de él, de modo que puede culpar a los demás o a la situación por sus problemas, sin encarar el hecho de que son parte de él mismo (Yontef, 2009; Fagan y Shepherd, 1989). “La proyección es el mecanismo por medio del cual el individuo evita apropiarse de su propia realidad” (Castanedo, 2001, p. 95).

Introyección a las actitudes, modos de actuar, de sentir, y evaluar sin digerirlos se les denomina introyectos, se les considera cuerpos extraños agregados a la personalidad. Impiden el libre flujo de los impulsos y la satisfacción de las necesidades. Mientras mayor es el número de introyectos menor es el lugar que hay para que él se exprese e incluso descubra lo que él mismo es.

No todo introyecto es negativo, a través de la introyección se asimilan los acuerdos, hábitos y normas sociales que permiten una adecuada convivencia (Yontef, 2009; Fagan, y Shepherd, 1989;

Polster y Polster, 1985; Perls, 2008).

Retroflexión es hacerse a uno mismo lo que se quiere hacer a otro, o hacer a sí mismo lo que quiere que el otro le haga, lo cual lleva al aislamiento. Al retroflectar la persona reprime o inhibe o niega la tensión existente en su organismo (Yontef, 2009; Fagan, y Shepherd, 1989; Polster y Polster, 1985). El retroflector no solo se hace miserable a sí mismo sino que también hace sufrir a los que están junto a él por su conducta autodestructiva (Perls, 2008).

Deflexión se emplea como una forma de evitar el enfrentarse o contactar de manera directa con otra persona y puede ser utilizada al iniciar o al responder al contacto, es la interrupción entre acción y contacto. La persona está dispersa y distraída, tiene disfunciones en su realidad interna, puede sentir una sensación de vacío y superficialidad, se encuentra fuera de contacto con su medio (Zinker, 2000, Polster y Polster, 1985).

Confluencia “La confluencia es la condición de no contacto (no hay frontera del Self) aunque se sigan produciendo otras interacciones importantes” (Perls, Hefferline y Goddman, 2006, p. 286). Cuando la persona está en un estado patológico de confluencia no establece límites entre ella y los demás, le es imposible conectarse consigo misma. Se considera una respuesta poco elaborada, como una respuesta infantil (Castanedo, 2001;   Perls,   2008;   Perls,   Hefferliney

Goddman, 2006).

Fijación consiste en recordar una experiencia de manera repetitiva, lo cual implica que la situación  continúa afectando y se sigue pensando en ella (Salama, 2006).

Conclusiones

En la terapia Gestalt se concibe a la persona, al organismo, como un todo en interacción consigo mismo, con los demás y con el medio en el cual se desenvuelve.

El contacto entre el organismo y su medio es flexible, permitiendo la asimilación y adaptación de la persona, es nutritivo y facilita el crecimiento y desarrollo (Castanedo, 2001; Perls, 2008; Perls, Hefferline y Goddman, 2006; Vásquez, 2000).

Una persona bien integrada está en condiciones de adaptarse a nuevas situaciones, de identificar alternativas de respuestas, tiene la capacidad de saber lo que necesita, vive el presente y se acepta como es, tanto con él mismo como con los demás. La persona es capaz de transitar entre la individualidad y la interacción con los otros de manera flexible y evita aferrarse a esquemas que no funcionan. Puede diferenciar claramente entre el yo y la realidad, la persona vive en el presente trayendo a éste sus experiencias pasadas y sus temores del futuro y los asume en el aquí y ahora. Al no identificar y aceptar sus necesidades reales y no establecer un contacto adecuado con el ambiente la persona ve interrumpido su proceso de adaptación y maduración surgiendo la neurosis. La persona se enfrenta al contexto desempeñando diversos roles lo cual le hace perder energía, desgastarse, desarrollando mecanismos neuróticos especiales que le ayudan a disminuir la tensión y protegerse de los conflictos.

115

El Ciclo Gestalt se constituye una herramienta valiosa para ser utilizada en el proceso terapéutico, tanto para que el terapeuta tenga visión clara de dónde se interrumpe el ciclo de energía y se requiere comenzar el trabajo, como para que el paciente identifique sus propios bloqueos y logre tener conciencia de ellos, se responsabilice del proceso de cambio que se inicia con el trabajo terapéutico y desarrolle habilidades para enfrentar de manera saludable las situaciones adversas.

Referencias

Arnold,     M.    y    Osorio,     F.     (1998).

Introducción     a     los     Conceptos Básicos  de  la  Teoría  General  de Sistemas.           Cinta               de                         Moebio. Universidad                        de                    Chile.               Cinta moebio  3:  40-49.  Recuperado  de www.moebio.uchile.cl/03/frprinci. htm

Bertalanffy, L. von (1989). Teoría General de los Sistemas. México: Fondo de Cultura Económica.

Castanedo, C. (1991). Terapia Gestalt: Origen y aplicación al campo de la salud mental. Ponencia presentada en las Jornadas de Psicología Humanista de la Asociación Murciana de Terapia Gestalt. Publicado en Gestalterapia. Recuperado                                  de

http://Gestalt.ac/histo03/

Castanedo,  C.  (2001).  Terapia  Gestalt.

Enfoque centrado en el aquí y el ahora. Barcelona: Herder.

Codina, N. (2005). El self y sus pluralidades: un análisis desde el paradigma de la complejidad. Escritos de Psicología 7(3), 24-34. Recuperado                                  de

http://www.escritosdepsicologia.es/ descargas/revistas/num7/escritospsi cologia7_ analisis3.pdf

Enright, J. (1989). Introducción a las técnicas gestálticas. En J. Fagan e I. Shepherd (Comps.), Teoría y Técnica de la psicoterapia guestáltica (pp. 112-129). Argentina: Amorrortu.

Kepner, J. (1987). Proceso Corporal. Un enfoque Gestalt para el trabajo corporal en psicoterapia. México: Manual Moderno.

Fagan, J. y Shepherd, I. (1989). (Comps.), Teoría y Técnica de la psicoterapia guestáltica. Argentina: Amorrortu.

Latner, J. (2007). Fundamentos de la Gestalt. Santiago de Chile: Cuatro Vientos.

Naranjo, C. (1989). La focalización en el presente: Técnica, prescripción e ideal. En J. Fagan e I. Shepherd (Comps.) Teoría y Técnica de la psicoterapia guestáltica (pp. 53- 74). Argentina: Amorrortu.

Oviedo, G. (2004). La definición del concepto de percepción en psicología con base en la teoría de la Gestalt. Revistas de Estudios Sociales, (18) 89-96.

116

Perls,   F.    y   Baumgardner,    P.   (1978).

Terapia Gestalt. Teoría y Práctica.

México: Concepto.

Simon, F., Stierlin, H. y Wynne,  L. (1993). Vocabulario de Terapia Familiar. España: Gedisa.

Perls, F., Hefferline, R. y Goddman, P. (2006). Terapia Gestalt: Excitación y crecimiento de la personalidad humana. España: Centro de Terapia Española.

Perls, F. (2008). El Enfoque Gestáltico y Testimonios de Terapia. Chile: Cuatro Vientos.

Polster, E. y Polster. M. (1985). Terapia guestáltica. Argentina: Amorrortu.

Salama, H. y Villareal, R. (1989). El enfoque Gestalt. Una Psicoterapia Humanista. México: Manual Moderno.

Salama, H. (2006). TPG. Manual del test de Psicodiagnóstico Gestalt de Salama. México: Instituto Mexicano de Psicoterapia Gestalt.

Stevens,  J.  (1990).  El  “darse  cuenta”.

Chile: Cuatro Vientos.

Vásquez, F. (2000) La relación terapéutica del “aquí y el ahora” en Terapia Gestáltica. Anales de la Facultad de     Medicina, 61(4) 285-288. Recuperado                                  de

http://redalyc.org/articulo.oa?id=37 961404

Zinker, J. (2000). El proceso creativo en la Terapia Guestáltica. México: Paidós.

Yontef, G. (2009). Proceso y diálogo en Psicoterapia Gestáltica. Chile: Cuatro Vientos.

117


Google Plus